TRÁFICO

El Gobierno aprueba sustituir los triángulos de emergencia en carretera por una luz amarilla

El nuevo dispositivo luminoso se colocará en la parte alta del vehículo inmovilizado y será obligatorio a partir del 1 de enero de 2026

El actual dispositivo de señalización de peligro V-16, en una carretera de Asturias (España).
El actual dispositivo de señalización de peligro V-16, en una carretera de Asturias (España).David Pereiras

Desde este miércoles el actual dispositivo de señalización de peligro V-16, consistente en dos triángulos colocados delante y detrás del vehículo inmovilizado, será sustituido por un dispositivo luminoso de color amarillo que se colocará en la parte más alta posible del vehículo. Esta luz amarilla podrá compatibilizarse con los actuales triángulos de señalización, pero será obligatoria a partir del 1 de enero de 2026. Su implantación se aprobó este martes en el Consejo de Ministros y ha entrado en vigor con la publicación en el BOE del Real Decreto 159/2021, que regula los servicios de auxilio en las vías públicas.

El nuevo real decreto regula los servicios de auxilio en vías públicas con el objetivo de garantizar la seguridad del sector. Según Interior, unos 11.000 vehículos efectúan cada día numerosas operaciones de ayuda y rescate que entrañan un alto grado de peligrosidad. La sustitución de los triángulos de emergencia busca, fundamentalmente, aumentar la seguridad de los conductores, ya que, para colocarlos hay que salir del vehículo. Según datos de Interior, 42 personas han fallecido en vías interurbanas entre 2018 y 2020 tras haber bajado del vehículo en una situación de emergencia. Además, desde 2017 han fallecido 18 operarios en carretera.

”La nueva señal garantiza la máxima visibilidad del vehículo y comunicará su activación, desactivación y geoposicionamiento al Punto de Acceso Nacional en materia de Tráfico y Movilidad, lo que aportará mayor seguridad”, destaca el Ministerio del Interior. Además, se crea también la señal V-27, un “triángulo virtual” que se activará en el sistema de “a bordo” del vehículo para advertir la presencia de un peligro próximo. Su incorporación al vehículo será voluntaria y solo en aquellos vehículos conectados por medios telemáticos con el Punto de Acceso Nacional, un portal en el que se recogen los avisos de tráfico de la DGT.

Según recoge el real decreto, la operación de auxilio en carretera (reparación o retirada) deberá realizarse de la forma más segura posible para todos los usuarios de la vía, nunca en el lado contiguo al flujo de tráfico, y los operarios deberán comunicar por medios telemáticos a la autoridad competente en materia de Tráfico el geoposicionamiento del vehículo detenido para su publicación en el Punto de Acceso Nacional. Los vehículos de auxilio tendrán preferencia de paso y podrán estacionar en la vía pública para realizar la correspondiente operación. Además, los operarios encargados de la operación tendrán que contar con los conocimientos necesarios para realizarla y deberán usar los equipos de protección individual previstos en la normativa sectorial de aplicación.

Este real decreto no se aplicará a los servicios de conservación y explotación de los titulares de las carreteras cuando deban realizar estas operaciones, así como las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, las Fuerzas Armadas o los servicios de emergencias que realicen estos servicios con sus propios vehículos. En la elaboración del mismo han colaborado los ministerios de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana; de Industria, Comercio y Turismo; y de Defensa, y su aprobación implica modificaciones en el Reglamento General de Vehículos, así como en el Reglamento General de Circulación.

Este martes, además, se aprobó en el Consejo de Ministros la modificación del sistema del carné de conducir por puntos y el agravamiento de las sanciones para algunos comportamientos que suponen riesgo para la seguridad durante la conducción. Uno de ellos, llamar cogiendo con la mano el teléfono móvil mientras se conduce, supondrá la pérdida de seis puntos, frente a los tres de ahora. Si el móvil se usa sin tocarlo, la sanción será de tres puntos con multa de 200 euros. Se retirarán cuatro puntos del carné si no se lleva puesto el cinturón de seguridad, un sistema de retención infantil o el casco, en cada caso. No usar esos dispositivos correctamente también entrañará la misma sanción.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

EmagisterMÁSTER MÁS DEMANDADO

Lo más visto en...

Top 50