Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

¿Tecnocracia progresista?

Todas las democracias liberales se sostienen en complejos andamiajes institucionales para hacer coexistir el respeto democrático a la voluntad mayoritaria de la población

El secretario general del PSOE y presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, en Granada, el pasado 8 de octubre.
El secretario general del PSOE y presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, en Granada, el pasado 8 de octubre.Álex Cámara (Europa Press)

Desde la revolución americana, todas las democracias liberales se sostienen en complejos andamiajes institucionales para hacer coexistir el respeto democrático a la voluntad mayoritaria de la población con el principio liberal de gobierno limitado. Es quizá en los textos de los padres fundadores de la República americana donde los problemas para hacer convivir estos dos principios están expuestos con mayor claridad y crudeza, pero estos debates llegan a nuestro tiempo.

Más información
¿Para qué sirve la política? por Pepa Bueno
Editorial | Sin catastrofismo

Como en los debates fundacionales entre liberalismo y democracia las restricciones al poder de las mayorías eran presentadas como formas de garantizar los derechos de propiedad de los grupos más acomodados amenazados ante la llegada del “gobierno de la turba”, hemos tendido a asociar a las formas de gobernanza que hacen mayor uso de la regla de la mayoría como más progresistas (más proclives al cambio y a las reformas), y a las que retienen el poder en instituciones contramayoritarias como más conservadoras (mejores defensores del statu quo). Sin embargo, tengo dudas de que este esquema sirva para entender cómo el diseño institucional afecta a las políticas públicas.

Un primer ejemplo procede de la política monetaria. De haber estado obligado a obedecer a las mayorías electorales del continente, ¿las políticas del electoralmente independiente BCE habrían sido más o menos valientes de lo que lo ha sido? Observando el debate en los países acreedores, y comparando con las políticas fiscales (que sí han sido adoptadas por Gobiernos electoralmente responsables), tiendo a pensar más bien lo segundo. Caricaturizando, alguien podría decir que nos dimos bancos centrales independientes para tener una inflación más baja de la que generaba el sistema político, pero la realidad es que hoy tenemos a bancos centrales tratando de que la inflación sea más alta que la causada por los votantes.

Otro ejemplo: en la lucha contra el cambio climático, ¿no tendríamos políticas más agresivas contra el uso de combustibles fósiles si delegáramos la política energética o de movilidad a expertos y científicos?

No son casos aislados: contra lo que parte de la izquierda cree, el primer obstáculo de una agenda progresista ambiciosa no son las instituciones contramayoritarias, sino que las fuerzas conservadoras han conseguido hacerse electoralmente hegemónicas. @jfalbertos

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS