Ciudadanos

Arrimadas arrasa a Igea en la votación de compromisarios del congreso de Cs

La candidata contará con el 78% de los 355 delegados que participarán en la asamblea extraordinaria

La candidata a la presidencia de Ciudadanos, Inés Arrimadas, en un acto de su candidatura. En vídeo, declaraciones de Manuel García Bofill, presidente de la Comisión Gestora de Ciudadanos.CHEMA MOYA (EFE) / VÍDEO: EUROPA PRESS

Salvo un vuelco inesperado, Inés Arrimadas tiene allanado el camino para convertirse en la próxima presidenta de Ciudadanos. El sector crítico que lidera Francisco Igea constató este lunes la aplastante desigualdad de apoyos en la votación de los compromisarios al congreso. Arrimadas tendrá más del 78% de los delegados (277) por solo 21 de Igea, aunque estos no intervienen en la elección del presidente, que es por sufragio universal de los militantes. Los críticos sostienen que han logrado un 35% de apoyo de las bases, que no sirvieron para conseguir compromisarios, pero en el sector de Igea se impuso el realismo.

Técnicamente, Igea todavía podría ganar el liderazgo de Cs: los compromisarios no eligen el presidente, que se vota directamente por los militantes. Pero la votación de los delegados es el primer termómetro real de los apoyos con los que cuentan los dos candidatos a una semana de las primarias. Y el resultado es amargo para los críticos: Arrimadas arrasó en el número de compromisarios, con lo que se asegura el control del congreso. Esto es, se cerciora de que se aprobará su estrategia y su modelo organizativo, aunque aún tiene que lograr la presidencia y la ejecutiva, que dependen de lo que decidan los 20.713 afiliados el sábado y el domingo en una votación telemática. El primer combate da idea de que la portavoz parlamentaria de Cs está fuerte en su duelo contra el vicepresidente de Castilla y León.

La elección de los compromisarios que se reunirán el 14 y 15 de marzo en la V Asamblea General de Ciudadanos ha traído la calma al oficialismo, que había recibido un toque de atención en las primarias en Galicia de la semana pasada. Su candidata para la Xunta, Beatriz Pino, se impuso por solo 16 votos al aspirante respaldado por Igea, lo que desató la inquietud. Fuentes de la candidatura de Arrimadas defendieron entonces que no podía extrapolarse esa votación a escala nacional, porque Galicia ha sido escenario de disputas internas y el partido ni siquiera tiene representación en el Parlamento autónomo. Pero al mismo tiempo, lo sucedido obligaba a no despistarse. “No nos podemos dormir en los laureles”, admitía una dirigente.

Ahora, el ánimo cambia, aunque tampoco significa que Arrimadas vaya a llegar al congreso en un paseo militar. De hecho, la apabullante diferencia en compromisarios no es sinónimo de un apoyo de las bases equivalente. El sistema de elección de delegados es parecido al del Senado: se elige por listas abiertas y sufragio universal, aunque los aspirantes llevaban un símbolo en su foto para identificarse con una u otra candidatura. En cada provincia se elige un compromisario más otro adicional por cada 100 militantes. Entran los más votados, lo que puede provocar que la opción que tenga el mayor número de apoyos se lleve todo. En Madrid, por ejemplo, según afirmó Igea, el sector crítico logró el 36% de los sufragios pero consiguió un único compromisario de 49. Los críticos cifraron en un 35% su respaldo total, aunque oficialmente el partido no facilitó estos datos para poder contrastarlo. Aparte del grupo de Igea, fueron elegidos 57 delegados más, de los 355 totales, integrados en otras listas críticas hasta ahora fuera del radar, según datos de la lista oficial.

En todo caso, la candidatura de Igea no se lleva a engaño y sus dirigentes admiten las altas probabilidades de que Arrimadas se imponga también en las primarias a la presidencia. El porcentaje de voto de los críticos, según sus cálculos, podría ser similar al que aseguran haber logrado para los compromisarios, entre un 30% y un 40%, un resultado “que no podrían meter en un cajón”, sostienen en el entorno de Igea. El vicepresidente de Castilla y León dice que en caso de perder no quiere estar en la ejecutiva de Arrimadas aunque tampoco dimitirá. En el caso improbable de que ganara, Igea tendría que sortear la incoherencia de que el congreso aprobará el modelo de partido de su rival, cuando los estatutos han sido su principal caballo de batalla. En ese caso, fuentes del sector crítico afirman que estudiarían repetir el congreso “en un tiempo prudencial”.

Aún queda una semana y un decisivo debate entre los candidatos, que posiblemente se celebre este jueves, pero en el entorno de Arrimadas respiraron con alivio ante lo que creen ha sido una sobrerrepresentación mediática de Igea. “Una cosa es que salgas cada día en televisión y radio, y en Twitter, y otra es lo que piensa la militancia”, resume un dirigente.

Lo más visto en...

Top 50