Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

¡Se fue la luz!

Se fue la luz, me escribió un amigo en la tarde del pasado domingo, festividad de San Miguel. Ello me recordó lo que nos sucedía en la Villa de La Orotava en los años cincuenta cuando fallaba la luz en el colegio. Ahora el asunto es más grave porque hay empresas productoras de electricidad, transportadoras y distribuidoras, y se sabe quién cometió el fallo a pesar de las ayudas estatales para tales fines. Tenerife, la isla más alta de España, se quedó nueve horas a oscuras y aislada, y no es la primera vez. No es fácil de entender.

Isidoro Sánchez G.

Puerto de la Cruz (Tenerife)

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >