La ruta migratoria canaria se reactiva en pleno invierno

Las personas llegadas en patera en enero rozan ya las 2.700. Crece el número de mujeres y las travesías en embarcaciones más precarias

53 inmigrantes subsaharianos, entre ellos varias mujeres, que fueron rescatados en aguas cercanas a Lanzarote el 23 de enero.
53 inmigrantes subsaharianos, entre ellos varias mujeres, que fueron rescatados en aguas cercanas a Lanzarote el 23 de enero.Javier Fuentes (EFE)

Es mediodía en el exterior del campamento de migrantes que el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones tiene en el barrio de La Isleta, en Las Palmas de Gran Canaria. Un grupo de personas se apoya en un muro frente a la puerta, con mirada perdida. Apenas hablan entre sí. Prefieren no revelar su nombre cuando se les pregunta, pero explican que han llegado en diferentes embarcaciones a lo largo de diciembre y enero, desde Dajla (antigua Villa Cisneros, en el Sáhara Occidental). “El viaje fue plácido, llegamos sin problemas”, cuentan en un difícil francés. “Y allí, muchos esperan para salir”, añaden.

Este grupo de migrantes que espera su suerte en la capital canaria llegó en una de las 59 pateras que han arribado a las islas en un enero inusualmente activo. Durante el año 2021 se redujo en un 4,1% la llegada de migrantes a Canarias por vía marítima, según las cifras del Ministerio de Interior, hasta un total de 22.316 personas. En los dos últimos meses del pasado año, sin embargo, las fuerzas de seguridad ya constataron una aceleración de las llegadas: 3.039 en noviembre y 2.451 en diciembre. En enero, el ritmo de llegadas sigue siendo parecido: 2.674 llegadas hasta el día 28, según los datos facilitados por la Delegación del Gobierno en Canarias. Durante todo el mes de enero de 2020 se registró la entrada de 2.077 personas. “Estamos en un tráfico intenso, a ritmo casi de otoño. Es alto incluso para estos meses”, sostienen fuentes cercanas al Gobierno de Canarias.

Esta mayor actividad, favorecida por el buen tiempo atmosférico que ha imperado durante buena parte del mes, presenta, además, características inéditas hasta ahora. Sobre todo, en lo que respecta al punto de origen de las embarcaciones. Hasta hace poco, el punto caliente se concentraba en la zona de Dajla. Esta circunstancia hacía que fuese Gran Canaria la isla que aglutinase la mayor parte de llegadas. Pero en lo que va de año el foco se ha desplazado hacia el norte, dentro del territorio marroquí, y se han detectado salidas incluso desde Safi, a menos de 200 kilómetros de importantes bolsas de población como Casablanca (2,9 millones de habitantes). En consecuencia, ahora son Lanzarote y Fuerteventura las islas sobre las que se ha volcado la presión migratoria.

A principios de 2021, Cruz Roja informó al Senado de que durante todo 2020 había atendido a 23.322 personas en las islas, el 70% de ellas en Gran Canaria. En la actualidad, la organización ya atiende a más migrantes en las dos islas más orientales que en Gran Canaria. En Lanzarote, la mayor presión ha provocado, incluso, tensiones entre el Ministerio de Interior y el Ayuntamiento de Arrecife.

Los equipos de rescate se han tenido que enfrentar a situaciones nuevas. El pasado 18 de enero, la nave Guardamar Calíope tuvo que socorrer a una patera que se había perdido en alta mar a más de 200 kilómetros al norte de Lanzarote. Este fue el rescate más septentrional dentro de la ruta canaria que ha afrontado hasta la fecha Salvamento Marítimo.

Fuentes del Ministerio de Interior rehusaron este viernes dar una explicación de este desplazamiento hacia el norte de Marruecos de las salidas. El delegado del Gobierno en Canarias, Anselmo Pestana, admitió el pasado martes a la Cadena SER que las salidas, cada vez más, se están produciendo desde la “costa sahariana y marroquí”. Ese día, el político palmero deslizó que el modelo de colaboración de Marruecos en el Mediterráneo “debería plasmarse en la costa Atlántica”. En su opinión, deben “mejorar muchísimo” los incrementos de control en origen.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El cambio de emplazamiento de las salidas no constituye la única novedad en la ruta canaria en los últimos meses, según han detectado fuentes cercanas al Gobierno de Canarias. En primer lugar, se está observando un incremento, de cerca del 10%, en el número de mujeres que llegan en pateras. Este fenómeno ya se produjo también a principios del pasado año, si bien se fue diluyendo a medida que pasaron los meses. En todo 2020, las mujeres supusieron el 5,2% de las llegadas totales.

Otras procedencias

Estas mismas fuentes constatan una cierta internacionalización del fenómeno migratorio en Canarias, con llegadas cada vez más frecuentes de ciudadanos provenientes de países asiáticos como Bangladesh y Sri Lanka, o de otros africanos como Camerún, cuyos desplazados solían optar por la ruta mediterránea, que en la actualidad se encuentra cerrada.

Salvamento Marítimo, además, ha percibido un incremento en el uso de lanchas neumáticas, según confirman fuentes del organismo. Estas lanchas pueden ser apropiadas para situaciones de buen tiempo, pero “ahora también se están usando con mal tiempo, y eso está provocando más naufragios”, explican. El pasado martes desaparecieron en el mar 18 personas que hacían la travesía en una neumática, según la ONG Caminando Fronteras. Cuando los equipos de rescate dieron con los nueve supervivientes, estos se encontraban agarrados a la lancha semihundida.

Sobre la firma

Guillermo Vega

Corresponsal en Canarias y miembro del equipo de edición del diario. Trabajó en la Cadena Ser, Cinco Días y fue jefe de EL PAÍS Retina y de la sección de Tecnología. Licenciado en Ciencias de la Información, diplomado en Traducción e Interpretación y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS