Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nicki Minaj cancela su concierto en Arabia Saudí

Ante las críticas de los activistas, la rapera decide renunciar para mostrar su apoyo a los derechos de mujeres y gais

Nicki Minaj
La cantante Nicky Minaj en los premios MTV en noviembre de 2018. GtresOnline

Nicki Minaj no va a actuar en Arabia Saudí. Tras la controversia suscitada por el anuncio de su participación en el festival de verano de Yeddah, la artista ha decidido cancelar el concierto para mostrar su apoyo a los derechos de mujeres y de la comunidad LGBTQ. La noticia es un nuevo golpe a los planes del príncipe heredero y gobernante de facto del reino, Mohamed Bin Salmán, de abrir el país al entretenimiento sin permitir cambios de mayor calado, mientras acalla cualquier disidencia a sus designios.

“Podría cometer un error e ir a la cárcel en un país difícil donde las mujeres no tienen derechos”, admitía Minaj en Twitter este miércoles, utilizando la etiqueta #FreeAsap (libre tan pronto como sea posible).

El anuncio a principios de mes de que la artista intervendría en el Jeddah World Fest había levantado más de una ceja. Muchos se preguntaban si los organizadores del concierto, previsto para el 18 de julio, el último día del festival de verano, habían buscado siquiera el nombre de Minaj en Internet. La imagen ligera de ropa de la rapera choca de frente con la realidad de un país en el que, a pesar de la apertura de los últimos tres años, la mayoría de sus mujeres siguen cubriéndose con la tradicional abaya, muchas aún se tapan la cara y las leyes todavía amparan su control por parte de los hombres de la familia.

Como es habitual en estos casos, las críticas se volcaron en las redes sociales. Los usuarios saudíes se centraban en la hipocresía de las autoridades. “Va a ir a mover su culo (…) y a mí me dicen que me ponga una abaya. ¿Qué demonios?”, cuestionaba una mujer en un vídeo. Otros atacaban del lado conservador recordando lo inapropiado de ese espectáculo a medio centenar de kilómetros de La Meca, donde se encuentran los lugares santos del islam.

Pero lo que sin duda ha influido en la decisión de Minaj han sido las acusaciones que le han dirigido sus fans. “Sí, reina (…) los gais en Arabia Saudí puede ser ejecutados… Esto no va a ser un festival del orgullo. Las mujeres ni siguiera pueden asistir si no les acompaña su padre, hermano mayor o su marido”, le espetaba uno de ellos en Twitter. Como en cada comentario de ese tenor, la artista contestaba preguntando si era verdadero o falso. También activistas y organizaciones de derechos humanos mostraron su condena.

Al final, Minaj optó por cancelar. “Tras una cuidadosa reflexión, he decidido no seguir adelante con mi planeado concierto en el Jeddah World Fest. Aunque no hay nada que desee más que llevar mi show a los fans de Arabia Saudí, tras educarme mejor en los asuntos, considero que es importante dejar claro mi apoyo a los derechos de las mujeres, la comunidad LGBTQ y la libertad de expresión”, afirma en un comunicado que adelantó en la noche del martes la agencia Associated Press.

Horas después de que se conociera la decisión de la rapera, el diario saudí Okaz publicaba en su versión online que el concierto se había cancelado porque “violaba las costumbres y valores saudíes”. Minaj no es la primera artista que desata la controversia por aceptar actuar en el Reino del Desierto. Antes que ella, el rapero Nelly estuvo en el ojo del huracán por dar un concierto sólo para hombres. También Mariah Carey desoyó las críticas de los activistas de derechos humanos.

Antes de la llegada al poder del rey Salmán, Arabia Saudí prohibía casi cualquier forma de entretenimiento, incluidos los cines y los conciertos. Su hijo y heredero, conocido como MBS por las iniciales de su nombre, ha apostado por levantar esas anacrónicas restricciones y apostar por el ocio como parte de su plan para diversificar la economía del reino. El aplauso generalizado a su proyecto quedó sin embargo congelado a partir de las detenciones de activistas de los derechos de la mujer, encierro de empresarios en el Ritz-Carlton y, sobre todo, el ominoso asesinato del periodista Jamal Khashoggi en el Consulado Saudí de Estambul por parte de agentes saudíes.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >