LA CRISIS DEL CORONAVIRUS

Prisiones suspende las visitas y los permisos a los reclusos por el coronavirus

Interior endurece las restricciones e incluye a las cárceles de la Generalitat al extender las medidas a “todos los centros penitenciarios del Estado”

Exterior del Centro Penitenciario de Madrid VII, en la localidad de Estremera.
Exterior del Centro Penitenciario de Madrid VII, en la localidad de Estremera.

El Ministerio del Interior aplicará en “todos los centros penitenciarios del Estado”, mientras dure el estado de alarma por la crisis del coronavirus, nuevas medidas que restringirán, aún más, el día a día de los reclusos. Las visitas de familiares y amigos a los presos, que recientemente se habían reducido a locutorios con mampara, quedarán totalmente suspendidas, así como los permisos. Los internos que disfrutan de semilibertad podrán seguir saliendo a diario cuando sea para ir a trabajar, aunque al regresar a prisión deberán someterse a controles médicos.

La nueva orden se aplicará tanto en las cárceles dependientes de Interior como en los centros que gestiona la Generalitat de Cataluña, según se desprende del texto de la orden interna, a la que ha tenido acceso EL PAÍS. Con ella, Instituciones Penitenciarias endurece las medidas que activó el pasado jueves, y que ya supusieron severas restricciones a las visitas de familiares, amigos y abogados a los reclusos. Entonces, se prohibieron las comunicaciones familiares, de convivencia e íntimas (los llamados vis a vis), pero se mantuvieron las que se realizaban a través de locutorios separados por una mampara de cristal. De hecho, ayer, cuando ya había entrado en vigor el real decreto del Gobierno, se permitieron estas visitas a los familiares que se habían desplazado a las prisiones.

La nueva instrucción detalla que esta prohibición se produce por la limitación de la libertad de circulación de personas que recoge el artículo 7 del real decreto y que impide que familiares y amigos de los reclusos se desplacen hasta las cárceles, ya que estas visitas no están incluidas entre las excepciones recogidas. Para compensarlo, Prisiones amplía las comunicaciones telefónicas autorizadas a los internos —ya lo hizo el jueves al incrementarlas de 10 semanales a 15—, sobre todo con sus abogados “a fin de que en todo momento quede garantizado el derecho de defensa”.

La prohibición también alcanzan a todas “las salidas de permiso, salidas programadas y cualquier otra salida” de los reclusos de prisión, salvo aquellas que se consideren motivadas por “causas de fuerza mayor o situación de necesidad”. La anterior instrucción las mantenía, aunque obligaba a los presos que las disfrutaban a someterse a controles médicos cada vez que retornaban a prisión en módulos separados del resto de los internos.

Los penados en tercer grado y a los que se les aplicaba el régimen de flexibilización que fija el artículo 100.2 del Régimen Penitenciario podrán seguir disfrutando de la semilibertad siempre y cuando sea para realizar actividades “expresamente” recogidas entre las excepciones a la limitación de circulación, como acudir a trabajar. En todo caso, Interior recalca que durante sus desplazamientos fuera de prisión deberán respetar las recomendaciones y obligaciones dictadas por las autoridades sanitarias y ordena que, al regresar a prisión, sean sometidos a controles médicos.

En la actualidad, hay más de 58.000 presos recluidos tanto en las cárceles dependientes de Interior como de la Generalitat. Hasta ahora, se han confirmado cinco casos positivos de infección por coronavirus en el ámbito penitenciario. Se trata de sendos funcionarios de prisiones de las cárceles de Madrid VI (Aranjuez), Madrid IV (Navalcarnero) y Melilla, de un trabajador de la Entidad de Trabajo Penitenciario destinado en las oficinas del centro de Madrid, y de un interno de la cárcel de Zaballa (Álava).

Desde que se han aplicado medidas de restricción para los presos dentro de las cárceles, los incidentes relacionados directamente con la crisis del coronavirus han sido leves, según Interior. El más destacable, un amago de plante este domingo en uno de los módulos de la cárcel de Fontcalent (Alicante) tras correr el falso rumor de que había ingresado un preso que había dado positivo por la enfermedad. Fuentes de Prisiones destacan que, tras la intervención del director de la cárcel y los funcionarios de prisiones, los internos volvieron a sus celdas poco a poco sin registrarse agresiones. El sindicato mayoritario entre los trabajadores penitenciarios, Acaip-UGT, también ha denunciado un incidente en la prisión de Tahiche, en Lanzarote, tras una agresión en la que se han visto implicados al menos cinco reclusos. Sin embargo, Instituciones Penitenciarias desvincula el incidente de las restricciones impuestas para impedir la expansión de la enfermedad dentro de las cárceles.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puedes seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- El mapa del coronavirus: así crecen los casos día a día y país por país

- Guía de actuación ante la enfermedad

- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50