Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los hijos de Pilar de Borbón se hacen cargo de su herencia

Simoneta y Bruno Gómez-Acebo son ya administradores solidarios de la sociedad que controla el patrimonio inmobiliario de la familia

Los hijos de la infanta Pilar, en el funeral por su madre.
Los hijos de la infanta Pilar, en el funeral por su madre. GTRES

Las muestras de cariño que siguieron al fallecimiento de la infanta Pilar de Borbón, el pasado 8 de enero, han dejado muy tranquilos a sus cinco hijos, Simoneta, Juan, Bruno, Beltrán y Fernando, que también se han manifestado en numerosas ocasiones sobre el carácter afectuoso de su madre. Su exnuera, la modelo Laura Ponte, muy afectada por su muerte, no ha dudado en afirmar a los medios de comunicación: “Todo el cariño que ha recibido la familia en el funeral demuestra la cantidad de gente que la quería porque era todo corazón. Era una mujer que tenía amor para todos”.

Después de asumir su pérdida y de que Simoneta, la mayor de los hermanos, haya superado una neumonía que la llevó a estar ingresada en un hospital una semana después de la muerte de su madre, ha llegado el momento de hacerse cargo de la herencia de su madre. Este mismo martes el Boletín Oficial del Registro Mercantil publicaba que Simoneta Gómez-Acebo y su hermano Beltrán son ya los administradores solidarios de la empresa patrimonial de la familia, San Jacobo SL, que gestionaba su madre hasta el momento de su fallecimiento.

La Infanta con su hija Simoneta, en una de sus últimas apariciones públicas.
La Infanta con su hija Simoneta, en una de sus últimas apariciones públicas. GTRES

Esta sociedad, que constituyó Luis Gómez-Acebo, marido de la infanta Pilar, en 1967– es a través de la que se ha gestionado tradicionalmente el patrimonio familiar. Y su esposa pasó a ser su administradora única en 2004. En la sociedad está incluido un piso de más de 300 metros cuadrados en la calle Velázquez de Madrid, un inmueble valorado en unos 2,5 millones de euros.

Antes, en 1999, la sociedad adquirió una parcela de 1.200 metros cuadrados en Calviá donde la familia construyó una vivienda en la que han pasado muchos veranos desde entonces. El mismo año también se compró un piso pequeño en la calle Mayor de Madrid, que ha sido vendido recientemente.

Además de las viviendas que se encuentran dentro de San Jacobo, la familia también es propietaria de una vivienda de 1.000 metros cuadrados en una parcela de 2.400 metros cuadrados situada en la urbanización Puerta de Hierro de Madrid. Allí ha vivido Pilar de Borbón hasta su muerte y allí vivía con ella Fernando, el menor de sus hijos, después de su separación. Una casa que ha sido núcleo de numerosas reuniones familiares y a la que acudía con frecuencia el rey Juan Carlos en busca de calor familiar y comida casera.

También la infanta y sus cinco hijos son socios de una sicav, Gavijosa Finanzas, que gestiona sus inversiones, un punto que tendrán que actualizar con los nuevos datos una vez fallecida Pilar de Borbón. Una vida holgada pero sin grandes lujos, en la que todos los hijos trabajan pero que ahora van a recibir lo que quede de la fortuna de sus padres. La infanta Pilar recibió de su padre, Juan de Borbón, 131,4 millones de pesetas (unos 780.000 euros) cuando murió en 1993 y antes, en 1991, los réditos del trabajo de su esposo, Luis Gómez-Acebo que falleció ese año a causa de un cáncer linfático.

En cualquier caso se trata de trámites de carácter legal para resolver la herencia, ya que los cinco hermanos de la infanta ya se encargaban desde hace tiempo de gestionar el patrimonio familiar en el que también se incluyen fondos de pensiones de su madre, joyas y recuerdos familiares.

 

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >