Casado defiende su estrategia entre la presión de Ciudadanos y Vox

El líder del PP mantiene su discurso pese a la oferta de pactos de Sánchez

Casado y Ayuso visitan uno de los hoteles habilitados para el descanso de profesionales sanitarios
Casado y Ayuso visitan uno de los hoteles habilitados para el descanso de profesionales sanitariosDAVID MUDARRA / EL PAÍS

El Gobierno trata de presionar a Pablo Casado y abrir grietas en el PP con una oferta de pactos autonómicos para la reconstrucción. El líder de los populares mantiene, de momento, su discurso, que vuelve a aproximarse al de Vox. Mientras, Cs, su socio preferente, trata de recuperar protagonismo erigiéndose en árbitro y varios barones del PP tienden la mano al PSOE, que ofrece la posibilidad de pactar presupuestos regionales sin el apoyo de la extrema derecha.

La oferta de Pedro Sánchez a Pablo Casado para buscar acuerdos autonómicos y municipales, “gobierne quien gobierne”, coloca al PP en un dilema conocido: el de arrimarse a o desmarcarse de las posiciones de Vox. Los populares gobiernan con los apoyos de Ciudadanos y del partido de extrema derecha en Andalucía, Murcia y Madrid. El partido de Inés Arrimadas ha adoptado un papel de árbitro, instando a Casado a sentarse a negociar los llamados nuevos pactos de La Moncloa, que el líder del PP desdeñó por considerarlos “un señuelo”. Y la formación de Santiago Abascal, cuya estrategia de oposición consiste en pedir la dimisión en bloque del Gobierno —“Paguen las nóminas y váyanse”—, acusa al presidente popular de comportarse “como el Santo Job” con el Ejecutivo.

Casado trata de navegar entre esas dos aguas. Por un lado, repite a Sánchez que “va a encontrar más lealtad en el PP que en sus socios de Gobierno”. Por otro, asegura que “la unidad no es garantía de que una pandemia se resuelva mejor” y que su deber es denunciar que “no hay nadie al volante”. En los últimos días, además, ha recordado que su partido “no solo lidera la oposición, sino que representa la alternativa”. Casado se postula para lo que pueda pasar. Fuentes del Gobierno creen que la estrategia de oposición dura del líder del PP obedece a su convencimiento de que el Ejecutivo puede llegar a caer, especialmente después de que hayan aflorado tensiones en la coalición.

Su discurso, como subraya la izquierda, vuelve a tener más similitudes con Vox, que con el que llamaba “socio preferente”, Ciudadanos. Así, tanto Casado como Abascal sostienen que Sánchez e Iglesias pretenden impulsar un “cambio de régimen” —hacia el “comunismo bolivariano”— con la crisis del coronavirus como excusa. Ambos acusan al presidente de exceder los preceptos del estado de alarma, asegurando que España vive un estado de excepción de facto y de minimizar la tragedia ocultando imágenes de morgues y féretros. Critican a Sánchez por “preocuparse más en protegerse que en proteger a las víctimas” (Abascal) y “poner el carro de la propaganda antes que los bueyes de la gestión” (Casado).

Corea del Norte

Y denuncian que el Gobierno intenta ponerles “una mordaza” con una “supuesta guerra contra los bulos”, pese a que representantes de ambas formaciones acuden a diario a un programa de nueva creación en Youtube para criticar la gestión de la epidemia. Esta semana, la número tres del PP, Ana Beltrán, aseguró en dicha emisión que España “cada vez se parece más a un régimen dictatorial como el de Corea del Norte”.

Sin embargo, la estrategia de Génova no coincide al 100% con la de varios barones regionales del PP. Sánchez propuso los pactos autonómicos y municipales después de que Casado le ganara el pulso por la llamada mesa de reconstrucción al reconvertirla en una comisión parlamentaria en el Congreso, donde la oposición gana protagonismo. El diseño de la misma que propone la portavoz popular en la Cámara, Cayetana Álvarez de Toledo, se parece más al de una comisión de investigación (sobre los errores cometidos) que a una de “reconstrucción” (sobre las medidas a adoptar en el futuro inmediato y a medio plazo para paliar los efectos económicos de la epidemia). Pero varios barones regionales, tanto en Gobiernos autonómicos como en la oposición, sí han mostrado su disposición a llegar a acuerdos con el PSOE, cuando no se han adelantado ellos mismos a proponerlos. Por un lado, el acuerdo ofrece a ambas partes, Gobierno central y regionales, la posibilidad de mutualizar errores en la desescalada si hay que dar marcha atrás, y por otro, la opción de pactar sin Vox unos nuevos Presupuestos para hacer frente a las nuevas circunstancias derivadas de la pandemia.

Posado y luto por las víctimas de la epidemia

El PP y Vox han convertido el hecho de que el Gobierno no haya decretado el luto nacional por las víctimas del coronavirus en una de sus principales líneas de ataque contra el Ejecutivo. La ministra portavoz, María Jesús Montero, ha asegurado que se hará un homenaje a todos los fallecidos cuando pase la epidemia, pero tanto Pablo Casado como Santiago Abascal critican en términos de falta de “moralidad” que Sánchez no haya dado ese paso y acusan al Gobierno y a los que consideran medios afines de no mostrar suficientes imágenes de féretros y morgues.

Sin embargo, el tono de los discursos y las declaraciones de representantes del PP en redes sociales dista en ocasiones de esa solemnidad y luto institucional que exigen. El vicesecretario del área territorial de los populares, Antonio González Terol, hizo bromas el pasado miércoles, durante el pleno del Congreso para prorrogar el estado de alarma, sobre el peinado del presidente del Gobierno y se mofó de la gestión del Ejecutivo con títulos de películas. “Más pico y pala y menos picos y curvas”, escribió Rafael Hernando, en relación a las cifras de fallecidos. “¿Por qué Sánchez en su Aló presidente no habla del número real de muertos que hay en España o de las mascarillas que no funcionan o de los respiradores birlados? Lamentablemente, nos habla de unidad el que se humilla ante podemitas, golpistas y proetarras”, declaró el candidato del PP a la presidencia de Euskadi, Carlos Iturgáiz.

Casado difundió esta semana en redes sociales una polémica imagen en la que posaba para el fotógrafo apesadumbrado en el interior de un aseo con el siguiente pie de foto: “Más de 20.000 compatriotas fallecidos merecen nuestro respeto, homenaje y luto”.

Más información

Lo más visto en...

Top 50