Fraude fiscal

La Audiencia Nacional mantiene en prisión a John McAfee, el creador del famoso antivirus

Los magistrados rechazan dejar en libertad al millonario empresario, cuya extradición ha solicitado EE UU por delitos fiscales

John McAfee, en septiembre de 2015.
John McAfee, en septiembre de 2015.Todd J. Van Emst / AP

John McAfee, de 75 años, seguirá encerrado en una prisión española. La Audiencia Nacional ha rechazado esta semana liberar al famoso y polémico creador del antivirus informático que lleva por nombre su apellido, que fue detenido el pasado octubre en el aeropuerto de El Prat (Barcelona) cuando trataba de coger un avión rumbo a Turquía. El arrestado, que continúa encarcelado desde entonces, se encuentra a la espera de que la justicia resuelva la solicitud de extradición de Estados Unidos, que le atribuye cinco delitos de evasión de impuestos y otros tantos de impago de impuestos, castigados con importantes penas de prisión.

Los magistrados han rechazado el recurso presentado por McAfee, donde pedía quedar en libertad a la espera de que España resuelva su caso. Según los jueces, existe el riesgo de que el millonario vuelve a tratar de escapar de la justicia. No solo por la “gravedad” de los delitos que se le imputan, por las elevadas penas que acarrean y por su conocida negativa a ser entregado a Washington, sino también porque ya huyó de EE UU en una ocasión para evitar ser procesado. “[Nada] le impediría huir de ser necesario, como se deduce de sus movimientos anteriores por varios países”, remachan los jueces en su escrito, fechado este 15 de diciembre.

El empresario llevaba meses en busca y captura internacional, reclamado por ocultar supuestamente al fisco millones de dólares de ingresos procedentes de la promoción de criptomonedas y de la venta de los derechos para la publicación de su biografía. La Interpol llegó a incluirlo en su lista de personas con código rojo —prioritario—. E informes del FBI lo situaban en España, desde donde podía estar moviéndose por los países del espacio Schengen.

Las sospechas de los investigadores no fallaron. Para tratar de probar su arraigo en España, ha presentado a los jueces un contrato de alquiler fechado en enero, nueve meses antes de su arresto. Las pesquisas de la policía, además, permitieron constatar que pasaba temporadas en Tarragona y que, en algún momento, había viajado hasta Alemania y regresado en un vuelo privado que aterrizó en el aeropuerto de Reus. Sus contactos internacionales son evidentes. La Fiscalía de EE UU también cree que usó testaferros para ocultar su fortuna y comprar bienes, como un yate.

Lo más visto en...

Top 50