Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Suplantan la identidad de Carlos Felipe de Suecia con fines lucrativos

La casa real sueca advierte de que una página web falsa que solicitaba una donación económica para una fundación en nombre del príncipe

Carlos Felipe de Suecia
Los príncipes Carlos Felipe y Sofía de Suecia, en Estocolmo, el pasado noviembre.

Ni la realeza se libra de las amenazas de Internet. El príncipe Carlos Felipe de Suecia ha sido el último miembro de una monarquía víctima de una suplantación de identidad con fines lucrativos. Según informó la propia casa real sueca hace unos días, una página web falsa enviaba invitaciones solicitando una donación económica en nombre del príncipe.

"Ha llegado al conocimiento de la corte que existe un site web falso que dice representar a Su Alteza Real el príncipe Carlos Felipe, con una fundación que opera en su nombre", comienza diciendo el mensaje oficial de la casa real. “Esta página web envía invitaciones para supuestos eventos y pide a los destinatarios que donen dinero a una fundación a nombre de Carlos Felipe. Todas las comunicaciones se remiten en inglés. La Casa Real de Suecia desea informar que el sitio web es falso y no representa ni a Su Alteza Real ni a la fundación”, culmina el comunicado anunciando que la situación ya estaba en conocimiento de la policía y que se están tomando las medidas pertinentes.

Los hackers han ido a dar con un príncipe muy preocupado por la seguridad digital. Tanto él como su esposa, la princesa Sofía de Suecia, padres de dos hijos –Alexander, de casi cuatro años, y Gabriel de dos–, siempre se han mostrado muy concienciados sobre la necesidad de proteger a los niños de las inseguridades de Internet y el año pasado participaron en el lanzamiento de una guía para padres, destinada a facilitar que puedan guiar a sus hijos sobre cómo utilizar Internet y las redes sociales. “Los padres a menudo sienten que carecen de conocimientos sobre nuevas aplicaciones o tendencias. Esta brecha entre niños y adultos es el mayor obstáculo para la comunicación. Y eso es lo que queremos que cambie este libro”, afirmaban Carlos Felipe y Sofía de Suecia en su colaboración con dicha guía.

Pero el príncipe Carlos Felipe no ha sido el único miembro de la realeza afectado. El pasado mes de agosto, Alexia de Holanda, la segudna de las tres hijas que tienen los reyes Guillermo y Máxima de Holanda, era suplantada en las redes sociales con perfiles falsos en los que se publicaban fotografías suyas haciéndose pasar por oficiales. Y hace dos años el príncipe Alberto de Mónaco fue víctima de una suplantación de identidad por parte de una banda organizada que ha utilizado su nombre y su imagen para extorsionar a varias personas residentes en Mónaco.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >