Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Sequía Irak

La última plaga de Irak es la sequía

15 fotos

La falta de recursos hídricos por el cambio climático y la manera fallida de gestionarlos son las dos grandes grietas por las que el país se queda sin agua

  • El lago Hamrín es artificial, está ubicado al este de Irak y también es el depósito principal de abastecimiento de agua de los municipios y aldeas de la gobernación de Diyala, en el Kurdistán iraquí. Este año y el pasado, los niveles han alcanzado mínimos críticos, lo que ha afectado a los agricultores, ganaderos y pescadores de toda la región.
    1El lago Hamrín es artificial, está ubicado al este de Irak y también es el depósito principal de abastecimiento de agua de los municipios y aldeas de la gobernación de Diyala, en el Kurdistán iraquí. Este año y el pasado, los niveles han alcanzado mínimos críticos, lo que ha afectado a los agricultores, ganaderos y pescadores de toda la región.
  • Ahmad Adulrahman abre las puertas de su finca, en Kallar, donde durante décadas ha cultivado vegetales, hortalizas y cereales. No recuerda con exactitud cuándo fue la última vez que sus tierras recibieron agua de lluvia.
    2Ahmad Adulrahman abre las puertas de su finca, en Kallar, donde durante décadas ha cultivado vegetales, hortalizas y cereales. No recuerda con exactitud cuándo fue la última vez que sus tierras recibieron agua de lluvia.
  • Adulrahman muestra los restos de la última cosecha de trigo “Las estaciones han cambiado notablemente y las temperaturas están subiendo. Cada vez hace más calor durante mayor parte del año”, detalla el campesino.
    3Adulrahman muestra los restos de la última cosecha de trigo “Las estaciones han cambiado notablemente y las temperaturas están subiendo. Cada vez hace más calor durante mayor parte del año”, detalla el campesino.
  • “Es increíble. Ahora los cultivos se mueren y 20 años atrás aquí plantábamos arroz”, exclama el agricultor recordando los tiempos en los que el elevado caudal del río permitía irrigar las tierras.
    4“Es increíble. Ahora los cultivos se mueren y 20 años atrás aquí plantábamos arroz”, exclama el agricultor recordando los tiempos en los que el elevado caudal del río permitía irrigar las tierras.
  • Diyar es hijo de Ahmad, tiene a su cargo 150 cabezas de ganado con las que recorre la región en busca de pastos y agua para su supervivencia.
    5Diyar es hijo de Ahmad, tiene a su cargo 150 cabezas de ganado con las que recorre la región en busca de pastos y agua para su supervivencia.
  • “Como consecuencia de la falta de pasto, los animales pierden peso y son mucho más vulnerables a enfermedades e infecciones”, destaca Diyar.
    6“Como consecuencia de la falta de pasto, los animales pierden peso y son mucho más vulnerables a enfermedades e infecciones”, destaca Diyar.
  • Uno de los canales de riego que tiene su origen en el lago Hamrín se ha secado a su paso por la periferia de la ciudad de Diyala. Gran parte de los productores agrícolas y ganaderos de la región se encuentran en una situación crítica frente a la escasez de agua para el riego y los animales.
    7Uno de los canales de riego que tiene su origen en el lago Hamrín se ha secado a su paso por la periferia de la ciudad de Diyala. Gran parte de los productores agrícolas y ganaderos de la región se encuentran en una situación crítica frente a la escasez de agua para el riego y los animales.
  • Fátima (60) es matriarca de una familia de la región iraquí de Diyala. Generación tras generación su familia se ha dedicado a la producción agrícola y ganadera. La crisis del agua está amenazando de muerte a su ganado y sus cultivos. Supone otro golpe para una familia cuyos medios de vida y propiedades fueron atacadas y destruidas durante la ocupación del ISIS.
    8Fátima (60) es matriarca de una familia de la región iraquí de Diyala. Generación tras generación su familia se ha dedicado a la producción agrícola y ganadera. La crisis del agua está amenazando de muerte a su ganado y sus cultivos. Supone otro golpe para una familia cuyos medios de vida y propiedades fueron atacadas y destruidas durante la ocupación del ISIS.
  • Fátima junto a su hija Dika, de 27 años. Dos de sus niñas fueron alcanzadas por metralla durante un ataque del ISIS y se encuentran en casa, ya que la familia no tiene recursos para costear una internación en algún hospital.
    9Fátima junto a su hija Dika, de 27 años. Dos de sus niñas fueron alcanzadas por metralla durante un ataque del ISIS y se encuentran en casa, ya que la familia no tiene recursos para costear una internación en algún hospital.
  • Un médico que prefiere no citar su nombre atiende a una paciente en un centro de salud comunitario en Diyala. El personal del ambulatorio destaca un aumento de diez veces en el número de pacientes que presentan síntomas de enfermedades transmitidas por el agua y desnutrición desde que comenzó el período de escasez de agua a finales de 2020.
    10Un médico que prefiere no citar su nombre atiende a una paciente en un centro de salud comunitario en Diyala. El personal del ambulatorio destaca un aumento de diez veces en el número de pacientes que presentan síntomas de enfermedades transmitidas por el agua y desnutrición desde que comenzó el período de escasez de agua a finales de 2020.
  • Fadhili Hamad, un agricultor de 34 años de la provincia de Diyala, aprendió a cultivar vid junto a su abuelo. Desde pequeño lo acompañaba a la parcela para acomodar los brotes nuevos entre los alambres, podar, volver a enredar las ramas y cosechar cuidadosamente sin dañar las uvas.
    11Fadhili Hamad, un agricultor de 34 años de la provincia de Diyala, aprendió a cultivar vid junto a su abuelo. Desde pequeño lo acompañaba a la parcela para acomodar los brotes nuevos entre los alambres, podar, volver a enredar las ramas y cosechar cuidadosamente sin dañar las uvas.
  • Fadhili muestra el estado en el que ha quedado la cosecha de uva. Los agricultores locales no recuerdan un periodo de sequía tan prolongado como el actual.
    12Fadhili muestra el estado en el que ha quedado la cosecha de uva. Los agricultores locales no recuerdan un periodo de sequía tan prolongado como el actual.
  • Mohammed Mayahi (39) es un ganadero de la provincia iraquí de Diyala. La crisis del agua ha agotado el suministro de este líquido potable de su familia y ha matado el 20% de su rebaño de ovejas, su principal fuente de ingresos.
    13Mohammed Mayahi (39) es un ganadero de la provincia iraquí de Diyala. La crisis del agua ha agotado el suministro de este líquido potable de su familia y ha matado el 20% de su rebaño de ovejas, su principal fuente de ingresos.
  • “Ya no se trata solo de los animales. El agua potable se acaba y la poca que hay proveniente de los pozos tiene un sabor muy amargo. Así es imposible vivir”. Mohammed está considerando dejar sus tierras y su vida como ganadero para buscar otro trabajo en alguna ciudad.
    14“Ya no se trata solo de los animales. El agua potable se acaba y la poca que hay proveniente de los pozos tiene un sabor muy amargo. Así es imposible vivir”. Mohammed está considerando dejar sus tierras y su vida como ganadero para buscar otro trabajo en alguna ciudad.
  • El lago Hamrín, que alguna vez fue famoso por su variedad de peces y utilizado por cientos de pescadores tanto de la localidad como de otros lugares, ahora se ha secado drásticamente.
    15El lago Hamrín, que alguna vez fue famoso por su variedad de peces y utilizado por cientos de pescadores tanto de la localidad como de otros lugares, ahora se ha secado drásticamente.