Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Relaxing cup of café con leche” y tan tranquilos

Madrid es ese lugar donde los líderes roban cremas, cargan sacas sospechosas o defienden los atascos

José Luis Martínez Almeida, alcalde de MAdrid
José Luis Martínez Almeida, alcalde de MAdrid

Madrid es ese lugar donde la última presidenta robó unas cremas mientras acumulaba buenas notas sin ir a clase, donde otro presidente cargó unas sacas sospechosas en Colombia, una alcaldesa vendió ¡viviendas de protección oficial! a fondos buitre o el nuevo alcalde parece querer preservar el eau de aire contaminado en frasquitos aunque le hayan explicado que es nocivo para la salud. “Si sigue Podemos no va a haber atascos”, llegó a proclamar la futura presidenta regional, escandalizada, mientras defendía una supuesta idiosincrasia madrileña basada en el amontonamiento de coches por la noche como una manifestación de cultura pop digna tener en cuenta. “Es una seña de identidad de la ciudad, de que la calle está viva”. Lo dijo.

Pero esto es lo que hemos votado los madrileños, que siempre podremos contentarnos con un “relaxing cup of café con leche in plaza Mayor” con el que un día la alcaldesa de los fondos buitre intentó seducir al mundo. Ay, la plaza Mayor. Sede de cartones malolientes, de personas sin hogar, de meadas y bocatas de calamares gomosos, esencia de esta gran ciudad. Que lo es. Amén de cafés amargos, descuidados, que si no te hacen un agujero en el estómago es porque debemos andar sobrados de omeprazol.

Pero algunos se están empeñando en romper el idilio, la comunión de estos líderes con su pueblo votante y en dar prioridad a la salud, el medio ambiente y los valores y obligaciones que —menos mal que estamos en la Unión Europea— nos recuerdan en Bruselas una y otra vez. La Fiscalía investiga si hay delito en la moratoria de Madrid Central. Bruselas lo ha denunciado. Y tres autos judiciales han devuelto la vigencia de un plan que el nuevo alcalde intentó mandar al sueño de los justos. No sufran los nuevos gobernantes, les quedan aún varios carriles bici por desmantelar, jardineras de protección de ciclistas por retirar y aceras ampliadas para peatones por estrechar. Parece que les votaran los coches y no los vecinos.

¡Ah! Madrid también es ese lugar donde la misma alcaldesa del “relaxing cup of café con leche” ha sido exonerada por dos jueces del Tribunal de Cuentas nombrados por el PP, una de ellas ministra de su marido. Quién dijo inhibición. Menos mal que nos queda el Teatro del Barrio. El Museo del Prado. Y que se extiende la Nespresso.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >