_
_
_
_

La jueza mantiene en libertad al actor Luis Lorenzo y su pareja por la muerte de la tía Isabel

La magistrada responde así a la petición de encarcelamiento de la familia de la fallecida, que no ha solicitado el fiscal

Luis Lorenzo Arantxa Palomino
Luis Lorenzo y Arancha Palomino, a su salida del juzgado de Arganda del Rey este viernes.Víctor Lerena (EFE)
Patricia Ortega Dolz

El Juzgado de Instrucción número 9 de Arganda del Rey ha acordado mantener en libertad al actor Luis Lorenzo y su pareja, Arantxa Palomino, investigados por presuntamente acabar con la vida de María Isabel Suárez Arias, tía de Palomino, según fuentes jurídicas. La acusación, ejercida por un hermano de la finada, había pedido prisión para la pareja, mientras el fiscal había solicitado que continuaran en libertad y con las medidas cautelares de acudir periódicamente al juzgado y la prohibición de salir de España, como así ha establecido hoy la jueza.

La decisión de la magistrada llega casi un año después del fallecimiento de la mujer, que tuvo lugar el 28 de junio de 2021 en el domicilio de Rivas Vaciamadrid (Madrid) de la pareja investigada, en presencia de su cuidadora y sus dos hijos pequeños, de nueve y 11 años. Tras el óbito de la anciana, la pareja trasladó el cuerpo a Asturias para su entierro sin avisar a ningún familiar, que —pese a reiteradas llamadas— no habían logrado comunicarse con “la tía Isabel” desde hacía tres meses. Fue entonces cuando José María Suárez, hermano de la fallecida y quien había interpuesto una denuncia en la Guardia Civil por su “desaparición” después de que se fuese con su sobrina a Madrid, solicitó una autopsia al sospechar que “no era una muerte natural”.

En una vista celebrada este viernes, el fiscal ha solicitado que los investigados sigan en libertad provisional con las medidas cautelares ya impuestas, la retirada del pasaporte y la comparecencia semanal en el juzgado. No obstante, la fiscalía aprecia indicios de que la muerte pudo deberse a un asesinato.

La autopsia, clave en esta investigación, reveló que la anciana, de 85 años, falleció por un “envenenamiento” de “etiología homicida”, al encontrarle en sangre niveles de cadmio y manganeso 200 y 20 veces superiores a una cantidad normal, respectivamente. Sin embargo, los forenses apuntan a que esos niveles pueden producirse por una reacción bioquímica post mortem, y valoran que el fallecimiento pueda haberse producido por una “inadecuada o negligente administración de otros fármacos” que tomaba la mujer. La juez dejó a los acusados en libertad provisional con medidas cautelares tras declararse ambos inocentes.

El abogado de la familia asturiana de la fallecida recurrió la libertad provisional de la pareja al estimar que la jueza adoptó esta medida en una vistilla, celebrada el pasado 3 de junio, a la que él no fue convocado, a pesar de ejercer la acusación particular. Pese a dejar a ambos en libertad, la jueza les impuso la retirada de los pasaportes y la obligación de presentarse semanalmente en el juzgado, como solicitó la Fiscalía.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La declaración el pasado miércoles de la cuidadora, que atendió sola la muerte de la anciana al encontrarse aquella mañana fuera de la casa el matrimonio, ratificó los tres meses de horror y deterioro que vivió Isabel Suárez Arias antes de morir.

Luis Lorenzo y Arancha Palomino, a su llegada a los juzgados.
Luis Lorenzo y Arancha Palomino, a su llegada a los juzgados. Antonio Gutiérrez (Europa Press)

Prestó declaración en calidad de testigo y relató ante la jueza el “empeoramiento” que sufrió María Isabel Suárez tras llegar a Madrid, en los que pasó de ser independiente a no poder moverse en la cama. “Ella ha contado el empeoramiento de una mujer, que pasa de estar bien a no valerse por sí misma”, dijo a los medios de comunicación uno de los abogados de la acusación, Luis Tuero, al explicar la declaración prestada por la cuidadora que se hacía cargo de la fallecida.

“Tenemos una señora que el 2 de marzo estaba en Asturias, era autónoma, se hacía la comida, trabajaba la huerta… y unos meses más tarde tenía una situación mental por la que no era consciente”, relataba el abogado, quien aseguró que no fue preguntada ni por el cadmio ni el manganeso encontrados en el cuerpo de la fallecida en la segunda autopsia que se le realizó, que reveló que tenía niveles en sangre de estas sustancias 200 y 20 veces superiores a una cantidad normal, respectivamente. “Ambas sustancias estaban en el cuerpo y eso no es discutible ni opinable. Cuando declare la forense lo explicará todo”, ha apuntado.

Por otra parte, el Juzgado de Instrucción número 5 de Avilés decidió este miércoles la devolución de la custodia del hijo de Arancha Palomino con su expareja. El juzgado acogió el miércoles una vista en la que el padre del niño y expareja de Arancha había pedido que el menor, de 11 años, no volviera con su madre ante el “gran temor” a la “destrucción mental” del menor, justificó el progenitor. El menor, que ha sido recogido por su madre, había quedado a cargo del padre tras la detención de Arancha y Luis Lorenzo el mes pasado.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Patricia Ortega Dolz
Es reportera de EL PAÍS desde 2001, especializada en Interior (Seguridad, Sucesos y Terrorismo). Ha desarrollado su carrera en este diario en distintas secciones: Local, Nacional, Domingo, o Revista, cultivando principalmente el género del Reportaje, ahora también audiovisual. Ha vivido en Nueva York y Shanghai y es autora de "Madrid en 20 vinos".

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_