Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los actores Bollywood se pronuncian sobre temas sociales y políticos

Deepika Padukone es la primera mega-estrella del cine indio en mostrar compromiso ante las protestas nacionales. Una nueva generación parece estar cambiando la industria en su forma y fondo

Nandita Das, Deepika Padukone y Aamir Khan.
Nandita Das, Deepika Padukone y Aamir Khan. Reuters / Cordon Press

Bollywood es tan conocido por los números musicales de sus cintas como por la ausencia de voces críticas contra los males que afectan a una sociedad en desarrollo y afectada por una desigualdad extrema. Es el principal medio de comunicación de masas en India, donde sus estrellas pasan por admirados semidioses. Pero la principal industria cinematográfica de Asia —continente más poblado— parece estar cambiando, en forma y fondo. Producciones comerciales prescinden de los tradicionales bailes de sus gloriosas décadas de oro y se atreven con historias de calado social, con repartos multimillonarios. Mientras algunas estrellas del celuloide alzan la voz para denunciar cuestiones socio-políticas tanto dentro como fuera de Bollywood.

Nuevos vientos sacuden alfombra roja y estudios de la primera industria productora del mundo y la segunda que más factura, después de Hollywood. El cine estadounidense siempre ha sido crítico y contestatario, a diferencia de su contraparte indio. En Bollywood, estrellas y producciones, están amedrentadas por su deuda con el patronazgo de las autoridades y la pérdida de prestigio que su conciencia social puede acarrear. En 2015, uno de los actores indios más influyentes, Aamir Khan, manifestó preocupación por los ataques a minorías, causando la respuesta radical en redes sociales y el boicot de sus producciones. Eso demostró la repercusión que tienen 1.300 millones de potenciales espectadores dentro de India —más varias decenas fuera de sus fronteras. Desde entonces, no se ha escuchado crítica alguna hacia la situación socio-política del país.

Deepika Padukone, en Mumbai (India), este viernes.
Deepika Padukone, en Mumbai (India), este viernes. AFP

Deepika Padukone, actual heroína del cine de Bollywood, tuvo un gesto arriesgado y fuera del entorno cinematográfico. Hace un par de días, visitó a universitarios que habían sido atacados por juventudes de la derecha radical india actualmente en el gobierno. La actriz, top ten de las mejor pagadas del mundo y única mujer entre las 10 más influyentes del planeta, es la única mega-estrella de Bollywood que ha reaccionado ante la violencia sufrida por quienes se manifiestan contra el gobierno.

Desde que empezaron las protestas callejeras en India, a finales del año pasado, parte de la sociedad y artistas de Bollywood menos conocidos reclamaban que las élites del cine —líderes de opinión— mostrasen públicamente su postura ante la represión estatal. Pero el miedo a la repercusión comercial en sus trabajos mantiene a muchos en silencio. Las reacciones al gesto de Deepika Padukone, no se han hecho esperar y muchos de sus seguidores han mostrado apoyo a la actriz y a los manifestantes, mientras que las críticas y amenazas se suceden en redes sociales. De promoción con una película sobre los ataques de ácido a las mujeres indias (Chhapak), que actúa y produce por primera vez, la actriz arriesga pérdidas económicas por el boicot a su cinta pero muestra el compromiso político y social de una nueva generación en Bollywood.

Pero no es la única. Sobre todo las actrices parecen dispuestas a romper el techo de cristal que les separa del resto de la sociedad india. En octubre de 2018, el movimiento #MeToo llegaba a Bollywood un año después de que lo hiciese al otro lado del globo. Las élites socio-económicas del cine se atrevieron por fin a airear la situación de la mujer india en una sociedad marcada por la violencia machista. Las denuncias y querellas por acoso empezaron con compañeros de profesión y llegaron hasta ministerios del gobierno, pasando por periodistas y jueces. Sin apenas repercusión penal debido a la connivencia del poder judicial y político en India, aquel ciclón, sin embargo, demostró el liderazgo femenino en la disensión de las élites.

Hace un mes, un grupo de caras conocidas de Bollywood, lideradas por la actriz Nandita Das, crearon India's Got Colour. Con este lema televisivo, la campaña en medios y redes sociales visibiliza la discriminación hacia la población india de piel más oscura. Como en otras sociedades asiáticas, la tendencia a clarear la piel por razones estéticas y de más estatus social afecta no solo los castings para la industria audiovisual india, sino también las relaciones sociales. Así, el grupo de India's Got Colour produjo un vídeo musical en el que se muestra ejemplos diarios de este tipo de racismo en tono de humor aunque con el fuerte mensaje de animar a la sociedad a denunciar estas situaciones tanto en el entorno familiar como en el profesional.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >