La crisis del coronavirus

La oposición apoya, con algunos reproches, las medidas del Gobierno frente al coronavirus

Casado critica la “falta de humildad” de Sánchez, pero abandona el tono duro de los primeros días de la crisis

El líder del PP sube a la tribuna del Congreso ante la presencia de Sánchez, este miércoles.MARISCAL (EFE) / VÍDEO: ATLAS

El líder del PP, que pidió la comparecencia de Pedro Sánchez en el Congreso de los Diputados desde el inicio de la crisis del coronavirus, ha empleado este miércoles en la Cámara un tono muy distinto al de los primeros días, cuando acusó al Gobierno de “negligencia dolosa” por permitir la manifestación del 8-M y al presidente de “parapetarse en la ciencia” para no tomar decisiones. Pablo Casado empezó a enmendar su discurso el pasado lunes, tras hablar con Sánchez, y este miércoles ha reiterado el apoyo de su partido a las medidas del Ejecutivo, aunque también ha incluido en su intervención varios reproches.

El presidente del PP ha subido a la tribuna después de que una empleada de la Cámara, Valentina, desinfectara el atril, operación que ha repetido tras cada intervención de los portavoces parlamentarios. “Debemos anudar un lazo moral entre todos, por eso, señor Sánchez, le digo que no está solo en la batalla contra esta pandemia. Puede contar con el apoyo del PP. Tiempo habrá de dirimir las negligencias y retrasos en la gestión de esta crisis", ha dicho. Y a continuación añadió: “La verdad es que se ha echado en falta cierta autocrítica y humildad por su parte. Dice que cuando acabe la crisis habrá una comisión de estudio, pero más bien debería ser de investigación”. También mostró Casado su convicción de que si hubiera sido el PP el partido en el Gobierno “otros estarían manifestándose” ante sus “casas y sedes”.

Salpicado por algunos reproches como estos, Casado llenó su discurso de llamamientos a la unidad, a “remar juntos”, a “arrimar el hombro” frente a la crisis. El líder del PP apoyó las medidas del Ejecutivo pero pidió algunas más, como extender la moratoria de las hipotecas a los alquileres de las personas más vulnerables; cancelar la cuota para los autónomos si no ingresan durante el cese de actividad; rebajas de impuestos y la devolución a las comunidades autónomas de los 2.500 millones del IVA. También pidió Casado que el Ejército se despliegue “por todo el territorio nacional, sin ceder a presiones nacionalistas” y que la acción del Ejecutivo "no se limite a un gigantesco Plan E [en alusión al programa de obras públicas del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero durante la crisis económica de 2009]. “No solo tenemos una crisis de demanda sino un shock de oferta. Por eso necesitamos estímulos fiscales y reformas estructurales profundas para hacer más competitivo y flexible nuestro sistema productivo, que va a quedar devastado por una crisis que se puede llevar por delante el 10% del PIB y centenares de miles de empleos”, dijo.

Casado también afeó al presidente durante su intervención el blindaje de la presencia del líder de Podemos en la comisión que controla los servicios secretos con el decreto ley de medidas urgentes contra la pandemia, que modifica la ley que regula el CNI. “No nos parece decoroso incluir en un decreto tan sensible para los españoles que lo están pasando mal la reivindicación de su vicepresidente para entrar en el CNI”, declaró el líder del PP.

El líder del PP se dirigió a quienes han perdido familiares por el coronavirus, sufriendo, además, “el desgarro” de no poder acompañarles en esos momentos, y a los empleados sanitarios: “Son nuestro mejor espejo, un orgullo nacional. Héroes de batas blancas y trajes verdes”. Todos los portavoces parlamentarios tuvieron palabras de ánimo para ellos.

Iglesias y Stalin

El portavoz de Vox, Iván Espinosa de los Monteros, empleó un tono mucho más duro durante su intervención. “Iglesias [Pablo] y usted [en alusión a Pedro Sánchez] forman una combinación muy peligrosa para España. Son un peligro para la supervivencia de la nación si consiguen llevar a cabo sus ideas y planes que vemos en plena crisis y prácticamente sin control parlamentario”, dijo. “Iglesias tiene el mismo afecto a los españoles que Stalin por el pueblo ruso, Fidel por los cubanos o Maduro por los venezolanos. O sea, ninguno. Ni los vulnerables, los enfermos o los más necesitados significan nada para él, la vida en su cabeza está al servicio del poder. No les interesa nada, su única patria son ustedes”, añadió.

Gabriel Rufián, de ERC, también reclamó ampliar la moratoria de las hipotecas a los alquileres y más ayudas para los autónomos. Pidió huir de guerras partidistas y no echarse “el virus a la cabeza”, pero criticó al Gobierno por actuar tarde frente al coronavirus y reclamó el endurecimiento de las medidas de confinamiento en Madrid y Barcelona.

Por su parte, Aitor Esteban, del PNV, apoyó las medidas que supone el estado de alarma pero pidió que no se alerguen más de lo necesario. El portavoz también afeó al PP sus críticas y que insistiese en demandar un pleno ordinario en el Congreso para que Sánchez hablara del coronavirus. “Fíjense cómo estamos”, dijo, señalando el hemiciclo vacío. Varios diputados, como Ana Pastor, del PP, y Santiago Abascal, de Vox, han dado positivo por el virus.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- El mapa del coronavirus: así crecen los casos día a día y país por país

- Guía de actuación ante la enfermedad

- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

Más información

Lo más visto en...

Top 50