_
_
_
_

La Junta pide un régimen fiscal especial en el Campo de Gibraltar para evitar el ‘dumping’ tras el Brexit

Albares asegura a los alcaldes de la comarca vecina a la colonia británica que se garantizarán los derechos de los trabajadores transfronterizos “presentes y futuros”

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, octavo por la izquierda, junto a los representantes del Campo de Gibraltar en la sede de su departamento.
El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, octavo por la izquierda, junto a los representantes del Campo de Gibraltar en la sede de su departamento.Juan Manuel Yagüe (EFE)
Miguel González

La Junta de Andalucía ha reclamado este lunes un régimen fiscal especial para el Campo de Gibraltar, similar al que tienen Canarias o Ceuta y Melilla, para evitar el dumping fiscal una vez que entre en vigor el acuerdo que regula las relaciones entre la colonia británica y la UE. Así lo ha pedido el consejero de Presidencia andaluz, Antonio Sanz, tras participar en una reunión en la sede del Ministerio de Asuntos Exteriores con el ministro José Manuel Albares y los alcaldes del Campo de Gibraltar.

Sanz ha alegado que, cuando se ponga en marcha la libre circulación de bienes prevista en el acuerdo que se está ultimando, las empresas de la comarca gaditana vecina al Peñón se encontrarán en inferioridad de condiciones respecto a las gibraltareñas, que solo pagan un 10% de impuesto de sociedades frente al 25% vigente a este lado de la Verja. El alcalde de Algeciras, José Ignacio Landaluce, también del PP, ha subrayado que el puerto de Gibraltar está exento de las tasas que pagan sus homólogos europeos, lo que supone una competencia desleal. Albares ha asegurado que los negociadores trabajan para lograr una mayor “armonización fiscal”, pero no se ha pronunciado sobre un estatuto especial que es competencia del Ministerio de Hacienda.

El consejero andaluz también ha pedido que la Junta de Andalucía esté presente en las negociaciones a tres bandas que mantienen el Reino Unido, la Comisión Europea y España, recordando que algunas de las cuestiones que se debaten son de competencia autonómica. “Cuesta trabajo entender que Gibraltar esté presente y la Junta de Andalucía, no”, ha dicho, en alusión a la presencia del ministro principal gibraltareño, Fabian Picardo, en la delegación británica. Albares insiste en que la política exterior corresponde en exclusiva al Gobierno central, pero recuerda que está en comunicación directa con el presidente andaluz, Juan Manuel Moreno, del PP, con quien habló el pasado miércoles para informarle de la marcha de las negociaciones.

Tanto Sanz como Albares han insistido en destacar la “lealtad institucional” que deben mantener las distintas administraciones ante una negociación que afecta a la vida de los casi 300.000 vecinos del Campo de Gibraltar y en la “oportunidad única” que se ha abierto para llegar a un acuerdo que redunde en el desarrollo económico de toda la comarca, pero el primero ha advertido que este no debe alcanzarse “a cualquier precio” y se ha quejado de que la información recibida ha sido “superficial e incompleta”. Fuentes diplomáticas alegan que cualquier filtración puede ser aprovechada por los sectores más eurófobos del Partido Conservador británico para torpedear la negociación, como ya se ha visto en el pasado reciente.

El ministro ha asegurado que el acuerdo que se negocia con el Reino Unido “garantiza los derechos de los alrededor de 15.000 trabajadores transfronterizos, más del 50% de la fuerza laboral de Gibraltar, no solo de los actuales sino de los futuros”. Se refería al hecho de que los españoles que han trabajado el Peñón cobran actualmente pensiones más bajas que los gibraltareños, una discriminación con la que se quiere terminar.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El jefe de la diplomacia española también ha dado por sentado que el futuro acuerdo incluirá el uso conjunto del aeropuerto construido en el istmo del Peñón y, aunque no ha ofrecido detalles sobre el régimen jurídico al que estará sometido, ha dado por hecho que se reanudarán los vuelos con Madrid o Barcelona, como había entre 2009 y 2011.

Albares se ha mostrado optimista sobre la posibilidad que alcanzar en breve un acuerdo que conlleve la demolición completa de la Verja, pero ha advertido de que se trata de una negociación de “enorme complejidad” en la que hay muchos ministerios implicados y no ha querido comprometer una fecha para su culminación. Ha subrayado que España no renuncia en todo caso a su reivindicación sobre loa soberanía de la colonia británica.

A la reunión ha asistido, además del consejero de la Junta, los alcaldes de San Roque, Algeciras, La Línea, Jimena de la Frontera, Quintanar de la Frontera, Los Barrios y San Martín del Tesorillo, así como el teniente de alcalde de Tarifa y las presidentas de la Mancomunidad de Municipios y la Diputación de Cádiz. A continuación, el ministro se ha reunido con representantes de la sociedad civil del Campo de Gibraltar (responsables de la Cámara de Comercio, los sindicatos, la patronal, la autoridad portuaria o el campus universitario) para informarles sobre la marcha de las negociaciones.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_

Sobre la firma

Miguel González
Responsable de la información sobre diplomacia y política de defensa, Casa del Rey y Vox en EL PAÍS. Licenciado en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) en 1982. Trabajó también en El Noticiero Universal, La Vanguardia y El Periódico de Cataluña. Experto en aprender.
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_