Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Otros extractos de las memorias de Rajoy: su opinión sobre Aznar, Sánchez y los nuevos partidos

El expresidente aborda en ‘Una España mejor’ sus relaciones con su predecesor en el PP y con el líder del PSOE y critica el cesarismo en las formaciones políticas recién llegadas

Mariano Rajoy, con José María Aznar, en la convención nacional del PP celebrada el 23 de enero de 2015.
Mariano Rajoy, con José María Aznar, en la convención nacional del PP celebrada el 23 de enero de 2015.

"Mientras estuve al frente del PP gocé de un apoyo y lealtad admirables"

21 de diciembre de 2015. El PP gana las elecciones pero pierde la mayoría. Aparece Aznar

Al día siguiente de las elecciones, cuando en la dirección del partido estábamos ocupados en lo prioritario, que era intentar la formación de Gobierno, el expresidente José M.ª Aznar se presentó ante el Comité Ejecutivo del partido, algo que había hecho en escasísimas ocasiones, para solicitar un congreso abierto del PP. En los meses posteriores insistieron en la misma idea algunos grupos muy ideologizados, muy críticos hacia mi persona, aunque de implantación escasa, cuando no inexistente, en el Partido Popular. Esas propuestas nunca encontraron eco en la organización. Afortunadamente, mientras estuve al frente del Partido Popular gocé de un apoyo y una lealtad admirables por parte de la mayoría de mis compañeros en el partido y de los ministros de mi Gabinete. A cuatro de ellos se les planteó la posibilidad de sustituirme como jefe del Ejecutivo. A mi juicio, hay que tener tanta osadía como ignorancia para ir ofreciendo alegremente la presidencia del Gobierno de España por los restaurantes de Madrid. Por mucho poder que se tenga o muy bien situado que se esté, tal comportamiento no resulta admisible en una democracia consolidada. Tres de las personas tentadas me lo vinieron a contar inmediatamente. El cuarto, supongo que porque no le dio la menor importancia, no consideró necesario hacerlo. Y no lo hizo.

  "Pedro Sánchez no estaba dispuesto a nada"

Diciembre de 2015, tras las elecciones. Ronda de contactos que Rajoy inicia con los líderes políticos con la idea de lograr una gran coalición

Inicié una ronda de contactos con los distintos líderes políticos y a todos ellos les presenté la propuesta de coalición, con toda claridad. El problema fue que la conversación con el líder del Partido Socialista, Pedro Sánchez, duró poco porque no estaba dispuesto a nada. Me dijo que él en ningún caso iba a apoyar o propiciar ningún tipo de acuerdo con el Partido Popular. Su rechazo fue inmediato. No hubo opción a nada. Ni siquiera me explicó los porqués de su posición. Todavía hoy me llama la atención aquella actitud, aquella insólita y rotunda negativa, ya no a pactar, sino sencillamente a escuchar mi propuesta. Yo he tenido enormes discrepancias con otros dirigentes políticos a lo largo de mi vida, pero nunca rechacé el diálogo con ellos. El diálogo es una pieza indispensable de la política; diría más: es un gesto de civilización. (…) Tal vez por eso se ejercita tan poco en estos tiempos de fragmentación cuando, en teoría, debería ser más necesario que nunca.

 "Hemos descubierto comportamientos no tan virtuosos en los nuevos partidos"

Rajoy critica a los que venían a regenerar el panorama político español

Con el paso del tiempo hemos llegado a descubrir algunos comportamientos no tan virtuosos en los nuevos partidos y en la nueva política. Me refiero, por ejemplo, al cesarismo, esa forma de dirigir los partidos como si fueran sectas con absoluto desprecio al diálogo y en el que a los discrepantes solo se les deja el camino del exilio o el menosprecio. También rechazo esa obsesión por la táctica, el relato y la imagen como únicos elementos de la actividad política convertida en pura teatralidad, sin reflejo alguno en la gobernanza del país. Hablo de la intransigencia, de esa necesidad imperiosa de marcar un territorio electoral que hace casi imposible los acuerdos; del deterioro institucional que se observa en las sesiones parlamentarias (…) He oído hablar mucho de regeneración a los líderes de la nueva política y he recibido muchas críticas por no conducirme como ellos. Pero en apenas un par de años esos nuevos partidos han perdido el lustre de las cosas recién estrenadas y han demostrado ser en muchas cosas peores que aquellos a quienes venían a enseñar el camino de la virtud.

Mariano Rajoy es licenciado en Derecho y registrador de la propiedad. Fue presidente del Gobierno de España por el PP de 2011 hasta 2018. Estos extractos son un adelanto editorial de sus memorias políticas, ‘Una España mejor’, que Plaza & Janés publica el 3 de diciembre.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información