CASO KITCHEN

El juez cita a dos notarios y dos policías para verificar los SMS de Fernández Díaz a su ex ‘número dos’

El magistrado abre una causa a uno de los fedatarios ante la sospecha de que alertó a Francisco Martínez de que la Policía tenía los mensajes

El ex secretario de Estado de Seguridad Francisco Martínez, a su llegada a la Audiencia Nacional el pasado 13 de noviembre para el careo con el exministro Jorge Fernández Díaz.
El ex secretario de Estado de Seguridad Francisco Martínez, a su llegada a la Audiencia Nacional el pasado 13 de noviembre para el careo con el exministro Jorge Fernández Díaz.Eduardo Parra / Europa Press

El juez Manuel García-Castellón ha citado como testigos a los notarios Enrique Franch y Alberto Vela, a los que acudió en 2019 el ex secretario de Estado de Seguridad Francisco Martínez para dejar constancia de cuatro SMS que supuestamente le envió en 2013 el exministro del Interior Jorge Fernández Díaz. Estos mensajes dan a entender que el exministro estaba al corriente de la operación Kitchen, la trama de espionaje policial al extesorero del PP Luis Bárcenas. El magistrado de la Audiencia Nacional quiere “conocer la versión” de ambos fedatarios sobre cómo se elaboraron las actas notariales con los mensajes que aportó Martínez, ante las denuncias de Fernández Díaz de que estos estaban “manipulados”.

El juez también ha citado a declarar de nuevo a dos de los principales imputados en la causa, los comisarios Eugenio Pino y Enrique García Castaño, alias El Gordo, para saber si fueron ellos los autores de uno de los mensajes sobre el espionaje a Bárcenas que, según el ex número dos de Interior, supuestamente le reenvió Fernández Díaz.

García-Castellón recalca que las nuevas declaraciones, pedidas por la Fiscalía Anticorrupción, son necesarias para aclarar las divergencias existentes entre Martínez y Fernández Díaz, tanto cuando comparecieron en la Audiencia Nacional a declarar como imputados como en el posterior careo del pasado 13 de noviembre. El juez destaca que Fernández Díaz ha negado de manera reiterada ser el emisor de los mensajes. En ellos supuestamente informaba a su secretario de Estado de la existencia de un confidente en el entorno de Bárcenas —el chófer Sergio Ríos, imputado en la causa— y del éxito en el volcado de unos teléfonos propiedad del extesorero del PP y su esposa, Rosalía Iglesias, en busca de información comprometedora para los líderes de su partido.

El magistrado tilda el último de los cuatro SMS, presuntamente enviado el 18 de octubre de 2013, como un indicio de “especial relevancia” al coincidir en el tiempo con lo confesado por el comisario García Castaño, que ha reconocido que realizó aquel “volcado ilícito de los terminales”. Sobre este mensaje, García-Castellón destaca que tanto Martínez como Fernández Díaz coincidieron en señalar que estaba “redactado en términos más propios de un funcionario policial ‘operativo”. El magistrado cree que ello es posible a la vista de “los frecuentes contactos con miembros de la cúpula policial reconocidos en su declaración” por el exministro.

Un notario investigado

En el auto, el magistrado advierte al notario de Mahón Alberto Vela de que acuda con abogado. El juez le ha abierto una investigación, que ha remitido a los juzgados de la capital menorquina, tras conocer, por el análisis del móvil de Francisco Martínez, que el notario se intercambió una serie de mensajes y llamadas con el ex número dos de Interior el pasado 11 de marzo. Solo dos días antes de esa fecha, la Policía le había reclamado, por orden judicial, el acta notarial que le pidió extender Martínez en junio de 2019 y le había hecho saber que se trataba de una diligencia secreta y que, por tanto, no podía informar a nadie sobre ella.

En el cruce de mensajes de Whatsapp el notario supuestamente le pregunta a Martínez “cómo se borra” una conversación mantenida mediante mensajes de móvil. “Se borra el chat y ya está”, le responde el ex alto cargo de Interior. Inmediatamente después, el notario le pide hablar por teléfono y el ex alto cargo acepta. Martínez ha reconocido ante el juez que mantiene una relación de amistad con el fedatario. Según el juez y la Fiscalía Anticorrupción, el notario puede haber incurrido en un delito de violación de secretos. Por ello, ha abierto unas nuevas diligencias previas para remitirlas, posteriormente, a un Juzgado de Instrucción de Mahón por ser el competente para investigar estos hechos.

Más información

Lo más visto en...

Top 50