Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mi hijo tiene miedo de Papá Noel, ¿qué puedo hacer?

La imaginación de los niños menores de cuatro años puede dispararse en la dirección contraria esperada por los adultos y hacerles desconfiar de unos señores con barba

¿Todos los niños deben adorar a los Reyes Magos y Papá Noel? No. De hecho, es habitual que los pequeños menores de cuatro años les tengan miedo. “A la mayoría de los pequeños, les dan miedo estos seres mágicos que están muy presentes con formas bastante diversas y sobre todo en varios sitios a la vez y con tanto poder como para entrar en tu casa, dejar regalos sin que les vea nadie y comerse algo. Cómo no les va a dar miedo algo así. Al fin y al cabo, Papá Noel es un señor mayor con barba muy blanca y, por lo general, con cejas negras, que nos invita a sentarnos en su regazo, a decirle si hemos sido buenos o malos y a pedirle regalos, sin conocerle de nada”, comenta Abel Domínguez, psicólogo infantojuvenil, director de Domínguez Psicólogos.

Los personajes navideños son a los únicos a quienes los progenitores dejan acceder a casa de noche, mientras toda la familia duerme y eso puede disparar la imaginación de un niño menor de cuatro años, para bien o todo lo contrario. Lo habitual, es que los adultos le aconsejen y adviertan a sus hijos que no se acerquen a los extraños, pero esta excepción que se presenta una vez al año, puede desconcertar a los niños, porque la lógica infantil también existe y “¿en qué cabeza cabe que tres señores con sus barbas, camellos y tres pajes pasen por tu salón y dejen sus regalos si han sido buenos los niños? Aunque el componente de la magia esté presente, el hecho de que ocurran situaciones poco verosímiles de un día para otro, puede asustar al niño y más si añadimos el mensaje de que los regalos son solo para quienes se han portado bien, con lo cual existe un juicio previo con respecto a su comportamiento. Si los niños imaginan que han sido malos, les puede crear tensión y evitar que disfruten durante la cabalgata o cuando van a entregar la carta a los Reyes”, comenta el psicólogo Abel Domínguez.

La empatía y la tolerancia son fundamentales a la hora de entender a un niño que se sale del patrón habitual y muestra miedo y desconfianza con Papá Noel y los Reyes Magos. “Los adultos deberíamos replantearnos muchas cosas con respecto a la visión que ellos tienen de estos personajes navideños porque les transmitimos esta tradición con todo el cariño del mundo y con ilusión, pero hasta que los pequeños logran interiorizarla les lleva su tiempo, porque tienen que gestionarlo y acostumbrarse. Por ello, hay que entender su desconfianza”, aclara Domínguez.

Niños que tienen pesadillas con los Reyes Magos y Papá Noel

El hecho de que los personajes navideños que traen los regalos a casa aparezcan una vez al año y suela ser en escenarios virtuales, como a través de la televisión, crea inquietud y miedo en los niños de menos de cuatro años, “que necesitan establecer vínculos afectivos reales a través de la interacción habitual con las personas para tener confianza. Pero, en este caso, los adultos les dicen que tienen que querer a los Reyes Magos y Papá Noel; ser sus amigos, sentarse en sus rodillas, darles besos, pedirles regalos o contar cómo se han portado durante el año”, explica María José Lladó, psicopedagoga del centro Acimut Bienestar.

Los niños que temen a los personajes navideños pueden tener “pesadillas y solo quieren ver a los Reyes Magos por la televisión; nada de sentarse en sus regazos o hablar con ellos. Sin embargo, los padres, a veces, les forzamos a que los integren en sus vidas, sin darnos cuenta de que cuando son muy pequeños no están preparados para hacerlo, porque todavía no existe el desarrollo cognitivo que lo permite. Podemos desarrollarles la ilusión y la fantasía, pero sin forzar que tengan que hacer algo que no quieran”, aclara la psicóloga María José Lladó.

Cómo ayudar al niño a gestionar su miedo a Papá Noel y los Reyes Magos

Cada niño es diferente con respecto a su percepción de la parafernalia navideña y cuando superan los seis años de edad desaparecen los miedos y la desconfianza que puedan tener con respecto a los Reyes Magos y Papá Noel. Mientras lo consiguen, desde casa se les puede ayudar con estas pautas, como:

  • Respetar sus ritmos y no imponerles comportamientos o forzar situaciones con respecto a su relación con los personajes navideños.
  • Empatizar con los niños para comprender y respetar sus miedos.
  • Escribir con ellos la carta a los Reyes Magos para evitar que el niño con miedo tenga que hablar con un extraño y pedirle sus regalos.
  • Hablar con el resto de familiares para informar del miedo del niño y evitar que, de forma bienintencionada, alguien se disfrace de Papá Noel o rey mago e intimide al niño.
  • Intentar mantener la ilusión del niño con respecto a la magia que rodea a los Reyes Magos y Papá Noel, a menos que el pequeño demande la verdad. En este sentido, también influyen los valores y creencias particulares de cada familia y el hecho de que hermanos o primos mayores les cuenten a los más pequeños la realidad sobre cómo llegan los regalos navideños a casa.
  • Quitar hierro al hecho de que el niño sienta y perciba a los personajes navideños de manera diferente del resto de niños de su edad.
  • Acompañar con respeto al niño, sin forzar ni intentar cambiar su sensibilidad, por muy diferente que resulte con respecto a lo habitual.

Puedes seguir De mamas & de papas en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información