Nuestros periodistas recomiendan de forma rigurosa e independiente productos y servicios que puedes adquirir en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos al texto, EL PAÍS recibe una comisión. Lee aquí nuestra política comercial.

Los mejores prismáticos para observar la naturaleza sin perder detalle

Ponemos nota a cuatro binoculares que son ideales para disfrutar del paisaje y los animales que se encuentran a gran distancia

Probamos y ponemos nota a los mejores prismáticos para observar la naturaleza del momento.
Probamos y ponemos nota a los mejores prismáticos para observar la naturaleza del momento.

Calma, paz, bienestar… ¡Cuántas sensaciones surgen al entrar en contacto con la naturaleza, sus paisajes y las especies animales que la habitan! Para disfrutar al máximo de la experiencia, lo ideal es contar con unos prismáticos o binoculares, cuyos orígenes se remontan a mediados del siglo XIX, que nos ayudarán a llegar donde la vista no alcanza.

¿Qué prismáticos hemos elegido?

Con un presupuesto máximo de 140 euros, estos son los modelos seleccionados para la comparativa: Celestron Outland X 10x50 (9,5), Nikon Aculon A211 8x42 (8,5), Olympus 10x50 S (8,25) y Slokey 10x42 (9,5). Todos tienen en común que son prismáticos de prisma de porro. Al analizarlos, estos son los aspectos que se han valorado:

- Diseño: cómo son los materiales utilizados para garantizar la máxima durabilidad.

- Ergonomía: si son cómodos de emplear y llevar en los desplazamientos. Aquí, el peso es un criterio que debe considerarse.

- Lentes: ¿cómo son estas lentes y su calidad?

- Experiencia: si los binoculares cumplen con lo prometido, cuál es su campo de visión, ¿ofrecen una adecuada luminosidad y nitidez?, ¿las imágenes se estabilizan correctamente? Siempre teniendo en cuenta el margen de precios en el que se encuentran.

Comparativa mejores prismáticos: así los hemos probado

Para realizar esta comparativa, hemos hecho un par de escapadas a la sierra norte de Madrid, visitando también varios pueblos de esta zona rodeados de naturaleza. Además de observar montañas, hemos avistado distintas aves. Esto nos ha permitido poner a prueba la comodidad de cada uno de los binoculares y comprobar cómo se ve a través de ellos.

Las cuatro propuestas han obtenido unas valoraciones muy altas tras el análisis de los aspectos que antes se han detallado. Sin embargo, los prismáticos Slokey 10x42 y Celestron Outland X 10x50 se desmarcan de sus otros dos competidores.

Sus lentes son las mejores y, en términos de ergonomía y calidad de construcción, su diseño es el más resistente. Además, los binoculares Slokey 10x42 proporcionan la mejor relación calidad-precio.

Prismáticos Slokey 10x42: nuestra elección y la de mejor relación calidad-precio

Consiguen (siendo la opción más económica) una de las mejores experiencias de la comparativa tras analizar y comparar parámetros clave como la claridad, nitidez, representación de los colores, luminosidad o alcance. La clave se halla en el uso de unos prismas llamados BK7, que aportan mayor definición a las imágenes, y una tecnología de revestimiento multicapa conocida como FMC (Fully Multi Coated).

En este caso, el diámetro de su lente exterior se sitúa en los 42 mm y el zoom de aumento en 10x. Por su parte, el ajuste del enfoque (cuenta con dos ruedas, una central y otra para el ajuste de dioptrías) requiere de unos pocos minutos: en las instrucciones todo se detalla de forma clara y precisa.

Nada más sostenerlos, la primera impresión es que son especialmente ligeros; de hecho, solo pesan 530 gramos. Esta ligereza, sin embargo, no está reñida con que los binoculares ofrezcan un diseño especialmente resistente. La estructura, que es de aluminio, está bañada por una capa que además de antideslizante (para un mejor agarre), es impermeable y repele el polvo para una mayor durabilidad y resistencia al aire libre.

Otro detalle a tener en cuenta es que incorpora un sistema para que las personas que llevan gafas los utilicen cómodamente. Para finalizar, añadir que los prismáticos Slokey 10x42 vienen con una correa de neopreno, una funda de viaje, un par de gamuzas, tapas para las lentes y un adaptador para acoplarlos al teléfono móvil: para usarlos con el smartphone y reducir las posibles vibraciones, lo recomendable es añadir a este adaptador un trípode, debido a que incluye una rosca para ello.

Prismáticos Celestron Outland X 10x50

Como ha sucedido con el resto de binoculares, la primera toma de contacto es positiva. Así, ofrecen una construcción buena, un peso que sin ser el más ligero (768 gramos) garantiza que pueda trasladarse en los desplazamientos sin problemas y un diseño impermeable que repele la humedad, así como una cubierta protectora de goma. No obstante, la característica que más llama la atención es que han sido rellenados con nitrógeno: se debe a que el uso de este gas previene que las lentes se empañen.

A excepción de los prismáticos de Nikon, comparte con el resto un zoom de 10 aumentos que responde perfectamente. Además, junto a la propuesta de Olympus, el diámetro de su objetivo escala hasta los 50 mm, lo que significa que la cantidad de luz que penetra es mayor. De ahí que la luminosidad también lo sea.

En lo que se refiere al contraste la nitidez, las impresiones resultan igual de buenas mientras que el campo de visión se sitúe en torno a los 100 metros. Las ópticas empleadas han sido multitratadas. Como era de prever, los prismáticos Celesetron Outland X 10x50 utilizan un mecanismo de enfoque central. Se comercializa junto a una correa, un estuche de viaje, una gamuza y tapas para proteger las lentes de la parte delantera y trasera.

Prismáticos Nikon Aculon A211 8x42: la alternativa

En la caja se encuentran los siguientes accesorios: una correa ancha para llevarlos colgados al cuello, unas tapas para las lentes de los objetivos y otras para los oculares y una funda de transporte con relleno en el interior para protegerlos en los desplazamientos (la calidad de esta funda destaca sobre el resto).

Los binoculares Nikon Aculon A211 8x42, que pueden adaptarse a un trípode a través de una pieza que hay que adquirir por separado, como sucede con los Olympus 10x50 S, se ajustan y controlan de forma similar al resto. Por lo tanto, la curva de aprendizaje es bastante rápida.

Enseguida, cuando se tienen en la mano, es posible percibir la calidad y los acabados que ofrecen. Poseen, a este respecto, una estructura metálica recubierta por una goma dura que, además de facilitar un agarre firme, aporta una muy buena durabilidad. ¿Y el peso? Son 755 gramos, por lo que no se sienten incómodos al trasladarlos.

Además, el fabricante ha realizado un buen trabajo desde el punto de vista técnico gracias al empleo de un conjunto de lentes oculares asféricas con revestimiento multicapa. Los 42 mm del tamaño de la lente garantizan que entre la suficiente cantidad de luz para que las imágenes visualizadas se muestren nítidas y con un nivel de definición adecuado. Su zoom proporciona un aumento máximo de 8x.

Prismáticos Olympus 10x50 S

Este modelo de la japonesa Olympus tiene un diseño que gusta rápidamente por dos detalles: un cómodo agarre y una empuñadura con detalles texturizados en goma que favorece su manejabilidad. Totalmente extendidos, los binoculares alcanzan un ancho de 178 mm. Y aunque otros modelos se sienten más ligeros, sus 855 gramos no afectan de manera importante a su transporte. Se comercializan junto a varias tapas protectoras, una correa para el cuello de fino grosor y un estuche de viaje.

Con un aumento de 10x y un diámetro de la lente objetivo de 50 mm, se caracterizan por su sencillez de uso, de modo que es posible familiarizarse con ellos rápidamente. Así, la rueda de enfoque (que tiene un excelente recorrido) se sitúa en la parte central. Mientras, el control de ajuste de dioptrías se encuentra en el ocular derecho.

¿Cómo se ve con los prismáticos Olumpus 10x50 S? Gracias a la óptica que emplean, los resultados son bastante buenos en términos de luminosidad, nitidez y contraste. También en cuanto a la reproducción de los colores, dado que la cromática no resulta ni demasiado apagada pero tampoco saturada. Al caer la luz del día, los resultados son mejores de lo esperado, aunque en este apartado otros binoculares responden con más fidelidad.

Por último, comentar que el campo de visión que proporcionan es correcto y que el empleo de lentes asféricas minimiza las posibles distorsiones.

*Todos los precios de compra incluidos en este artículo están actualizados a 16 de diciembre de 2022.

[Recuerda que si eres usuario de Amazon Prime, todas las compras tienen gastos de envío gratuitos. Amazon ofrece un período de prueba gratuito y sin compromiso durante 30 días.]

Puedes seguir a EL PAÍS ESCAPARATE en Facebook e Instagram, o suscribirte aquí a nuestra Newsletter.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS