Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Esther Cañadas, el regreso de un icono

Esther Cañadas, el regreso de un icono

8 fotos

Un clásico puede ser excitante. La top Esther Cañadas lo demuestra en estas fotografías, que recuperan el infalible blanco y negro. La modelo vuelve a una industria de la moda que nunca la ha olvidado, pero que ha cambiado lo suficiente para ser capaz de celebrarla hoy

  • La emblemática modelo de los noventa Esther Cañadas volvió hace un año y medio a las pasarelas tras más de diez de silencio. Cuando tenía 14 años, el sector de la moda empezaba a recelar de las jóvenes de medidas canónicas, melena rubia y ojos azules. “Llegué en un momento en el que se buscaban chicas más andróginas", recuerda la top. En la imagen lleva cazadora con cremallera y top de piel de cordero, ambos de Hermès, biquini de Isa Boulder y pendientes Clash, de Cartier. En la mano derecha, anillo Écrou en oro amarillo y anillo Clash en oro rosa, de Cartier. En la mano izquierda, reloj Tank Louis, de Cartier, y pulsera en oro rosa, sortija con inicial y anillo de oro amarillo con un diamante, todo de la colección Idalia, de Suarez.
    1La emblemática modelo de los noventa Esther Cañadas volvió hace un año y medio a las pasarelas tras más de diez de silencio. Cuando tenía 14 años, el sector de la moda empezaba a recelar de las jóvenes de medidas canónicas, melena rubia y ojos azules. “Llegué en un momento en el que se buscaban chicas más andróginas", recuerda la top. En la imagen lleva cazadora con cremallera y top de piel de cordero, ambos de Hermès, biquini de Isa Boulder y pendientes Clash, de Cartier. En la mano derecha, anillo Écrou en oro amarillo y anillo Clash en oro rosa, de Cartier. En la mano izquierda, reloj Tank Louis, de Cartier, y pulsera en oro rosa, sortija con inicial y anillo de oro amarillo con un diamante, todo de la colección Idalia, de Suarez.
  • Al final de la década de los noventa, Esther Cañadas era un rostro ubicuo en portadas y pasarelas de moda de todo el mundo.“Viví experiencias a las que de otro modo jamás hubiera accedido, pero es una profesión dura. Me perdí muchas cosa". En la imagen viste vaqueros y chaleco en lurex negro rayado de Emporio Armani, bañador en nailon negro de Ami Alexandre Mattiussi y cinturón de piel de Arturo Obegero.
    2Al final de la década de los noventa, Esther Cañadas era un rostro ubicuo en portadas y pasarelas de moda de todo el mundo.“Viví experiencias a las que de otro modo jamás hubiera accedido, pero es una profesión dura. Me perdí muchas cosa". En la imagen viste vaqueros y chaleco en lurex negro rayado de Emporio Armani, bañador en nailon negro de Ami Alexandre Mattiussi y cinturón de piel de Arturo Obegero.
  • Después de estos años alejada de las pasarelas que la encumbraron, esta albaceteña de 44 años criada en Alicante regresó de forma inesperada en 2020, cerrando el último desfile con público de Balmain, justo antes de que estallara la crisis sanitaria. En la imagen lleva chaleco de piel con cremallera de Christian Dior, camisa de seda de Maison Margiela, cinturón de esmoquin en seda y nailon de Burc Akyol, y pendientes Clash en oro rosa, de Cartier. En la mano izquierda, reloj Tank Louis, de Cartier, y pulsera Idalia en oro rosa, de Suarez.
    3Después de estos años alejada de las pasarelas que la encumbraron, esta albaceteña de 44 años criada en Alicante regresó de forma inesperada en 2020, cerrando el último desfile con público de Balmain, justo antes de que estallara la crisis sanitaria. En la imagen lleva chaleco de piel con cremallera de Christian Dior, camisa de seda de Maison Margiela, cinturón de esmoquin en seda y nailon de Burc Akyol, y pendientes Clash en oro rosa, de Cartier. En la mano izquierda, reloj Tank Louis, de Cartier, y pulsera Idalia en oro rosa, de Suarez.
  • Con su regreso, la modelo quiere demostrarle a su hija Galia, de seis años, que con esfuerzo e ilusión todo es posible: “Ahora que ha crecido, siento que puedo retomar mi trabajo, que también es mi gran pasión. Me apetece que ella sea testigo de lo que fue y es mi carrera". En la imagen, Cañadas navega en medio de en las aguas del Baix Empordá (Girona). Lleva cazadora y top en piel negro de cordero de Hermès.
    4Con su regreso, la modelo quiere demostrarle a su hija Galia, de seis años, que con esfuerzo e ilusión todo es posible: “Ahora que ha crecido, siento que puedo retomar mi trabajo, que también es mi gran pasión. Me apetece que ella sea testigo de lo que fue y es mi carrera". En la imagen, Cañadas navega en medio de en las aguas del Baix Empordá (Girona). Lleva cazadora y top en piel negro de cordero de Hermès.
  • Aterriza de nuevo en la moda en un momento en el que las redes sociales juegan un papel clave, pero confiesa que ella lo vive de otro modo: “Me abrí Instagram hace un par de años porque me insistieron mucho dos de mis mejores amigos, Ricky Martin y Jon Kortajarena. Yo misma llevo la cuenta, pero no soy muy activa porque no lo considero algo prioritario. Estoy en un momento en el que quiero desarrollar proyectos profesionales que reflejen mi esencia”, confiesa. En la imagen, viste albornoz de felpa y shorts de nailon de Prada. En la mano izquierda, reloj Tank Louis en oro rosa y correa de cuero, de Cartier, y pulsera Idalia en oro rosa, de Suarez. En la mano derecha, anillo Écrou en oro amarillo y anillo Clash en oro rosa, ambos de Cartier.
    5Aterriza de nuevo en la moda en un momento en el que las redes sociales juegan un papel clave, pero confiesa que ella lo vive de otro modo: “Me abrí Instagram hace un par de años porque me insistieron mucho dos de mis mejores amigos, Ricky Martin y Jon Kortajarena. Yo misma llevo la cuenta, pero no soy muy activa porque no lo considero algo prioritario. Estoy en un momento en el que quiero desarrollar proyectos profesionales que reflejen mi esencia”, confiesa. En la imagen, viste albornoz de felpa y shorts de nailon de Prada. En la mano izquierda, reloj Tank Louis en oro rosa y correa de cuero, de Cartier, y pulsera Idalia en oro rosa, de Suarez. En la mano derecha, anillo Écrou en oro amarillo y anillo Clash en oro rosa, ambos de Cartier.
  • Las firmas están reactivando la carrera de las supermodelos que triunfaron en los noventa, posiblemente alentadas por la necesidad de conectar con las consumidoras de mayor poder adquisitivo o por presumir de diversidad. El regreso de Cañadas es un ejemplo de esta nueva forma de entender la moda.  En la imagem, Cañadas posa frente a la cala de Sa Tuna, en la Costa Brava. Bañador asimétrico de Eres, gafas de Christian Dior, gargantilla dorada de Bottega Veneta y pendientes Clash en oro rosa, de Cartier.
    6Las firmas están reactivando la carrera de las supermodelos que triunfaron en los noventa, posiblemente alentadas por la necesidad de conectar con las consumidoras de mayor poder adquisitivo o por presumir de diversidad. El regreso de Cañadas es un ejemplo de esta nueva forma de entender la moda. En la imagem, Cañadas posa frente a la cala de Sa Tuna, en la Costa Brava. Bañador asimétrico de Eres, gafas de Christian Dior, gargantilla dorada de Bottega Veneta y pendientes Clash en oro rosa, de Cartier.
  • Esa nueva moda, que Cañadas percibe “más inclusiva y responsable, pero tan mágica como siempre” es a la que ha decidido volver. Su resurrección quedó en suspenso por el confinamiento, pero ha marcado el inicio de su segunda vida en la industria. La top lleva Jersey de tul y manga larga de Gucci, falda y mangas de lana virgen de Ann Demeulemeester, sujetador de piel de Drome, bufanda de Patou y pendientes Les Créoles Baguier, de Jacquemus.
    7Esa nueva moda, que Cañadas percibe “más inclusiva y responsable, pero tan mágica como siempre” es a la que ha decidido volver. Su resurrección quedó en suspenso por el confinamiento, pero ha marcado el inicio de su segunda vida en la industria. La top lleva Jersey de tul y manga larga de Gucci, falda y mangas de lana virgen de Ann Demeulemeester, sujetador de piel de Drome, bufanda de Patou y pendientes Les Créoles Baguier, de Jacquemus.
  • Reconoce que después de todo este tiempo alejada de la profesión, no volvería 20 años atrás "ni de casualidad". Sus vivencias personales la han ayudado a crecer y madurar y se siente satisfecha con todo ello y con su cuerpo. "Tengo ganas de comerme el mundo”. En la imagen, viste camisa de grogén y manga larga de Patou, biquini de fibrareciclada de Isa Boulder y pendientes Clash en oro rosa, de Cartier. Productor: Allan Vetier. Studio Manager: Lorenzo Profilio. Asistentes de fotografía: Federica Falcone y Nereis Ferrer. DIT: Amets Iriondo. Modelo: Esther Cañadas (View Management). Asistente de estilismo: Marie Soares. Maquillaje y peluquería: Lili Choi (Calliste Agency). Asistente de maquillaje y peluquería: Tie Toyama (Calliste Agency). Productora: CAP Dept. Directora de producción: Marti Resta Saurí. Asistentes de producción: Jorge Sierra y Gerardo Sesin.
    8Reconoce que después de todo este tiempo alejada de la profesión, no volvería 20 años atrás "ni de casualidad". Sus vivencias personales la han ayudado a crecer y madurar y se siente satisfecha con todo ello y con su cuerpo. "Tengo ganas de comerme el mundo”. En la imagen, viste camisa de grogén y manga larga de Patou, biquini de fibrareciclada de Isa Boulder y pendientes Clash en oro rosa, de Cartier. Productor: Allan Vetier. Studio Manager: Lorenzo Profilio. Asistentes de fotografía: Federica Falcone y Nereis Ferrer. DIT: Amets Iriondo. Modelo: Esther Cañadas (View Management). Asistente de estilismo: Marie Soares. Maquillaje y peluquería: Lili Choi (Calliste Agency). Asistente de maquillaje y peluquería: Tie Toyama (Calliste Agency). Productora: CAP Dept. Directora de producción: Marti Resta Saurí. Asistentes de producción: Jorge Sierra y Gerardo Sesin.