Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CAPÍTULO 7/7

Siguiendo los pasos de Usain Bolt

En el último episodio de este relato migratorio, Jean Koulio mira hacia atrás y recapitula, pero también hacia el futuro que tiene por delante

Jean Koulio, en la pista de atletismo de Madrid donde entrena.
Jean Koulio, en la pista de atletismo de Madrid donde entrena.

Jean Koulio ha sido el protagonista de una serie de entrevistas publicadas en este blog durante las últimas semanas. En cada capítulo, ha explicado su experiencia como un inmigrante más que entro de manera irregular en España, los motivos que le empujaron a hacerlo, el largo camino recorrido una vez en Europa hasta lograr ser un ciudadano más. Hoy nos despedimos con el final de la charla mantenida con él, con palabras de esperanza, con autocrítica, aprendizaje y con algún detalle de cómo es ahora su vida en España.

En el capítulo anterior... Dejo a la vida hacer de mí lo que quiera. Yo me digo que la vida no es un problema que podamos resolver, hay que dejar que la vida resuelva nuestros problemas. Si yo digo que mañana me dan la residencia y no lo consigo, es un problema mío, pero hay que seguir con otras cosas y esperar a que se resuelva.

Ahora que llevas unos años en España, ¿qué te parece este país? ¿No te parece es un poco desastroso, por ejemplo, a nivel político?

¡Es fenomenal! No, a mí lo que me encanta de Europa es que hay muchos cambios políticos y eso no afecta a los pueblos. Nunca he entendido por qué la gente deja de trabajar cuando no está de acuerdo con un político. Aquí los trabajadores siguen adelante. La gente que quiere reivindicar su causa sale a la calle, va con carteles, los periódicos lo cuentan... Pero la gente sigue trabajando porque sostienen la economía del país.

¿Y qué opinas de la idea de que en Europa todo el mundo vive muy bien? ¿Qué dirías a alguien de África que quisiera venir?

En Europa uno vive bien, mejor que en África. Y si es uno que quiere venir de forma irregular, no le diría que no viniera. Dependerá de su sueño, de su motivo. Lo único es que, si llegas aquí, debes tener la mirada muy fija en un objetivo, decir: "Yo quiero ser esto, quiero hacer esto" e ir a por ello. Pero no puedes llegar a Europa pensando que, como ya estás aquí, te tienen que ayudar. La vida no es fácil.

Muchos africanos siguen pensando que cuando lleguen aquí todo va a ser súper sencillo...

Sí, pero si, por ejemplo, hubiera tenido que pagar dinero en Marruecos para entrar en España, habría preferido quedarme trabajando con ese dinero en mi país. ¿Para qué voy a pagar cinco mil euros en entrar aquí y que la gente me vea como un irregular? No voy a hacerlo, mejor voy a mi país con esos cinco mil euros y pongo una panadería. Pero como yo no tenía ese dinero ni nadie que me lo diera, tuve que pasar. A esa gente que está como yo le puedo dar ánimo para que vengan porque aquí es verdad que tu vida no va a ser como era antes...

No puedes llegar a Europa pensando que, como ya estás aquí, te tienen que ayudar

¿Cuál fue la época más dura para ti desde que saliste de Guinea?

La del Gurugú. Porque allí me pegaban con maderas así de grandes (ríe y separa sus manos alrededor de un metro). Supongo que podría tener una mirada racista hacia los marroquíes, pero no. Muchos amigos míos han fallecido allí, era su destino. Hay que proteger a los que están allá porque no quiero que se mueran más personas en la valla y en el Mediterráneo.

Tú al menos diste con gente buena. Y también te lo has currado mucho. Por cambiar a algo más alegre: ¿Qué haces en tu tiempo libre?

Voy al gimnasio para ponerme en forma porque pronto empieza la temporada de atletismo. Las competiciones empiezan en noviembre.

¿Corres?

Sí, de manera profesional. Corro con el equipo de Leganés. Empecé a hacer atletismo aquí, en Madrid. En Guinea jugaba al fútbol, pero con el tiempo vi que la única cosa a la que tengo miedo es a los deportes de contacto porque no quiero que un día en un entrenamiento un chico se piense que está en primera división, me pise, me haga daño y hala, cuatro meses sin trabajar. ¿Y cómo vas a comer? No me puedo lesionar. En atletismo cada uno va por su calle. Si me tocas en mi calle, quedas descalificado (risas).

¿Y te gusta mucho correr?

Sí, cada lunes tengo que hacer Madrid Río desde Legazpi hasta el final. Con sol, calor, frío... Hago velocidad, no aguanto los maratones. El año pasado hice los 100 metros en 11 segundos y este año quiero bajar de 10 segundos. ¡Usain Bolt hizo 9,58!

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información