Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El silencio

El silencio es un bien cada vez más escaso y cada vez menos valorado en nuestro país, donde hay una permisividad absoluta con todo tipo de ruidos, de tal forma que a veces resulta casi imposible encontrar una isla de tranquilidad incluso por la noche. Quienes tienen vecinos desaprensivos, o viven en zonas de marcha, poco pueden hacer para que la ley los proteja, y cuando finalmente les protege, si ocurre, ha pasado tanto tiempo que tienen los nervios destrozados. Al respecto, dice Alain Corbin: “El silencio es la íntima fuente de la que mana el lenguaje, e impregna nuestros espacios más privados y sagrados, del dormitorio a la catedral”. Pues bien, hoy el ruido lo mancilla todo, incluidos lugares como iglesias, bibliotecas, museos, salas de conciertos, jardines, cines... Lo cual, a mi entender, es una absoluta desgracia.

Enrique Angulo Moya. Burgos

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >