_
_
_
_

La Audiencia Nacional ordena devolver dos Ferrari a Aldama, uno de los supuestos cabecillas del ‘caso Koldo’

El tribunal acepta que el presidente del Zamora CF recupere seis automóviles que se le intervinieron durante la operación policial

Víctor de Aldama, durante un partido del Zamora CF, en una imagen de archivo.
Víctor de Aldama, durante un partido del Zamora CF, en una imagen de archivo.Emilio Fraile
J. J. Gálvez

La Audiencia Nacional ha ordenado devolver al empresario Víctor de Aldama, presidente del Zamora CF y uno de los principales imputados en el caso Koldo, seis vehículos que le incautaron durante la operación policial: entre ellos, dos Ferrari, un Porsche y un Audi. Según consta en un auto dictado este jueves, al que tuvo acceso EL PAÍS, la Sección Segunda de la Sala de lo Penal del tribunal ha dado la razón al investigado, que había reclamado los automóviles al entender que no existía una resolución judicial expresa que habilitara en su día su interceptación.

Aldama es una de las piezas clave de la investigación del caso Koldo, la presunta red urdida para obtener contratos de suministro de mascarillas y material sanitario de la Administración pública a cambio del pago de comisiones ilegales en lo peor de la pandemia. Según el juez instructor Ismael Moreno, la Fiscalía Anticorrupción y la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, el presidente del Zamora CF se sitúa en la cúspide de la trama, que implica también a Koldo García, quien fuera asesor del exministro socialista José Luis Ábalos.

El sumario apunta que Aldama, que conocía a Koldo García, “gozaba de cierta prevalencia” en el Ministerio de Transportes de Ábalos y que, al estallar la crisis sanitaria, se enteró de que dicho departamento necesitaba material sanitario. Por ello, entró presuntamente en contacto con el también empresario Juan Carlos, quien disponía supuestamente de los “medios humanos y materiales necesarios” para afrontar un posible suministro de mascarillas y otros productos, así como de la “financiación” que iban a requerir. Con estas operaciones bajo sospecha, el magistrado Moreno calcula que Cueto obtuvo un beneficio de 9,6 millones de euros; y De Aldama, de 5,5 millones.

Durante la operación de la Guardia Civil, los agentes embargaron a Aldama seis vehículos, entre otros bienes: un Ferrari Portifino negro, un Ferrari F 12 rojo, un Range Rover, un Porsche Macan, un Volkswagen Golf R 32 y un Audi A-8, titularidad del presidente del Zamora CF o de alguna de las empresas vinculadas con él. El empresario reclamó después su devolución, pero el juez instructor se lo denegó. En línea con la Fiscalía Anticorrupción, el magistrado concluyó que los automóviles tenían relación con los hechos que se investigan, y recalcó que fueron “adquiridos con posterioridad a los contratos” bajo sospecha.

Sin embargo, la Sala de lo Penal enmienda ahora esa decisión. Pero esta resolución supone solo una pequeña victoria para Aldama, que esta misma semana ha visto cómo la Audiencia confirmaba el bloqueo y embargo preventivo de sus cuentas bancarias y productos financieros. Además, el tribunal considera que existen indicios de que el presidente del Zamora CF pudo cometer delitos de pertenencia a organización criminal, blanqueo de capitales, cohecho y tráfico de influencias. Y habría “instrumentalizado las cuentas bloqueadas para la comisión de los delitos”, según dictaminó la Sala.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_

Sobre la firma

J. J. Gálvez
Redactor de Tribunales de la sección de Nacional de EL PAÍS, donde trabaja desde 2014 y donde también ha cubierto información sobre Inmigración y Política. Antes ha escrito en medios como Diario de Sevilla, Europa Sur, Diario de Cádiz o ADN.es.
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_