PSOE Andalucía

El PSOE redobla la presión sobre Susana Díaz con el adelanto del comité federal al 3 de julio

Los socialistas andaluces reestructuran su grupo en el Parlamento y dejan vacante la presidencia

Juan Espadas y Susana Díaz el 13 de junio en la sede del PSOE de Andalucía tras la victoria del alcalde de Sevilla en las primarias a la Junta.
Juan Espadas y Susana Díaz el 13 de junio en la sede del PSOE de Andalucía tras la victoria del alcalde de Sevilla en las primarias a la Junta.PACO PUENTES

La paciencia de Ferraz con Susana Díaz se ha agotado tras las invitaciones, por múltiples frentes a lo largo de la semana pasada, para que dimita como secretaria general del PSOE de Andalucía. El comité federal, el máximo órgano de los socialistas entre congresos, se adelanta al 3 de julio, dos semanas antes sobre la fecha prevista, con el ánimo en la sede socialista de ampliar el margen de maniobra de que dispone y redoblar la presión sobre la perdedora de las primarias a la presidencia de la Junta. El comité federal tiene que convocar formalmente el congreso federal de mediados de octubre en Valencia, pero en Ferraz contemplan la posibilidad de ir más allá e introducir en el orden del día el adelanto de las primarias para elegir al relevo de Díaz ―el 13 de junio ya adelantó que no se presentaría a la reelección― sin tener que esperar a finales de año, cuando están previstos los congresos regionales. En la reunión no se han dado explicaciones de los motivos para adelantar el comité federal, según asistentes al encuentro: finalmente tendrá lugar tres días después de que Pedro Sánchez comparezca en el Congreso para explicar los indultos a los presos del procés. Entretanto, este mismo lunes, los socialistas andaluces han reestructurado su grupo en el Parlamento y han dejado vacante la presidencia en una reunión a la que Díaz no ha asistido.

Los responsables del área de Organización del PSOE no desvelan cómo se podría precipitar la salida de la secretaria general de la federación andaluza. El secretismo para evitar movimientos preventivos es máximo. La reforma de los estatutos en el congreso federal de 2017 impide que una gestora propicie el final del mandato de Díaz, que lleva al frente del PSOE andaluz desde 2013. Para que Ferraz constituya una gestora la expresidenta de la Junta tiene que renunciar antes. La opción para adelantar el congreso regional tampoco parece sencilla. El reglamento de los estatutos federales establece en la disposición adicional sexta, relativa al orden de celebración de congresos, que “en lo sucesivo y tras el 40º congreso federal ordinario [el que se celebrará del 15 al 17 de octubre en Valencia], el orden de celebración de los congresos del partido será el siguiente: federal, regional o de nacionalidad, provincial o insular, comarcal, municipal (de gran ciudad, donde proceda) y de distrito”. Los congresos se celebrarían en un plazo inferior a 90 días tras el federal. Una posibilidad es que Ferraz se aferrase a la disposición adicional tercera: “La comisión federal de ética y garantías será el órgano competente para la interpretación y aclaración de los estatutos federales y de este reglamento”. Otra opción, que no depende de Ferraz, sería que Díaz convocase un congreso regional extraordinario.

El temor a que el presidente andaluz, Juan Manuel Moreno Bonilla, convoque un adelanto electoral en otoño es uno de los factores detrás de la premura de la dirección federal a que se produzca lo antes posible la sucesión en su principal federación. Las fuentes consultadas no ocultan la preocupación por la interinidad en que se encontraría el partido en ese escenario, con una bicefalia con Díaz de salida y el liderazgo de Juan Espadas al alza tras su victoria en primera vuelta y por 16 puntos en las primarias a la Junta.

El apremio para que Díaz dé un paso atrás ha llegado incluso de algunos de los principales barones del PSOE, que apelan a la contundencia del resultado y urgen a una sucesión lo más rápida posible. Uno de los destinos que se le han ofrecido a Díaz es un puesto de senadora por designación autonómica. Espadas le ha pedido a Díaz -este lunes han vuelto a mantener contacto- que deje también el acta de diputada en el Parlamento andaluz. La ejecutiva de la federación andaluza de este lunes, que se ha retrasado a la vista de los acontecimientos, tenía previsto aprobar los cambios en el grupo parlamentario para adaptarlos a la estrategia de “oposición constructiva” que Espadas quiere desarrollar lo que reste de legislatura.

Cambios en el grupo socialista en el Parlamento andaluz

Mientras la presión sobre Díaz arrecia, la comisión permanente de la ejecutiva del PSOE de Andalucía ha aprobado este lunes, como estaba previsto y por unanimidad, los cambios en la dirección del grupo socialista en el Parlamento andaluz. A la reunión no ha asistido la todavía secretaria general según fuentes socialistas, pero sí su número dos y secretario de Organización, Juan Cornejo.

El cambio en el grupo parlamentario ha sido la principal prioridad del candidato a la presidencia de la Junta de Andalucía. El también alcalde de Sevilla quería que, desde esta semana, cuando está prevista una nueva sesión plenaria, se vea que hay un nuevo liderazgo en el principal partido de la oposición en la Cámara andaluza y cuya portavoz a partir de ahora será la diputada por Jaén Ángeles Férriz, que ha sido la coordinadora de la campaña de Espadas en las primarias. Férriz hará la pregunta al presidente de la Junta en la sesión de control sobre las ayudas a los ayuntamientos andaluces por la covid. Espadas tiene previsto entrevistarse con Juan Manuel Moreno el jueves.

Varios miembros de la ejecutiva han tomado la palabra para agradecer el trabajo desempeñado por el anterior portavoz, José Fiscal, y los adjuntos Rodrigo Sánchez Haro y Manuel Jiménez Barrios. Al final, la presidenta del PSOE andaluz, Micaela Navarro, ha hecho mención a la unidad del PSOE con una metáfora. “Todos somos eslabones de la misma cadena, da igual qué eslabón sea el más importante, lo que importa es ser y sentirte parte de esa cadena”, ha dicho, según fuentes socialistas.

Espadas abordó el pasado viernes con Susana Díaz estos nombramientos y quedaron en volver a reunirse para tratar el “proceso de transición” en el PSOE. Para la dirección federal y para el equipo de Espadas ese proceso pasa por la dimisión de Susana Díaz como secretaria general, un paso que aún no ha dado.

Además de Férriz, en la dirección del grupo ocuparán las portavocías adjuntas las diputadas María Márquez (Huelva), Araceli Maese (Cádiz) y Gerardo Sánchez (Granada). La cordobesa Soledad Pérez (Córdoba), que apoyó a la secretaria general, será la secretaria del grupo parlamentario. La presidencia de este órgano, que ocupaba Díaz, queda vacante.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

EmagisterBECAS VERANO

Lo más visto en...

Top 50