Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La modelo Inés Sainz, despedida tras anunciar que sufría cáncer

La ex miss España ha explicado que, dos días después de contar su diagnóstico, una empresa para la que trabajaba y de la que ha preferido no desvelar la identidad le rescindió el contrato

Inés Sainz, en un acto en Madrid en enero de 2019. En el vídeo, la modelo explicando la rescisión de su contrato.

La exmodelo bilbaína Inés Sainz tiene cáncer de mama. Así lo contó ella misma a finales de septiembre a sus seguidores a través de sus redes sociales y de su canal de YouTube. Desde el principio la modelo trató de comunicarlo con naturalidad. Desde entonces ha ido contando paso a paso cómo ha vivido las revisiones, pruebas y tratamientos, cómo se ha librado de la quimioterapia y solo van a tener que darle radio. Sin embargo, estos días ha dado a conocer una cuestión que va más allá. Según relata, una empresa de cosméticos para la que trabajaba como directora de comunicación —y no como imagen, como se había dicho en un primer momento— ha decidido prescindir de ella al conocer su enfermedad.

En concreto, se trata de una pequeña compañía familiar de Bilbao, cuyo nombre no ha querido desvelar. "Efectivamente, el cliente no ha pagado", explica ella a sus 11.000 seguidores de Instagram. "Le he estado dando muchas vueltas y mi madre me educó como señora, así que no diré la marca. Eso que ganan. Pero no quiero destruir la reputación de una familia que sé que tiene una hija y ellos no han tenido en consideración la mía, pero yo estoy en rollo paz y amor", dice en un vídeo de su perfil de Instagram.

Según explica, la compañía para la que llevaba trabajando dos años y medio le ha dejado a deber una factura de mil euros, algo que para ella le supone "un destrozo, como a cualquier autónomo". En conversación telefónica con EL PAÍS, Sainz cuenta que esa firma no le dijo que ese era el motivo, pero que la echaron dos días después de comunicarles su enfermedad. "Conocieron que tenía cáncer, se esperaron a que terminara un trabajo que tenía con ellos que era mandar una nota de prensa anunciando sus productos y, dos días después, me despidieron", cuenta la exmodelo

La que fue Miss España en 1997, cuando tenía 21 años, está indignada porque incumplieron su contrato. "En todos mis contratos especifico en una cláusula que para rescindir de mis servicios hay que avisar con un mes de antelación, y ellos no lo hicieron", indica señalando que fue el mismo día que la operaron cuando le comunicaron a su abogado que dejaban de contar con ella. Sainz explica que la firma lo niega y aseguran que si fuese cierto les hubiese demandado. "No lo hago porque son 1.000 euros y, aunque son míos, no me merece la pena meterme en abogados y denuncias y dedicar a este asunto tiempo y gastos", explica. Este periódico se ha puesto en contacto con la empresa de la que la modelo no ha dado el nombre en ningún momento y una de sus responsables ha negado cualquier tipo de incumplimiento de contrato, y también se niega a que el nombre de la firma aparezca ligado a este asunto.

La exmodelo no se esperaba todo el revuelo que se ha creado a raíz de su denuncia en las redes sociales, pero se alegra porque a su vez, se está dando mayor visibilización y concienciación sobre la enfermedad que le afecta. "La respuesta que estoy teniendo por parte de todos es muy positiva", dice y asegura que está recibiendo multitud de mensajes de agradecimiento de otras personas que también padecen cáncer. "Desde que fui Miss España me enamoré de este mundillo, pero la fama me asustó, así que decidí seguir en él desde el otro lado", afirma reconociendo que este revuelo le ha sacado de su deseado anonimato y admitiendo que le están saliendo ofertas de trabajo para cuando se reincorpore a la vida laboral.

Sainz, de 44 años, ha ido contando a sus seguidores la evolución de su enfermedad. Uno de sus vídeo más emotivos lo publicó el pasado 29 de octubre. Llorando ante la cámara y sin gota de maquillaje —algo de lo que ella misma se burlaría días después— anunciaba contenta: "¡No hay quimio! No hay quimio, me he librado". "Tenéis que ir al ginecólogo, me ha salvado la vida, me ha salvado de tratamientos horrorosos, de mastectomías, de diagnósticos gravísimos. Por favor, llamad al ginecólogo".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >