Arrimadas aspirará a ser la candidata de Ciudadanos a las elecciones generales

El partido plantea eliminar la figura de la presidencia y dividir la estructura ejecutiva en una bicefalia

La presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, durante el acto de presentación de las candidaturas andaluzas de Cs a las elecciones municipales de 2023, este sábado, en Sevilla.
La presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, durante el acto de presentación de las candidaturas andaluzas de Cs a las elecciones municipales de 2023, este sábado, en Sevilla.María José López (Europa Press)

Inés Arrimadas pretende presentarse como candidata de Ciudadanos a las elecciones generales del año que viene. Por ahora, el liderazgo de la presidenta de Cs no se someterá a refrendo de las bases. Guillermo Díaz, portavoz del G-8, el equipo que pilota la refundación del partido, ha anunciado este lunes en rueda de prensa que el partido cambia radicalmente su estructura organizativa. La dirección de Cs quiere eliminar la figura de la presidencia y dejar atrás un modelo “cesarista” que “no responde a las demandas” actuales de la formación. Habrá dos cúpulas, una que mande sobre las cuestiones orgánicas del partido y otra sobre las políticas. De las primarias previstas para el 9 y 10 de enero saldrá la cabeza de la parte organizativa, pero Arrimadas seguirá al frente de la política, explican fuentes de la dirección, que adelantan que la actual presidenta quiere concurrir como número uno de Cs en los próximos comicios al Congreso de los Diputados. Se desconoce aún la denominación que tendrán ambos cargos de esta bicefalia.

Desde que arrancó el proceso de refundación de Ciudadanos, a finales de junio, la dirección y la propia Arrimadas han reiterado que la renovación del partido supondría poner la formación “patas arriba”, asegurando que “todo” se sometería a refrendo de las bases, liderazgos incluidos. Finalmente, el liderazgo de Arrimadas —aunque con atribuciones distintas— se mantendrá hasta que se acerquen las elecciones generales. Será entonces cuando se celebren unas nuevas primarias, añaden fuentes de la dirección, para elegir al candidato a los comicios. Arrimadas se presentará a esas primarias como “el principal activo político” de la formación.

La también diputada fue designada como portavoz de Cs en el Congreso tras la dimisión de Albert Rivera en noviembre de 2019 y venció en otras primarias por la presidencia del partido a Francisco Igea en marzo de 2020. Fuentes de la dirección afirman que en el partido hay “mucho apoyo” en torno a su persona, pero desde la cúpula consideran que hay que “proteger” su proyección, apartándola de los continuos problemas orgánicos que se vienen intercalando con las debacles electorales, como fugas de cargos al PP, deserciones o motines.

La propuesta de bicefalia parte de esa idea y de las conclusiones derivadas de los cuestionarios completados por los en torno a 2.000 afiliados y simpatizantes de Cs. Según el G-8, hay unanimidad entre las bases sobre separar estas dos estructuras. No obstante, este importante cambio, que eliminará la figura de presidente del partido, tendrá que incluirse en una ponencia que ha de aprobarse en la asamblea de refundación prevista para el 13, 14 y 15 de enero. El problema es que el partido celebra las primarias antes de esa fecha, el 9 y 10. Por lo que el Consejo General —el máximo órgano entre asambleas— tendrá que aprobar esa modificación estatutaria con anterioridad.

Este cambio desdibuja la expectación ante las primarias del 9 y 10 de enero, porque tanto Arrimadas como otras figuras políticas, como la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, quedan fuera de la carrera a ese proceso de elección. También resuelve la incógnita sobre el futuro de la presidenta. Ningún cargo podrá estar a la vez en la parte organizativa y en la política. En el segundo caso, las caras más visibles de Ciudadanos, como Arrimadas y Villacís, se centrarán en llevar la imagen del nuevo Ciudadanos por los territorios y en trabajar en las cuestiones programáticas. Como han venido haciendo los miembros del G-8 con la gira Destino Refundación desde septiembre.

“El modelo presidencialista no funcionaba”, sentencian fuentes de la dirección, que apuntan a otros partidos liberales europeos en los que se han fijado para cambiar el modelo actual. “La demanda principal es que se requiere una mayor delegación en los órganos del territorio para la toma de decisiones y asuntos que afectan al partido”, ha afirmado Guillermo Díaz este lunes.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Además, en la asamblea se someterá a votación otra ponencia, la de valores, para aterrizar las demandas ideológicas que han planteado los afiliados. En cualquier caso, no ha habido “una discusión” sobre los valores principales del partido, como se puso de manifiesto a principios de octubre, cuando Cs presentó las primeras conclusiones de la refundación. La encuesta elaborada por 40dB. para EL PAÍS, publicada el lunes pasado, otorga a Ciudadanos un diputado en unas hipotéticas elecciones generales con una intención de voto del 2,3%, lo que supone un leve ascenso del 0,1% respecto a octubre. El estudio también señala que el 4% de los encuestados prefiere a Arrimadas para presidir el Gobierno.

Tanto la asamblea como el proceso de primarias para elegir al líder —ahora se sabe que será el cabeza de la parte organizativa— están regulados por un reglamento redactado exprofeso por el equipo de refundación. Como adelantó hace una semana este diario, la dirección plantea en ese documento que los afiliados elijan al jefe de la parte organizativa entre el 9 y 10 de enero, una semana antes de la asamblea. Este martes el Consejo General se reúne de manera extraordinaria, telemáticamente, para aprobar ese reglamento. Se esperan enmiendas parciales e, incluso, enmiendas a la totalidad, como signo de la disconformidad que algunos consejeros han mostrado durante esta semana con el calendario de las primarias, al coincidir con las vacaciones de Navidad. Se ha pedido que el voto de los consejeros sea secreto, algo que nunca había ocurrido. “La cosa va a estar movidita”, subraya un alto cargo.

Sobre la firma

Virginia Martínez

Es redactora en la sección de España y ha desarrollado la mayor parte de su carrera en EL PAÍS, donde trabajó en la sección audiovisual hasta verano de 2021. Antes cubrió información local en el diario Granada Hoy. Es licenciada en Derecho por la Universidad de Granada y en Periodismo por la Universidad de Málaga y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS