Tráfico contabiliza 191 muertes en carretera este verano, el mínimo histórico

El número de peatones fallecidos aumenta con respecto a 2019, el año previo a la pandemia de coronavirus

Agentes de la Guardia Civil de Tráfico delimitan un perímetro a la altura del kilómetro 16 de la carretera CL-605 (Segovia), donde este miércoles han fallecido dos personas.
Agentes de la Guardia Civil de Tráfico delimitan un perímetro a la altura del kilómetro 16 de la carretera CL-605 (Segovia), donde este miércoles han fallecido dos personas.PABLO MARTÍN (EFE)

Continúa la tendencia a la baja en los accidentes de tráfico en verano. Entre julio y agosto han fallecido en carretera 191 personas. La cifra marca un mínimo histórico y supone un 5% menos que en el mismo periodo del año anterior y un 11% menos con respecto al de 2019, un año que la DGT ha fijado como referencia por la anómala baja movilidad de 2020 y la pandemia del coronavirus. Este año los desplazamientos de largo recorrido se han recuperado, hasta los 90,8 millones, un dato que cumple con las previsiones y constata la rápida recuperación del tránsito en carretera, según han señalado en una comparecencia este viernes el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, junto al director de Tráfico, Pere Navarro, en la presentación del balance de siniestralidad vial del verano.

Más información

“La estadística es menos mala de lo que esperábamos, pero no debemos caer en el triunfalismo”, ha valorado Grande-Marlaska. En cambio, el número de peatones fallecidos asciende a 23, que son dos menos que en 2020, pero nueve más que en 2019, lo que, unido a cifras anteriores, confirma un ascenso. Del total de muertes, 15 se produjeron en horario crepuscular o de noche, y 12 de las personas contabilizadas no llevaban ningún elemento reflectante que ayudara a reconocerlas.

De entre las víctimas no mortales, hasta 752 han sido atendidas u hospitalizadas por heridas graves. En cuanto a los fallecimientos, 99 se produjeron en el mes de julio y 92 en el de agosto.

En lo que respecta al tipo de vía, 53 de los 191 siniestros mortales se registraron en autopistas o autovías, y la mayoría, 138, tres de cada cuatro, tuvieron lugar en carreteras convencionales. El principal tipo de accidente sigue siendo la salida de la vía, que suma 86 casos y un 45% del total. Grande-Marlaska ha querido recordar que este tipo de accidentes está asociado al exceso de velocidad, “la absurda primera causa” de la mortalidad en carretera. La segunda es la colisión frontal, motivo por el que han muerto 32 personas, un 17%. Además de la velocidad, el titular de Interior ha mostrado su preocupación por la ausencia de uso del cinturón de seguridad en un cuarto de los fallecidos en turismos y furgonetas. De haberlo utilizado, ha defendido, se podría haber evitado el “fatal desenlace” en muchos de esos casos.

Los siniestros mortales de los usuarios considerados vulnerables (motoristas, ciclistas y peatones) también descienden: 77 fallecidos frente a los 93 del verano de 2019. De forma desagregada, seis corresponden a los accidentes en bicicleta (4 menos que hace dos años), 48 a los registrados en moto (21 menos que en 2019), la mayoría en fin de semana, y 23 a los mencionados sufridos por peatones (9 más).

Las cifras más celebradas por el ministro han sido las relativas a los siniestros en moto, cuya tasa de mortalidad ha descendido un 30%. “Confío en que este dato marque un cambio de tendencia, pero seguimos detectando algunos elementos preocupantes”, ha alegado en referencia al exceso de velocidad, ya que la mitad de las muertes se ha producido por salida de vía. El 56% de los fallecidos tenía entre 35 y 54 años y solo uno de ellos no llevaba casco.

Por edad y sexo, los fallecidos han aumentado en la franja entre los 15 y los 24 años, con 32 fallecidos en total; y los hombres siguen siendo las principales víctimas mortales: 158, un 83%. La prioridad absoluta, ha señalado Grande-Marlaska, es mejorar la protección de los usuarios, especialmente ante el preocupante incremento de fallecimientos de peatones en carretera. En referencia a ese hecho, ha anunciado la elaboración de un estudio para adoptar medidas complementarias dirigidas a este grupo, como ya se aplican con los motoristas y los ciclistas, y ha afirmado que la Estrategia de Seguridad Vial 2030 estará lista antes de finalizar el año. El ministro ha concluido agradeciendo su trabajo a los profesionales de Tráfico, que este verano han perdido a dos compañeros en acto de servicio, y reconociendo el “sentido cívico” de la ciudadanía a la hora de compartir las vías.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción