Las claves de un congreso extraordinario en el PP: ¿quién puede convocarlo? ¿Cuáles son los plazos?

La celebración de una cumbre urgente sobre el liderazgo del partido requeriría un debate previo entre la dirección, los barones y los cargos públicos populares

El presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, junto al presidente nacional del PP, Pablo Casado, en diciembre en la junta directiva del partido en A Coruña.Foto: ÓSCAR CORRAL | Vídeo: EUROPA PRESS

La fractura avanza en el PP después de que la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y el presidente nacional del PP, Pablo Casado —a través de su secretario general, Teodoro García Egea—, hicieran estallar sus diferencias en directo el jueves. El equilibrio entre los dos liderazgos, ya de por sí frágil, se ha roto, y crecen las voces que, en privado, cuestionan la autoridad de Casado para resolver la crisis y reclaman una solución de urgencia sin esperar al congreso ordinario convocado para el próximo julio. En el caso de que esa posición se abriera paso, la única vía para sustituir al actual presidente del partido sería la del congreso extraordinario. Esto es lo que establecen los estatutos del PP:

Qué es el congreso y cuándo se convoca. Se trata del órgano supremo del partido. Se celebra de forma ordinaria cada cuatro años, cuando finaliza el mandato de la dirección, o de forma extraordinaria como consecuencia de situaciones especiales, como la que algunos dirigentes consideran que representa el escenario actual.

Mayoría de dos tercios. La convocatoria de un congreso extraordinario exige un debate previo en el seno de la Junta Directiva, integrada por unas 550 personas. Este órgano se reúne, convocado por su presidente de forma ordinaria, al menos una vez cada cuatro meses, aunque también se puede reunir con carácter extraordinario cuando lo convoque su presidente, tanto por propia iniciativa como por acuerdo del Comité Ejecutivo, o a solicitud de tres quintos de sus vocales. En el orden del día de la Junta Directiva ―en la que participan, además de la cúpula del partido, cargos públicos, parlamentarios y barones territoriales― podrá introducirse cualquier asunto cuando lo solicite, mediante firma, la mayoría absoluta de sus miembros con una antelación mínima de 24 horas a la celebración de la reunión. Puede hacerse por correo electrónico. Una vez debatido, se requiere una mayoría de dos tercios dentro de la propia Junta para aprobar la convocatoria.

Un mes, como mínimo, entre la convocatoria y la celebración. Los tiempos para llevar a cabo un congreso extraordinario se acortan con respecto al ordinario: tendrá que pasar un mes y medio entre la convocatoria y la celebración de un congreso nacional; un mes para los de nivel autonómico, provincial o insular; y 15 días si se trata de algún nivel inferior. Para casos de “excepcional urgencia”, el plazo para celebrar un congreso nacional podrá reducirse a 30 días, para lo que habrá que dejar constancia del motivo de la convocatoria y las causas que fundamentan su urgencia.

Qué puede hacer un congreso. Entre sus funciones más destacadas se encuentra la de elegir a la presidencia del partido, a los 35 vocales del Comité Ejecutivo y a los 30 de la Junta Directiva. Además, tiene la competencia exclusiva para ratificar uniones, coaliciones o federaciones con otros partidos que hayan sido acordadas por la Junta Directiva Nacional, así como para disolver el partido o determinar su integración en otro. Finalmente, el congreso puede aprobar o censurar la actuación desarrollada desde el anterior congreso por el Comité Ejecutivo y su Junta Directiva.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Los compromisarios. Son los integrantes del congreso, y los hay de dos tipos:

1. Natos: todos los miembros de la Junta Directiva que convoca el congreso y los miembros de su comisión organizadora. En este último caso, el número no será superior a 10, si reúnen los requisitos exigidos para ser compromisario.

2. Electos: serán, por lo menos, cuatro veces más que los compromisarios natos. El 75% de ellos, como mínimo, serán distribuidos entre las organizaciones territoriales que participan en el congreso según los niveles de afiliación. Hasta el 25% restante dependerá del porcentaje de votos obtenido en las elecciones generales inmediatamente anteriores (en el caso de un congreso nacional).

Su elección se realizará mediante lista abierta tomando como circunscripción la de distrito, local, comarcal, insular o provincial, según determine en cada caso la Junta Directiva que convoca.

Los candidatos a presidir el partido. Deberán presentar su precandidatura ante la comisión organizadora correspondiente entre los 7 y los 15 días siguientes a la convocatoria del congreso, y tendrán que contar, como mínimo, con el apoyo de 100 afiliados.

El congreso ordinario: cada cuatro años. Es el habitual en un escenario normal, y estaba previsto para julio. Se celebra cada cuatro años y lo convoca la Junta Directiva de la organización territorial que corresponda, en función de si es en el ámbito nacional, autonómico, provincial o insular. Cuando se trata del nacional, deben pasar dos meses, como mínimo, entre la convocatoria y su celebración, y se reduce a 45 días para el resto de niveles territoriales. Pablo Casado fue elegido mediante elecciones primarias en el último congreso nacional extraordinario, en julio de 2018, convocado como consecuencia de la moción de censura a su predecesor, Mariano Rajoy.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS