Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dolce y Gabbana venden su casa de ‘chicos malos’ de Stromboli

Estrellas internacionales como Madonna, Tom Cruise o Naomi Campbell han veraneado

en la lujosa villa de los estilistas. "Ahora necesitamos algo más calmado", dicen

Stefano Gabbana y Domenico Dolce.
Stefano Gabbana y Domenico Dolce. GTRES

Los estilistas Domenico Dolce y Stefano Gabbana han puesto a la venta su lujosa villa de verano de la espléndida isla de Stromboli, en el archipiélago de las Eolias, un auténtico remanso de belleza y naturaleza salvaje al norte de Sicilia. La mansión, de 500 metros cuadrados, a la que solo se llega en barco o helicóptero y que está encaramada sobre una roca frente al mar, además de tener vistas al imponente volcán que domina todo el islote, ha sido escenario de las célebres fiestas de los diseñadores desde los años noventa, en las que no han faltado estrellas internacionales como Madonna, Naomi Campbell o Tom Cruise.

El magnetismo de la isla y el enclave único de la mansión, que ofrece completa discreción han atraído también a las celebridades internacionales, cercanas a los diseñadores que han pasado allí sus vacaciones de verano durante años. Como el dúo ha explicado a Il Corriere della Sera, la casa siempre ha sido “un constante ir y venir” de amigos. En este emblemático decorado Naomi Campbell, una asidua de la villa, aprendió a nadar. “Ella solo flotaba y nada más. No tenía miedo y fue fácil. Bastaron tres días, al principio era algo torpe pero después se dejó llevar”, recuerdan los diseñadores en el diario italiano. También cuentan que Tom Cruise pedía hacer cada día una excursión diferente y que Madonna hablaba con 'Iddu', el nombre con el que los locales conocen al volcán, muy activo y con erupciones frecuentes y que en dialecto siciliano significa 'él'. “Te transmite energía, poder”, apuntan los creadores. Y todos “enloquecían con las caminatas nocturnas” antes de la partida de cartas, con las fiestas legendarias y con el paseo en barca hasta la otra parte de la isla, para contemplar la “Sciara” del volcán, un arroyo de fuego que ilumina las noches de verano. “Hemos llegado a hospedar a catorce personas al mismo tiempo. Siempre la hemos definido como la casa de los salvajes, donde se podía ir descalzo y llevar un cierto tipo de vida; donde cada uno podía hacer lo que le pareciera, un desayuno con brioche y granizado o huevos con bacon”, dicen Domenico y Stefano.

Los dos han explicado también que han decidido vender la casa porque ahora quieren más tranquilidad para sus vacaciones y están buscando otra. “Era una casa adecuada para los chicos malos que éramos, pero ahora irradia demasiada fuerza y demasiada energía. Necesitamos algo más calmado como la reflexiva Salina [otra isla del mismo archipiélago]”.

A pesar de que el precio de venta es reservado, el diario italiano La Repubblica habla de más de 6 millones de euros. La agencia inmobiliaria encargada de las gestiones comunicará la cifra solamente a los compradores potenciales, pero sí ha subido a su página web una amplia galería de imágenes en las que se aprecian todos los lujos de la mansión: un exterior que homenajea a Sicilia, la isla fetiche del dúo, cuya inspiración está presente en casi todas sus creaciones y un interior pomposo con su firma personal. Los 235 metros cuadrados de vivienda están llenos antigüedades y artesanía local, de cortinas de encaje, alfombras de estampados recargados y otros elementos de decoración típicos del estilo siciliano; Hay mayólicas (decoración en cerámica) inspiradas en el estilo árabe por todas partes, los baños están revestidos de piedra de lava y los suelos son originales de los años cuarenta. Y los 300 metros de exteriores destacan por el acceso exclusivo al mar; el helipuerto cercano a la propiedad y las terrazas y jardines que rodean la casa, desde los que se puede apreciar “la intensa luz rosa del alba colorea todas las mañanas el horizonte y la fachada de la casa”.

La isla de Stromboli ha sido el escenario de numerosas campañas publicitarias de Dolce & Gabbana, que han aprovechado el poder de sugestión de su combinación de lujo y naturaleza en estado puro. En 2014 rodaron allí el anuncio de uno de sus perfumes, dirigido por el aclamado director Paolo Sorrentino, que cuenta con un premio Oscar y protagonizado por el actor Colin Farrel. El enclave paradisíaco también ha seducido y ha servido como fuente de inspiración a otras estrellas y referentes del séptimo arte. En 1949, Roberto Rossellini rodó con Ingrid Bergman la obra maestra 'Stromboli, tierra de Dios'. Durante el rodaje, detrás de los focos terminó de fraguarse el tormentoso romance entre la actriz sueca y el director romano, que había surgido unos meses antes con una carta en la que ella le pedía trabajar con él”. El cineasta terminó abandonando a Anna Magnani por Bergman.

Actualmente, este rincón del mar Tirreno es un edén que cada verano atrae a famosos y anónimos que llegan de todas partes en busca de una intimidad que no encuentran en otros destinos similares como la Costa Azul.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >