Crisis del coronavirus

El presidente de Andalucía reconoce que la crisis derivada de la pandemia se alargará durante años

Moreno anuncia medidas “duras y difíciles” a partir del viernes si continúa la evolución negativa de la pandemia en la comunidad

El presidente andaluz, Juan Manuel Moreno, recibe el aplauso de su bancada tras su discurso en el Parlamento autonómo.
El presidente andaluz, Juan Manuel Moreno, recibe el aplauso de su bancada tras su discurso en el Parlamento autonómo.Paco Puentes

“Sería irresponsable venir hoy aquí a dulcificar la realidad provocada por la pandemia. Todo lo contrario, nos enfrentamos a una dura crisis sanitaria, económica y social que no tiene precedentes y que se mantendrá en los próximos meses e incluso años”. Con este reconocimiento de que vendrán épocas muy duras en una región con una tasa de paro actual del 21,3%, el presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno (PP), ha pedido en el debate del estado de la comunidad el apoyo de todos los grupos, a su derecha y a su izquierda, para alcanzar acuerdos en todos los ámbitos y llevar una voz única a Madrid con vistas al reparto de los fondos europeos.

Moderación, diálogo, acuerdo. Estas tres palabras han recorrido el discurso de Moreno en su primer debate del estado de la comunidad, en la que no ha ocultado que los datos moderadamente optimistas con los que Andalucía cerró 2019, con una subida del 2,1% del PIB, se han venido abajo por “el cataclismo de la pandemia”. Las previsiones para la región ni pintan nada bien: se estima que el PIB andaluz puede caer hasta un 15% y el desempleo llegar al 30%.

Las recetas para salir de esta situación las ha enmarcado el presidente de la Junta en la llegada de fondos europeos. De hecho, solicitó la celebración del debate anual del estado de la comunidad con la vista puesta en la reunión que celebrarán el próximo lunes los presidentes autonómicos y el del Gobierno con la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, para tratar el destino de los fondos de reconstrucción.

Andalucía pide el 32% (23.000 millones) de los 70.000 millones de euros que llegarán en forma de subvenciones, para lo que el Gobierno andaluz reclama el apoyo de todos los grupos de la Cámara. El argumento que plantea el Ejecutivo autonómico para reclamar esta cifra es que la UE repartió el dinero de reconstrucción entre los países miembros en función de la población, el PIB y el desempleo y cree que ahora debe seguirse esa misma regla con las comunidades autónomas. Desde el Ministerio de Hacienda ya se advierte de que ese dinero será para proyectos del Estado y que su reparto se hará en función de las iniciativas de inversión que se planteen con dos condiciones básicas: digitalización y sostenibilidad. En una carta remitida esta mañana, la secretaria general del PSOE andaluz, Susana Díaz, le ha recordado a Moreno esta condicionalidad.

El dirigente popular ha reconocido que, aunque la situación de la pandemia en Andalucía “está todavía por debajo” de la media española, hay tres provincias que están en situación de “riesgo elevado”. Son las de Granada, Sevilla y Jaén, por lo que ha apelado a la responsabilidad colectiva para “no dar pasos atrás con medidas drásticas”. El colapso de la atención primaria, la primera trinchera sanitaria, ha provocado el retraso de pruebas diagnósticas, ha admitido Moreno, quien ha cifrado en 371 millones de euros el incremento del presupuesto en esta área. En este capítulo ha pedido al Gobierno de la nación que “ejerza su responsabilidad de liderar, planificar y coordinar”. Ha sido la única crítica dirigida al Ejecutivo de Pedro Sánchez.

En el día en que se ha registrado la cifra récord de fallecidos por coronavirus de la segunda ola en la comunidad, 42, Moreno ha reconocido que la Atención Primaria en Andalucía está desbordada y ha adelantado que si de aquí al viernes no mejoran los parámetros epidemiológicos, el Gobierno autónomo deberá tomar “decisiones duras, difíciles pero necesarias”. Moreno ha apelado en varias ocasiones a la “responsabilidad” de los ciudadanos, especialmente los jóvenes y concretamente en el ámbito social.

Además de reclamar un acuerdo sobre los fondos europeos, Moreno también se ha ofrecido a negociar el Presupuesto de la Junta de Andalucía para 2021. El Gobierno de coalición de PP y Ciudadanos tiene ya el apoyo de Vox, por lo que no necesita del concurso de la oposición del PSOE y de Adelante Andalucía, con los que ha entablado conversaciones que aún no han fructificado en nada. Las cuentas de la comunidad para el próximo año superarán los 40.000 millones de euros, un 3% más del presupuesto en vigor, que ya creció en un 5,4%.

Moreno ha anunciado que en el proyecto de ley de Presupuestos habrá una partida para “financiar los primeros trabajos de demolición del Algarrobico”, un monstruoso hotel a las puertas del parque natural de Cabo de Gata (Almería) construido durante los anteriores gobiernos socialistas.

Solo 397 rastreadores a tiempo completo

En el debate posterior con la presidenta del grupo parlamentario socialista, Susana Díaz, Moreno ha reconocido que la atención primaria “está sobrepasada” y ha anunciado que el próximo viernes habrá una reunión del comité técnico asesor de la Covid-19 donde se tomarán “decisiones duras, difíciles pero necesarias”. Díaz ha girado su intervención sobre la situación de la sanidad en la comunidad que, en su opinión, ha empeorado desde que la Junta de Andalucía asumió el mando único.

La socialista ha afirmado que de los 9.000 rastreadores anunciados por el Gobierno regional tan solo 307 se dedican a tiempo completo a esta tarea y ha planteado una batería de medidas para contratar a más sanitarios e incrementar hasta el 7,2% del PIB andaluz las partidas de sanidad. Para Díaz, el perfil moderado del que presume Moreno “es incompatible” con su pacto con la ultraderecha de Vox, que garantiza la mayoría absoluta del Gobierno de coalición. También le ha acusado de no ver la realidad diaria de la comunidad. “Ponga los pies en el suelo”, le ha instado.

Díaz ha dejado en el aire la oferta de pacto de Moreno para reclamar juntos los fondos europeos. “Si quiere apoyo actúe con transparencia, traiga los proyectos al Parlamento y los consensuamos”, ha dicho. En la réplica Moreno se ha referido a la herencia recibida por parte del PSOE: “Usted va a tener siempre un problema: tiene pasado y no tiene argumentos para defenderse”.

Sobre empleo y sanidad se ha centrado la portavoz de Adelante Andalucía, Ángela Aguilera, una coalición de cinco formaciones cuyo discurso desconocían los seis diputados que pertenecen a Izquierda Unida. “El gobierno de las derechas no ha visto paralizado su proyecto por la crisis del Covid-19. Todo lo contrario: ha sido el escenario perfecto para acelerar las grandes reformas neoliberales en detrimento de lo público”, ha proclamado. Aguilera ha acusado al Ejecutivo autónomo de defraudar las expectativas de cambio político que generó tras casi 37 años de mandatos socialistas. “Usted ha construido un discurso falaz, un Gobierno de la opacidad que simplifica la vida de los especuladores”, ha opinado.

Desde los bancos de la izquierda le han reclamado a Moreno una subida de impuestos en el tramo autonómico del IRPF, también de Patrimonio, ecotasas y mayor presión sobre las grandes superficies. En camino contrario camina el Gobierno de coalición que preside Moreno, que pese a la retahíla de críticas se mostró abierto a admitir algunas propuestas de Adelante en el proyecto de ley de Presupuestos de la Junta para 2021.

De “decepcionante y desconcertante” ha calificado el portavoz de Vox, Alejandro Hernández, el discurso del presidente de la Junta porque según él describe una “realidad durísima, pero presenta un panorama futuro benévolo”. Hernández ha acusado al Gobierno andaluz de “vender humo, publicidad y autocomplacencia” y le ha reprochado a Moreno el no acometer las “reformas estructurales” a las que se comprometió en su investidura porque “no tiene claridad de ideas”. “No hay cambio”, ha sentenciado el portavoz de Vox, quien ha instado a Moreno a eliminar dinero público para “esa bobada del impacto de género”, la Memoria Democrática o la atención de los menores inmigrantes. Dicho eso, el apoyo de Vox al Ejecutivo de coalición se mantiene intacto. “Nuestra colaboración la tenían y la siguen teniendo, mientras no nos den razones para lo contrario”, ha subrayado. De pasada, Hernández ha aludido a la moción de censura de Vox que debatirá mañana el Congreso y ha asegurado que las críticas de la portavoz del PP al Gobierno central “justificaría sumarse a la moción de Vox”.

Moreno ha disentido suavemente del grueso de las críticas de su aliado parlamentario. “Siento esa decepción, espero que la podamos cambiar”, ha subrayado.


Lo más visto en...

Top 50