Esclavos del tabaco

Desmantelada una banda de españoles, ucranios y bielorrusos aislados en fábricas ilegales de tabaco en Andalucía

Interior de una nave de tabaco ilegal desmantelada en Andalucía. En vídeo, la Policía desmantela una fábrica ilegal de tabaco.Vídeo: FOTO Y EUROPA PRESS

Con las máquinas a toda pastilla, un millón de cigarrillos de contrabando salían a diario de naves ocultas de cuatro pueblos andaluces. Una banda internacional fabricaba tabaco ilegal de forma masiva en zonas rurales de Marchena, Écija, Bormujos (Sevilla) y Lucena (Córdoba) hasta que la Policía y Vigilancia Aduanera detuvieron a sus 12 miembros españoles, ucranios y bielorrusos. Varios trabajadores vivían en una habitación sin ventanas y no salían, para así evitar levantar sospechas, y terceras personas les llevaban la comida a su particular zulo.

A pesar de las cautelas, la Policía y Vigilancia Aduanera desarticularon por completo esta banda a finales de año. Cuando comenzaron las intervenciones el 16 de diciembre, varios desconocidos incendiaron una de las naves con tabaco ilegal en su interior para destruir mercancía y lograron su objetivo. El tabaco de contrabando es una tarea ilegal en la que se han especializado organizaciones del Este de Europa, y en los últimos años se han desmantelado varias fábricas en zonas rurales de Andalucía, adonde se procesa la materia prima y se elaboran cajetillas que tienen salida al mercado ajenas a los estancos.

Cuando los agentes entraron en las naves la pasada semana, se encontraron 45.500 cajetillas, 4.200 kilos de picadura y 10.320 kilos de hoja de tabaco además de máquinas, coches, móviles y ordenadores valorados en 1,5 millones de euros.

Al inicio de la investigación los agentes localizaron la fábrica de Marchena y continuaron con las pesquisas hasta dar con un chalet de lujo en Bormujos, a las afueras de la capital andaluza, donde residían los cabecillas de la banda. Uno de ellos controlaba que a los trabajadores les llegara la comida y bebida para que no abandonaran las fábricas en ningún momento.

La organización utilizaba dos naves: una en Lucena con tres empleados irregulares ucranios y otra en Marchena con tres bielorrusos y un ucranio que “vivían hacinados en una sola habitación sin ventanas y que habían sido incomunicados por la banda tras incautarles sus móviles al llegar a España”, aclaran los agentes en un comunicado.

En las fábricas se llevaba a cabo la línea completa de despalillado, corte, secado y humidificación del tabaco, proceso previo a la fabricación de cigarrillos y la producción de cajetillas para su posterior venta. Las diligencias policiales de Vigilancia Aduanera y la Udyco (Unidad contra la Delincuencia y el Crimen Organizado) de Sevilla están coordinadas desde el Juzgado 1 de Instrucción de la localidad sevillana de Marchena.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

Javier Martín-Arroyo

Es redactor especializado en temas sociales (medio ambiente, educación y sanidad). Comenzó en EL PAÍS en 2006 como corresponsal en Marbella y Granada, y más tarde en Sevilla cubrió información de tribunales. Antes trabajó en Cadena Ser y en la promoción cinematográfica. Es licenciado en Periodismo por la Universidad de Sevilla y máster de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS