Trenes

Adif arroja un vagón descarrilado al río Sil sin medidas de protección

La empresa pública abre una investigación tras la avalancha de críticas por el daño medioambiental

Vagones descarrilados sobre el Sil en una imagen difundida por Galicia en Común. En vídeo, el instante en el que Adif los arroja al río sin medidas de protección.EUROPA PRESS (VÍDEO: ATLAS)

Un tren de mercancías descarriló sin víctimas hace una semana en Carballeda de Valdeorras (Ourense), en la línea Monforte-Ponferrada, en un tramo que transcurre junto al río Sil. El accidente obligó a cortar la vía hasta la retirada de los 11 vagones, pero el pasado domingo operarios de Adif se deshicieron de al menos uno arrojándolo al cauce sin ningún tipo de protección, tal y como se aprecia en varios vídeos que circulan por las redes sociales. Tras la avalancha de críticas de partidos políticos y organizaciones ecologistas, la empresa pública ha abierto una investigación para aclarar los hechos y “depurar, en su caso, responsabilidades”. Adif asegura también que retirará el vagón lanzado al Sil y otro que quedó suspendido “en la mayor brevedad”.

La empresa que dirige la gallega Isabel Pardo de Vera insinúa en un comunicado que el lanzamiento no fue intencionado, que el vagón se precipitó “ladera abajo” hasta el Sil durante las “labores de encarrilamiento, en las que colaboraba Renfe” cuando trataban de suspenderlo para meter una grúa ferroviaria. Durante las maniobras, añade, “un vagón se pudo desplazar correctamente” pero el segundo cayó al río. Y alega que como el convoy iba vacío no se ha producido ningún vertido de su carga. En los vídeos difundidos no se aprecia que los operarios se lamenten al ver que la operación salía mal.

La Xunta ha reclamado este martes explicaciones a la empresa dependiente del Ministerio de Fomento, mientras que la asociación ecologista Amigos da Terra pide a la Confederación Hidrográfica do Miño-Sil y a la Consellería de Medio Ambiente que apliquen el principio de “quien contamina, paga” y promuevan las sanciones previstas en la legislación y que, asegura la organización, pueden llegar a los dos millones de euros. La Confederación Hidrográfica, dependiente del Ministerio de Medio Ambiente, ya investiga los hechos, aunque ha avanzado al diario La Región que Adif carecía de autorización para tirar el vagón al río y que advirtió a los responsables de los trabajos que solo podrían retiran las unidades a través del Sil si fuese la única posibilidad y con medidas de protección ambiental.

El BNG ha presentado una iniciativa en el Congreso de los Diputados en la que exige a Adif la reparación inmediata del daño ambiental causado y que denuncie ante la Fiscalía una conducta “que podría ser constitutiva de un delito contra el medio ambiente” y que “no puede quedar impune”. El PSdeG también se ha sumado a las críticas a la operación. Para los socialistas “es incomprensible” que la recuperación de los vagones descarrilados no se ejecutase “siguiendo procedimientos que impliquen daños para la el medio y para la seguridad ferroviaria”. El partido exige a Adif que restaure “los daños provocados en las augas y en el ecosistema” y retire tanto el convoy caído como los siguen junto a la vía.

Más información

Lo más visto en...

Top 50