Felipe VI

Casado, Abascal, Arrimadas y Page, juntos en una iniciativa en defensa del Rey

La plataforma Libres e Iguales elabora un vídeo de apoyo a Felipe VI en el que aparecen personalidades de la derecha política y de la crónica social como Belén Esteban o Tamara Falcó

Felipe VI, el pasado viernes en Barcelona.
Felipe VI, el pasado viernes en Barcelona.MASSIMILIANO MINOCRI / EL PAÍS

La defensa de Felipe VI ha unido en una iniciativa al líder del PP, Pablo Casado, al de Vox, Santiago Abascal, a la de Ciudadanos, Inés Arrimadas, y al presidente de Castilla- La Mancha, el socialista Emiliano García Page, entre otros. Los dirigentes participan en un vídeo titulado “Viva el Rey”, promovido por la plataforma Libres e Iguales, que impulsa la exportavoz parlamentaria del PP Cayetana Álvarez de Toledo, al que se han sumado 183 personas en apoyo “al gran acuerdo de 1978 que hoy está en peligro y erosionado”, en palabras de la diputada.

De alguna manera, la iniciativa viene a ser una reedición de la famosa foto de Colón, que en febrero de 2019 unió a los tres partidos —PP, Vox y Cs— para reclamar elecciones al Gobierno, y que para algunos propició un impulso electoral al PSOE al poder presentar como un único bloque al centro-derecha y la extrema derecha. Desde entonces, los líderes de PP, Vox y Cs no habían vuelto a participar en ningún acto conjunto —en el caso de Inés Arrimadas es la primera vez, porque en la foto de Colón el líder de Cs era Albert Rivera— aunque en esta ocasión destaca también la participación de un importante cargo institucional del PSOE en activo, el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García Page.

La plataforma Libres e Iguales, promovida por Cayetana Álvarez de Toledo, está detrás de la iniciativa, que se envió a una “amplísima representación de las élites españolas”, según explicó este domingo la diputada popular, entre ellos al presidente del Gobierno, todos los ministros, la presidenta del Congreso y los líderes de todos los partidos salvo Bildu. La ex portavoz parlamentaria del PP lamentó que Pedro Sánchez y los miembros del Ejecutivo hubieran declinado participar. “Lamento que España es un país donde el presidente del Gobierno no puede decir un viva el jefe del Estado”, se quejó. En el alegato solo aparece uno de los cinco presidentes del Gobierno de la democracia con vida, Mariano Rajoy (PP); tampoco José María Aznar (PP), ni los socialistas Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero.

El vídeo, de 14 minutos, recoge sucesivas apariciones de apoyo al Monarca y vivas al Rey. Entre los participantes, además de los promotores –Álvarez de Toledo, el filósofo Fernando Savater y el dramaturgo Albert Boadella–, aparecen otros presidentes autonómicos, como la de Madrid, Isabel Díaz Ayuso (PP), y el de Andalucía, el también popular Juanma Moreno. La mayoría de las personalidades pertenecen al ámbito de la derecha, con algunas excepciones como García Page y el exalcalde de La Coruña, el socialista Paco Vázquez.

Junto a ellos, políticos del PP en activo o retirados como el diputado Adolfo Suárez Illana y la expresidenta madrileña Esperanza Aguirre; de Ciudadanos, como Toni Cantó, Marcos de Quinto, Juan Carlos Girauta, Carlos Carrizosa y Jordi Cañas; y dirigentes de la extrema derecha, como el eurodiputado de Vox Hermann Tertsch.

En el grupo hay también empresarios, como Alicia Koplowitz; miembros de la nobleza; periodistas como Carlos Herrera y Federico Jiménez Losantos. Además, aparecen personajes de la crónica social como las colaboradoras de televisión Belén Esteban y Tamara Falcó, el torero Francisco Rivera Ordóñez y el presentador Bertín Osborne. Cierra el vídeo el premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa.

Se trata de “un alegato contra la desidia, el sectarismo y la deslealtad constitucional”, defendió Álvarez de Toledo en una rueda de prensa telemática en la presentación de la iniciativa. La diputada apuesta por una “gran agrupación democrática constitucionalista española”, en la que incluye también a la extrema derecha —Vox—, para “salvar” y “dar continuidad” a la Constitución.

El proyecto surge tras la polémica que provocó la decisión del Gobierno de que el Rey no acudiera a la entrega de despachos judiciales a finales de septiembre en Barcelona. El vicepresidente Pablo Iglesias y otros ministros de Unidas Podemos acusaron entonces de falta de neutralidad a Felipe VI, molestos porque el presidente del Consejo del Poder Judicial, Carlos Lesmes, reveló una llamada del Rey en la que este le confesaba su malestar por no haber podido acudir al acto.

Lo más visto en...

Top 50