Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
BLOGS Por ANA ALFAGEME

Ocho consejos para cuidar a nuestros perros en tiempos de confinamiento

Procuremos estar atentos a la alimentación, la limpieza y la socialización de las mascotas; su vida normal también ha quedado en suspenso

Una mujer con mascarilla pasea a su perro en Las Palmas de Gran Canaria.
Una mujer con mascarilla pasea a su perro en Las Palmas de Gran Canaria. EFE

La situación de confinamiento no solo ha alterado la vida cotidiana de los humanos, también la de nuestras mascotas. En el caso de los perros, Federico Vilaplana, expresidente del Colegio de Veterinarios de Cádiz, nos hace estas ocho recomendaciones para su mejor cuidado mientras dure el periodo de cuarentena:

1. Reducir la ingesta de comida. Como ahora los animales no se pueden ejercitar tanto como estaban acostumbrados, es conveniente reducir la cantidad de comida en un 10%.

2. Ojo a las chucherías. También para evitar sobrepeso, durante el confinamiento no debemos cambiar sus hábitos alimenticios. La estrecha convivencia de esta época nos lleva a ser más laxos en nuestras costumbres y a darle al animal más chucherías que se traducirán en aumento de peso.

3. Enseñémosle a usar la cinta andadora. Si tenemos una cinta andadora en casa, podemos enseñar al animal a caminar sobre ella. Hay que tener en cuenta que ese aprendizaje requiere tiempo. Si forzamos al animal a subirse y usarla, puede tomarle miedo a la cinta y no querer montarse en ella. Por eso, primero conviene subirse a la cinta con él en brazos y lo acariciaremos y le daremos pequeñas recompensas. La idea es que identifique la cinta como un lugar agradable. En YouTube podemos encontrar varios tutoriales, como este, este otro o este.

4. No es momento de socializar. Cuando saquemos el perro a la calle hay que evitar que se relacione con otros perros. Evitemos también que los extraños lo acaricien, para evitar que porte el virus sobre su pelaje. En la calle, permanezcamos el tiempo mínimo.

5. Lavar las almohadillas al volver a casa. Tan pronto como volvamos a la casa, lavemos las almohadillas o pulpejos con agua jabonosa usando una simple bayeta. Después, enjuaguemos con otra bayeta humedecida con agua.

6. Atención a la educación de los cachorros. Los cachorros a los que ha pillado el confinamiento en fase de socialización lo van a tener más difícil incorporarse al "mundo exterior" cuando pase esta crisis sanitaria. Se habrán saltado el periodo de aprendizaje. Hablamos de los animales que durante los primeros meses de sus vidas no se han enfrentado a subirse a un ascensor, bajar por unas escaleras, los ruidos de motos y coches o no haber visto a personas con paraguas, sillas andadoras o simplemente un bastón, elementos que les impactan. La exposición a cualquiera de estas pruebas de la vida cotidiana puede desencadenar en los perros una reacción patológica que, si no se soluciona rápidamente, hará que estos animales desarrollen fobias, más frecuentes de lo que pudiera parecer. Un consejo útil: saquemos al cachorro al balcón en el momento en que las personas dan los aplausos a los sanitarios o cuando pasa una ambulancia y, al tiempo, démosle una pequeña recompensa para que asocie esos ruidos a algo normal. Si no, cuando tenga cinco meses y salga a la calle será un perro asustadizo.

7. A ratos, separemos al cachorro de nosotros. El tiempo que ahora pasamos en familia y con el cachorro puede malacostumbrarlo. Cuando recuperemos la normalidad, el animal puede desarrollar ansiedad por separación. Recomendamos que el perro permanezca separado y solo en otro cuarto durante un rato al día, para ir así desapegándolo. De lo contrario, en el futuro sufrirá mucho la ausencia de los miembros de la familia.

8. Vacunas y cuidados veterinarios, siempre imprescindibles. A pesar de la situación de excepcionalidad que estamos viviendo, el perro tiene que seguir su calendario de vacunaciones y desparasitaciones con su veterinario. Consultemos también con el profesional cualquier modificación del carácter que detectemos en el animal.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >