Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Con ellos

Me pregunto por qué solo las mujeres somos consultadas acerca de cosas que nos atañen a todos

Con ellos

En los últimos meses fui a varios eventos literarios en distintos países. Participé de mesas redondas sobre diversos temas, me hicieron entrevistas. Antes o después, tanto los colegas que me entrevistaron como personas del público me plantearon preguntas acerca de las leyes de cupo, del movimiento feminista, de la igualdad entre hombres y mujeres. Respondí con gusto: son cosas que me interesan. Pero noté que en las entrevistas que se les hacían a los colegas varones que pasaron por las mismas ferias rara vez había consultas acerca de estas cuestiones. Y que nunca, en ninguna de las mesas redondas de las que participé, el público dirigió esas preguntas a los hombres con los que compartí espacio. Me pregunto por qué solo las periodistas o escritoras —o las mujeres en general— somos consultadas acerca de cosas que nos atañen a todos. Hasta donde sé, el cupo, la igualdad, etcétera, son asuntos que incumben a quienes produjeron un sistema de cosas (hombres y mujeres), y a quienes lidiamos con sus consecuencias (hombres y mujeres). Sin embargo, a los colegas varones, con alguna excepción, se los consulta por sus cuentos, novelas, ensayos, crónicas (¿cómo fue que construyó tal personaje, cómo investigó este asunto?). A las mujeres se nos consulta por todas esas cosas pero, en algún momento, llega la pregunta: qué opina de las leyes de cupo, del movimiento feminista, del espacio que ocupan las mujeres en sitios de poder, de las denuncias por abuso. Lo que atañe al género es cosa de todos. Y sospecho que mientras tantos sigan creyendo que es solo cosa de mujeres seguiremos estando como estamos. No servirá de mucho, pero la próxima vez que me pregunten algo así no estaría mal señalar simpáticamente a mis siempre simpáticos colegas varones y responder: “Hable con ellos”. Imagino que también tendrán mucho para decir.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >