ISABEL RODRÍGUEZ GARCÍA | Ministra de Política Territorial y portavoz del Gobierno

“Buscamos un acuerdo con Cataluña pero no un referéndum”

La nueva portavoz del Gobierno afirma: “El marco en la mesa del diálogo es siempre dentro de la ley y la Constitución”

Isabel Rodríguez, el pasado viernes, en su despacho del ministerio.
Isabel Rodríguez, el pasado viernes, en su despacho del ministerio.INMA FLORES / EL PAIS

La voz del nuevo Gobierno ofrece diálogo y pide unidad a la oposición para trabajar por la recuperación poscovid. Isabel Rodríguez, ministra de Política Territorial y portavoz del Ejecutivo, vuelve siempre sobre esas palabras, “unidad” y “diálogo”, para apuntalar muchas de sus respuestas. Tiene 40 años y fue en 2003 la senadora (por Ciudad Real) más joven de España. Trabajó casi nueve años en el Congreso (2011-2019), donde llegó a presidir la comisión de Justicia y fue la portavoz de su grupo en la investigación parlamentaria de la caja b del PP. Hace solo dos años fue elegida alcaldesa de Puertollano (48.000 habitantes). Y, hace dos semanas, Pedro Sánchez la designó para dirigir un ministerio sin apenas presupuesto y con una misión casi imposible: la “pacificación” de Cataluña. Estos días se afana en preparar la cumbre con los presidentes autonómicos del día 30.

Más información

Pregunta. ¿Cómo se repartirán los fondos europeos? Cada presidente reclama un criterio en función de las peculiaridades de su territorio.

Respuesta. El proyecto de la recuperación es un proyecto de país en el que necesitamos estar unidos. El Gobierno ha logrado el éxito de recibir estos fondos, de planificar un marco de recuperación con unos proyectos que no solo son de inversión sino también de reformas. La recuperación del país no la hacemos solos, nos sentimos acompañados por el ámbito económico y empresarial y también por un deseo mayoritario de la sociedad de participar de esa recuperación tan ansiada. Lo que haría falta es que la oposición se sumara.

P. La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, del PP, asegura que es la última vez que acude en estas condiciones; y el lehendakari Iñigo Urkullu, del PNV, acusa a Pedro Sánchez de no responder a sus cartas…

R. En el caso del lehendakari, es público que el presidente Sánchez ha estado viajando esta semana. El presidente responde a todas las comunicaciones, especialmente a los presidentes autonómicos, y no me cabe duda de que van a hablar. Y, en el caso de la presidenta de Madrid, no se comprendería entre los madrileños que su presidenta dejara de participar en un foro tan importante como este que reúne a todas las autonomías para hablar no solo de la evolución de la pandemia sino del futuro y la recuperación económica.

P. ¿Qué asuntos llevará a la comisión bilateral con Cataluña del 2 de agosto?

R. Los trabajos estaban muy avanzados. Hoy mismo [por el viernes] he repasado con la consejera los documentos y el orden del día. El deseo por mi parte, como ministra de Política Territorial, es que lo más importante de los territorios son las personas, por encima de otros debates que podamos tener. Los temas importantes a tratar son temas educativos, en materia de becas; temas de infraestructuras, el ferrocarril…

P. ¿Qué acuerdos se concretarán en esa comisión bilateral, que es la primera que se celebra con Cataluña en tres años?

R. Algunos traspasos de competencias que se estaban trabajando ya. Lo que vamos a decidir será comenzar con esa tramitación del traspaso en la gestión de las becas. Es la que está más avanzada.

P. ¿Van a retirar el recurso de inconstitucionalidad contra la Ley catalana de Vivienda que permite poner límites a los precios del alquiler?

R. Lo que puedo transmitir es absoluta normalidad, yo no haría cuestión política de eso. Son cuestiones puramente técnicas. Hay una comisión que se reúne mensualmente para decidir los recursos con criterios técnicos, tanto con Cataluña como con cualquier otra comunidad.

P. Alfredo Pérez Rubalcaba, cuya figura política reivindicó usted en su reciente toma de posesión como ministra, defendía en 2012 que la única manera de abordar el problema de convivencia que sufría Cataluña era una reforma federal de la Constitución. Nueve años después, el problema se ha agravado y nadie abordó esa vía. ¿Lo van a hacer ustedes ahora?

R. Han pasado tantas cosas desde 2012… que creo que no merece la pena en este momento, con la intensidad que hemos vivido estos años en la parte de la situación catalana y en el contexto de pandemia y pospandemia, pensar en lo que pudimos hacer y no hemos hecho estos nueve años. Lo que hay es una voluntad clara del Gobierno de España de avanzar en el diálogo, de acabar con el conflicto en Cataluña, y una disposición de acordar, pensando sobre todo en los hombres y mujeres que viven en Cataluña. Espero que el nuevo Gobierno de la Generalitat avance en esta dirección.

P. Rubalcaba proponía reformar al completo el Senado para darle una mayor competencia legislativa y representación territorial. ¿Lo van a llevar ustedes a la mesa de diálogo?

R. Nuestro objetivo en la mesa de diálogo está claro: superar las dificultades que hay ahora mismo en la sociedad catalana y una clara voluntad de acuerdo para desencallar esa situación. El marco está claro: ley y Constitución. Y, en cuanto a la reforma del Senado, para cualquier reforma de calado se precisa de una mayoría política, y ojalá la oposición estuviera también del lado de la recuperación económica, que se sumará a un éxito que va a existir, que se va a dar, porque están los fondos (140.000 millones), está la disposición del Gobierno y el acompañamiento social y empresarial y solo falta la oposición. Ojalá pudiéramos encontrar ahí ese punto de encuentro, que es lo que se nos está demandando, que estemos unidos en la recuperación. Y, al mismo tiempo que hacemos esas transformaciones económicas, pudiéramos abordar esas transformaciones políticas.

P. Distintos dirigentes socialistas defienden que cualquier acuerdo que se alcance en esa mesa de diálogo sea sometido a algún tipo de votación o referéndum en Cataluña. ¿Alguien ha explicado en qué consistiría?

R. Lo importante es llegar a acuerdos que pacifiquen la situación, y en cualquier caso, la posición del Gobierno no ha variado ni un milímetro. Es la posición de la Constitución y la ley y de ese marco no nos vamos a mover.

P. ¿Y qué pasa con los acuerdos que se puedan alcanzar en esa mesa?

R. Será un acuerdo que encaje en la Constitución y en la ley.

P. ¿Pero hay que someterlo a un referéndum?

R. Si es un acuerdo tiene que encajar en la Constitución y en la ley.

P. ¿Pero no tiene por qué someterse a un referéndum?

R. Es que no estamos pensando en un referéndum.

P. ¿En qué están pensando?

R. En acuerdos que pacifiquen la situación política y social de Cataluña.

P. ¿Cualquier diálogo con Cataluña tiene como premisas fundamentales y límites insuperables la Constitución y la ley?

R. Sin duda.

P. Si el Gobierno catalán plantea cuestiones que desbordan la Constitución o la ley, ¿se apartan y no se dialoga sobre ellos?

R. El diálogo siempre enriquece, y distintas posiciones siempre pueden enriquecer ese debate. Pero el marco es ese.

P. Usted estará presente…

R. Será el presidente quien decida quién estará en esas reuniones.

P. Supongo que leyó usted que, cuando fue nombrada, ERC se molestó al pensar que la interlocutora para sus reivindicaciones era alguien que procedía de un sector del PSOE muy crítico con las posiciones independentistas…

R. En esos momentos no pude leer mucho. Pero le puedo decir que he tenido conversaciones con el presidente de la Generalitat y con su consejera de Presidencia y he encontrado una interlocución afable y cordial. Hemos hablado del futuro de Cataluña, que es lo que nos interesa a todos.

Rodríguez, con la cartera del ministerio al fondo, durante la entrevista.
Rodríguez, con la cartera del ministerio al fondo, durante la entrevista.INMA FLORES / EL PAIS

P. ¿Dónde se sitúa usted en relación con cómo abordar la gestión del problema catalán o en relación con los indultos: está más cerca de Emiliano García-Page o de Pedro Sánchez?

R. Soy ministra de Política Territorial y entre mis tareas fundamentales está la de abordar los mandatos de nuestra Constitución en lo que se refiere a la cohesión social y política de nuestro país. Y atenderé a Cataluña como atenderé al resto de territorios. Porque por encima de todo están las personas y el momento que estamos viviendo, habiendo pasado de la emergencia sanitaria a la perspectiva de recuperación, y aquí todos los territorios estoy segura de que van a sumar y crecer. Y vamos a entrar en un nuevo tiempo.

P. ¿Le dolieron a usted tanto los indultos a los presos independentistas catalanes como le dolieron al presidente de Castilla-La Mancha?

R. Esos días estaba despachando licencias de obras y atendiendo a la limpieza de mi ciudad.

P. No quiere contestar…

R. Sinceramente, estaba muy centrada en mis ocupaciones.

P. ¿Van a recurrir el fondo creado por la Generalitat para financiar los avales a los 34 ex altos cargos encausados por el Tribunal de Cuentas?

R. El Gobierno está pendiente de ese asunto, y también hay un informe del PSC solicitado al Consejo de Garantías de Cataluña, y estamos esperando ese informe.

P. ¿Es inconstitucional premiar con una plaza fija a los interinos con más de 10 años de antigüedad sin necesidad de examen, como ha hecho el Gobierno en la negociación del decreto de interinos?

R. Lo importante es el acuerdo, que viene a dar respuesta a un problema del país y a un compromiso para reducir a un 8% la temporalidad de los empleados públicos. Además, es fruto del acuerdo sindical y luego del acuerdo parlamentario para iniciar su tramitación y mejora. Es una reforma que viene a modernizar la Administración y que afecta a aquellos héroes a los que aplaudíamos a las ocho de la tarde, médicas y médicos, enfermeras y enfermeros, todo el personal sanitario donde hay un índice muy elevado de interinidad, y también a otros héroes que han dado ejemplo durante el último año de que cuando se cumple con las restricciones sanitarias se puede combatir al virus, como han sido los maestros y las maestras en las aulas. Y por lo demás, me remito a la tramitación parlamentaria.

P. En unos días se cumple un año del día en que el rey emérito abandonó España. ¿Desea el Gobierno un pronto regreso de Juan Carlos I? ¿Sabe si las dos regularizaciones extraordinarias que hizo para saldar sus deudas fiscales con Hacienda se han revisado ya y son correctas?

R. Sobre las regularizaciones, no tengo información. Y sobre lo otro ya se ha pronunciado el Gobierno en diversas ocasiones. Esas actitudes no son favorables para la imagen de nuestro país, pero sobre todo quiero subrayar el ánimo con el que el actual jefe del Estado y la Casa Real han reaccionado de forma ejemplar transitando hacia la transparencia y la dación de cuentas de esta institución del Estado.

P. Una juez ha bloqueado la segunda parte de la ayuda multimillonaria que el Gobierno, a través de la SEPI, concedió a la compañía aérea Plus Ultra. ¿Les preocupa este asunto porque detrás de la ayuda pueda existir corrupción?

R. Este caso, como cualquier otro, cumple siempre con el rigor técnico en cuanto a las concesiones y también en cuanto a la transparencia en su tramitación.

P. Pero ¿han investigado ustedes desde el Gobierno si hay algo sospechoso o irregular en la tramitación de esa subvención?

R. Se ha cumplido con el rigor técnico que funciona en todos esos asuntos. Todos estos acuerdos se tramitan de la misma forma y están las garantías del procedimiento.

P. Usted dijo en el Congreso hace cuatro años, mientras interrogaba al extesorero Luis Bárcenas, que se negó a contestar a sus preguntas, que el PP era un partido que hacía trampas, que llegaba dopado a las urnas, y que aquellos hechos que estaban investigando suponían un ataque a la democracia y un descrédito a la política del país. ¿Se reafirma?

R. Consolido esa idea y me reafirmo. Por eso el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, tuvo la valentía de afrontar como consecuencia de aquel momento una moción de censura para dar dignidad a la democracia de este país. Lamentablemente a día de hoy seguimos asistiendo a otras actuaciones que intentaron ocultar aquello que ya se ponía en evidencia. Y lo que lamento es que una nueva generación de dirigentes del PP no sea capaz de poner punto final y separarse claramente de esos hechos, que ya son firmes, y que merecerían la reprobación.

P. ¿Cómo cree que el líder del PP, Pablo Casado, podría poner punto final y separarse claramente de esos hechos?

R. Para empezar, no callándose cuando los periodistas le preguntan por estos asuntos o cumpliendo su palabra: dijeron que dejarían la sede y ahí siguen.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

EmagisterCursos Recomendados

Lo más visto en...

Top 50