Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una modelo de origen iraní recibe amenazas por oponerse a la guerra

Megan Pormer acudió a los Grammy con un traje que combinaba las banderas de Irán y EE UU

Megan Pormer
Megan Pormer, a sus llegadas a los Grammy. GTRES

¿Es posible el entendimiento entre Irán y Estados Unidos? Cualquiera que siga un poco las noticias internacionales dirá que no. Megan Pormer discrepa. La modelo de origen iraní aprovechó su asistencia a los Grammy, el último domingo de enero, para dejarlo claro. El vestido de lentejuelas rojas que lució llevaba sobreimpreso “no war” (no a la guerra), un corazón y el nombre de Irán, además de una capa con media bandera iraní y media bandera estadounidense. Ahora denuncia que recibe amenazas por ello.

“MI PROPIA GENTE de Irán me está enviando AMENAZAS DE MUERTE sin que haya hecho nada equivocado. Solo porque deseé la paz entre EE. UU. e Irán estoy siendo atacada por muchos iraníes”, ha escrito este miércoles en su Twitter.

El atuendo no era nada del otro mundo, pero el mensaje resultaba rompedor. Apenas unas semanas antes, Washington y Teherán habían estado a punto de ir a la guerra después de que el Ejército norteamericano asesinara a un relevante general iraní en Irak y los militares iraníes respondieran bombardeando dos bases estadounidenses en ese país. No pasó desapercibido entre los medios que cubrían la gala. Y Pormer, de 27 años, agradeció a través de sus redes sociales que se hubieran hecho eco de su gesto.

Pero entonces empezó a recibir todo tipo de críticas. Desde quienes le afeaban su atuendo a quienes criticaban que en la bandera iraní hubiera desaparecido el símbolo de la República Islámica, pero no estuviera el león y el sol de la enseña prerrevolucionaria. Unos han malinterpretado su vestido como una muestra de apoyo al régimen; otros la acusan de lo contrario. Muchos de los comentarios que aparecen en su Twitter parecen obra de trolls.

“Intentaba defender a mi gente. Quería mostrarle al mundo que el pueblo iraní es diferente del régimen. Pero a cambio estoy siendo atacada POR MI PROPIA GENTE”, explicaba incrédula en sus redes sociales.

Pormer, que ha crecido fuera de su país y según la biografía de su página web es doctora en ingeniería médica, además de Miss Dubai 2019, ha complicado aún más las cosas haciendo público su apoyo al presidente Donald Trump. “Apoyo con orgullo el mensaje de @realDonaldTrump sobre Irán durante su discurso del Estado de la Unión”, ha posteado en Instagram donde tiene 1,8 millones de seguidores.

El mandatario estadounidense dijo que Teherán “debe abandonar su búsqueda de armas nucleares, dejar de expandir el terror, la muerte y la destrucción, y comenzar a trabajar por el bien de su pueblo”. También se refirió al general iraní asesinado por orden suya como “como el carnicero más despiadado del régimen iraní, un monstruo que asesinó o hirió a miles de militares estadounidenses en Irak”. Cientos de miles de iraníes, millones según el régimen, acudieron a sus funerales, en una aparente muestra de la popularidad de que gozaba.

Pormer, que representa justo lo opuesto de la mujer cubierta de la cabeza a los pies que promueve la República Islámica, ha declarado a la web de cotilleos The Blast que se animó a expresarse políticamente tras haber visto que “Trump hizo algunos tuits en persa en apoyo de los iraníes”, pero que hasta ahora había evitado hablar sobre sus orígenes. “Me han acusado de ser miembro del ISIS o del régimen iraní [que responden a dos ideologías opuestas] y me han llamado de todo. Pero me aterroricé cuando vi todos los mensajes que amenazaban con hacer me daño”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >