Edmundo Bal se presenta a las primarias para liderar Ciudadanos tras la ruptura con Inés Arrimadas

Las elecciones para elegir portavoz y secretario general se celebran en enero

El portavoz de Cs, Edmundo Bal, durante su comparecencia ante los medios, este viernes en el Congreso.
El portavoz de Cs, Edmundo Bal, durante su comparecencia ante los medios, este viernes en el Congreso.Gustavo Valiente (Europa Press)

La ruptura entre Edmundo Bal, portavoz parlamentario de Ciudadanos, y la presidenta de la formación, Inés Arrimadas, ha llegado este viernes a su punto álgido. Lo que era un secreto a voces durante esta semana, se ha materializado durante la jornada de puertas abiertas en el Congreso. Bal ha confirmado, en una comparecencia frente a la puerta de los Leones, que competirá en las primarias para liderar la formación que surja “del proceso de refundación” que se inició hace cinco meses. “Quiero liderar este proyecto y quiero liderar esta asamblea que tenemos para mediados de enero para salir más fuertes”, ha dicho Bal ante los medios. La formación celebra entre el 9 y el 10 de enero elecciones internas a portavoz político y a secretario general en una papeleta conjunta, después de una fuerte discusión en el seno de la ejecutiva por el nuevo modelo de dirección. La bronca interna ha roto el partido en dos, quienes están del lado de Bal y quienes apoyan a Arrimadas, que de momento no quiere confirmar si se medirá con su compañero de grupo parlamentario.

A nadie se le escapa que nuestro partido vive momentos difíciles. Las encuestas lo dicen todos los días, pero sin embargo formamos parte de un espacio político absolutamente imprescindible para nuestro país”, ha proseguido Bal, que se muestra fuerte y respaldado por el partido para alzarse con el triunfo. Por ahora cuenta en el Congreso con el apoyo de la mayoría del grupo parlamentario, como los diputados María Carmen García, María Muñoz, Sara Giménez y Juan Ignacio López-Bas. Solo Guillermo Díaz queda como acérrimo fiel a Arrimadas.

La todavía presidenta de Cs, que había recibido apenas un par de horas antes a los ciudadanos que han visitado el Congreso, se ha enterado este viernes por la mañana de que Bal iba dar el paso hoy. Ha sido el propio portavoz el que la ha llamado por teléfono para avanzarle su candidatura. “Le he dicho que este es un partido de todos. Que es una decisión que he meditado mucho, muy sosegadamente”, ha contado Bal. Arrimadas le ha pedido que se tomasen un café para abordar la situación antes de comparecer. “Ella no se lo esperaba hoy”, afirman fuentes parlamentarias. El portavoz ha declinado la invitación y le ha pedido que la reunión fuera tras la comparecencia. Para acallar los rumores de distanciamiento, Ciudadanos publicó este jueves una foto del grupo parlamentario viendo juntos el partido de la selección. Pero la realidad es bien distinta: el divorcio de ambos dirigentes lleva días tensionando el grupo parlamentario por la lucha de poder y la toma de posiciones. Las caras de los técnicos que acompañan cada día a los diputados de Cs en los pasillos eran un poema este viernes.

Fuera del Congreso, la división en el seno de la ejecutiva se agudizó la semana pasada durante la redacción de la ponencia de los estatutos que la asamblea de refundación tiene que ratificar entre el 13 y el 15 de enero. Había dos modelos y también dos bandos: el creado alrededor de Inés Arrimadas, que proponía, en un primer momento, una bicefalia con dos líderes: uno político y otro orgánico. Un supuesto en el que ella pretendía seguir como cabeza política hasta otoño, cuando se celebrasen primarias a candidato a la Presidencia del Congreso. Y otra facción que se oponía de plano a esa fórmula, entre los que se encontraban Bal y el procurador Francisco Igea, que exigían votar ya también el nombre del portavoz político. La presión provocó la cesión de Arrimadas al verse atrincherada y la caída de su blindaje. Finalmente, se acordó, tras una reunión de más seis horas en la sede del partido, que habrá primarias para elegir tanto a uno como otro líder en una papeleta conjunta en enero.

El portavoz ha decidido dar el paso justo en este momento para evitar que el proceso de refundación deje de ser tachado de “huida hacia adelante” o “cortina de humo”, además de que “no aguantaba más con los rumores”, según su entorno. El partido comenzó hace cinco meses un “proceso de escucha”, en el que tanto cargos orgánicos como militantes han opinado sobre las soluciones para salir del profundo atolladero. “Las opiniones que salen de ese proceso de escucha se plasman en un documento que esta mañana, en parte, ha aparecido en algún medio de comunicación”, ha explicado Bal, en referencia a una información desvelada por EL PAÍS en la que se pone de manifiesto que el modelo abanderado por Arrimadas no era el escogido mayoritariamente entre las bases.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Pregunta sobre el modelo de partido.
Pregunta sobre el modelo de partido.

El portavoz aspira a “captar más gente” para su proyecto fuera de la Cámara baja. De momento se desconoce quién será su compañero en la papeleta a primarias para optar al puesto de secretario general. En cualquier caso, no podría ser un dirigente que ostente un cargo público, según está redactada ahora mismo la ponencia de estatutos, salvo que se retire ese requisito mediante una enmienda de la afiliación. En tal caso, Igea podría estar en ese combo. “Tenemos grandes activos políticos en nuestro partido que quiero que estén conmigo en este viaje hacia la asamblea y hacia convertir a Ciudadanos en ese partido político atractivo de centro liberal y progresista que concurrirá a las elecciones durante el año 2023″, ha añadido Bal.

El portavoz fue fichado para Ciudadanos por Albert Rivera en 2019 para que ocupara el cuarto puesto en la lista por Madrid en las elecciones generales de ese año. El fichaje fue posible después de que Bal, que dirigió durante 16 años la acción jurídica del Gobierno en causas como la de los Pujol, el procés y la Gürtel, fuera relevado por el Gobierno de Pedro Sánchez en noviembre pasado como jefe del departamento penal de la Abogacía del Estado por “pérdida de confianza” por sus discrepancias en la causa del 1-O. Además, fue el candidato de Ciudadanos a la Asamblea de Madrid en mayo de 2021, cuando el partido pasó de 26 escaños a 0 en la Cámara autónoma. Una de las tantas debacles electorales que el partido lleva encadenando desde noviembre de 2019 y que, tras el último fiasco en Andalucía, provocaron que Arrimadas iniciara la refundación del partido. Ahora Bal quiere salir de este proceso como el líder de ese nuevo Ciudadanos.

Sobre la firma

Virginia Martínez

Es redactora en la sección de España y ha desarrollado la mayor parte de su carrera en EL PAÍS, donde trabajó en la sección audiovisual hasta verano de 2021. Antes cubrió información local en el diario Granada Hoy. Es licenciada en Derecho por la Universidad de Granada y en Periodismo por la Universidad de Málaga y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS