En la Roma de los romanos

La actriz Rebeca Sala nos descubre sus sitios favoritos de la ciudad para visitar y degustar auténtica comida italiana

La actriz Rebeca Sala.
La actriz Rebeca Sala.Víctor Ramírez

Actriz todoterreno, Rebeca Sala alterna las pantallas con el teatro. Ahora está de gira por España con Orlando, una versión teatral de la novela de Virginia Woolf. Pero, si tuviera tiempo, volvería a Roma.

¿Se siente turista en Roma?

La primera vez que fui, sí: viajé con unas compañeras de clase de italiano e hicimos el circuito típico más monumental. Pero al volver en noviembre de 2016, ya no, hice planes muy romanos con gente de allí.

¿Tuvo que esperar muchas colas?

No, porque en esa época está todo más vacío. Además, para visitar la Galleria Borghese compramos las entradas con antelación. Es una visita muy recomendable. La galería está inundada de arte por todas partes: además de pintura hay muchas esculturas, y los techos y suelos también están decorados. Al final no sabes dónde mirar.

Más información
10 razones para enamorarse de Roma
La fabulosa Roma de ‘Tosca’
Tres placeres verdes en Tívoli

Boletín

Las mejores recomendaciones para viajar, cada semana en tu bandeja de entrada
RECÍBELAS

Cuente uno de esos planes locales.

Cuando llevas varios días en Roma, el cuerpo te pide alejarte un poco de la pasta y la pizza. Así que fuimos a Zuma, un japonés espectacular en el centro. El interior es precioso, ocupa dos pisos del Palazzo Fendi.

¿Fue a alguna osteria secreta?

Sí, una muy cerca del Castel Sant’Angelo llamada Alfredo e Ada. Hacen comida auténticamente romana. Pedimos alcachofas. En Roma las cocinan de maneras muy diversas. Las recomiendo.

Descúbranos más lugares donde van los romanos.

Pues al barrio del Trastevere, a tomar el aperitivo vespertino. Pagas una bebida y tienes un bufé libre de picoteo. También el bar de copas Salotto 42, en Piazza di Pietra. Entras y te sientes en el salón de una casa muy bien decorada. Muy cerca está la Fontana de Trevi.

¿La vio entonces iluminada?

Sí. Es impresionante de noche, pero también de día, con el mármol reluciente bajo el sol. Recomiendo no ir a buscarla, sino más bien callejear y de repente aparecer junto a la Fontana. En las fotos parece encontrarse en una plaza espaciosa, pero en realidad está enmarcada en un espacio pequeño, lo que la hace aún más impactante.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS