Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La princesa Haya pide una orden de alejamiento por violencia machista

La sexta esposa del emir de Dubái solicita protección a un juez de Londres

princesa Haya de Jordania
La princesa Haya, con su abogada Fiona Shackleton al salir de la segunda jornada del juicio. AFP

El emir de Dubái ha intentado que el juicio sobre los términos de su divorcio, y en concreto el futuro de sus dos hijos, se resolviera en el emirato y no en Londres. Pero no ha tenido éxito. También que los medios de comunicación no entraran en la sala. Lo que quería que fuera un asunto privado se ha convertido en un gran culebrón que sigue medio mundo en el que se conjugan poder, dinero, violencia y política. La audiencia pública ha desvelado algunas de las intenciones y preocupaciones de la princesa Haya que el pasado mes de julio huyó de Dubái con sus hijos y vive en Londres. Posteriormente la pareja batallará por su ingente patrimonio.

Una de las primeras peticiones de Haya a la corte ha sido solicitar una orden de alejamiento por violencia machista, también que se proteja a sus hijos para que no se casen en uniones pactadas por su marido. Si el tribunal accede se impedirá que los hijos del matrimonio, Jalila, de 11 años, y Zayed, de siete, regresen a Dubái y puedan permanecer con su madre. El emir tiene un total de 23 hijos de sus diferentes esposas.

Tras semanas escondida, la princesa de 45 años, su sexta esposa, fue vista por primera vez tras su separación del emir cuando llegó a los tribunales de justicia de Londres acompañada de su abogada Fiona Shackleton, que en el pasado se encargó de otros importantes divorcios como el del príncipe Carlos de Inglaterra con Diana Spencer y el del príncipe Andrés con Sarah Ferguson.

Princesa Haya de Jordania
Una protesta contar el emir, a las puertas del tribunal de Londres. AFP

La princesa supuestamente se fue porque "conoció hechos inquietantes" sobre el tratamiento a la hija de su esposo, la princesa Latifa, de 33 años, quien intentó escapar de Dubái. La huida de Haya se produjo nueve meses después de la rocambolesca huida de Latifa el pasado marzo. La mujer denunció en un vídeo que se escapaba de su casa y de su país porque no tenía libertad para moverse y porque ella y alguna de sus hermanas habían sido víctimas de malos tratos. Su barco fue interceptado cuando se hallaba en aguas internacionales, cerca de India, y fue devuelta a su domicilio.

El emir de Dubái intenta desacreditar a su mujer con un supuesto romance con su guardaespaldas, Russell Flowers, un antiguo soldado de infantería británico de 36 años. Según esta versión Haya habría huido para iniciar una nueva vida junto a este hombre que la acompaña estos días en Londres. Según algunos medios británicos, esa relación era un secreto a voces entre el equipo de seguridad de la familia real de la península Arábiga, del que Flowers ha formado parte durante cinco años. Cuando los medios le preguntaron sobre la cercana amistad que le une a la princesa desde hace tres años, y la creencia de que se le nombraría durante el proceso de divorcio, solo dijo que no tenía nada que decir al respecto.

Un funcionario de la embajada de Londres en los Emiratos Árabes Unidos dijo a Reuters sobre el juicio: "El Gobierno de los EAU no tiene la intención de comentar las denuncias sobre la vida privada de las personas". Y la oficina de prensa del Gobierno de Dubái se negó a comentar sobre "un asunto privado que se está resolviendo en el tribunal".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información