Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fernando Torres tras dejar el fútbol: negocios y estudios

Tras colgar las botas en Japón, 'El Niño' iniciará una nueva vida en Madrid, dedicado a su empresa inmobiliaria Fernando 9 Torres y a la compañía New Fitness Group, mientras se forma para regresar a un puesto en el Atlético

Fernando Torres, en su despedida del fútbol profesional, el 23 de junio de 2019.
Fernando Torres, en su despedida del fútbol profesional, el 23 de junio de 2019. EFE

Hace un año se marchó del Atlético de Madrid rumbo a Japón siguiendo los pasos de Andrés Iniesta. Fernando Torres fichaba por el Sagan Tosu, aunque entonces no sabía que sería para disputar la última de sus dieciocho temporadas como profesional. La semana pasada El Niño confirmaba su retirada a través de un vídeo y unos días después en una rueda de prensa explicó los motivos. “Sabía que el momento llegaría”, reconoció el delantero que se formó y triunfó en el Atlético de Madrid antes de jugar en el Liverpool, el Chelsea y el Milán y regresar al equipo madrileño en 2015 para tres temporadas más. Cuelga las botas a los 35 años porque “física y mentalmente” no estaba rindiendo al nivel que él siempre se ha exigido. Tenía opción de prorrogar el contrato con el club japonés un año más, pero ha preferido “terminar de buena forma, abandonar el fútbol con la conciencia tranquila”. Unos principios éticos que también marcarán su futuro a partir de ahora.

El 24 de agosto vivirá sus últimos minutos como futbolista profesional. Se enfrentará al Vissel Kobe, donde juegan sus amigos y excompañeros de selección Andrés Iniesta y David Villa. Al día siguiente, ya retirado, será nombrado embajador del Sagan, un cargo que le hará tener que visitar Japón de vez en cuando y que le reportará unos ingresos que le permitirán tomarse el tiempo necesario para dar los siguientes pasos en su carrera. Lo primero será regresar a España a finales de agosto. Torres disfrutará de unos días de vacaciones junto a su familia y después llegará a Madrid, donde se instalará definitivamente. Pese a las noticias que apuntaban a que pasaría una temporada en Galicia, la tierra de su esposa Olalla Domínguez, Torres no va a perder el tiempo e iniciará su nueva vida en la capital en cuanto termine el verano.

Su objetivo es continuar vinculado al mundo del fútbol y para ello su prioridad inmediata es formarse. Fernando va a inscribirse en tres cursos que exige la Real Federación Española de Fútbol: el de entrenador, el de director deportivo y un máster en gestión deportiva. Torres no tiene claro si quiere dirigir un equipo desde el banquillo, la plantilla desde un despacho o gestionar un club en el sentido más amplio, pero maneja todas esas opciones y por eso va a titularse en todos esos aspectos. No tiene prisa, pero quiere estar preparado cuanto antes para aprovechar cualquier oportunidad que se presente. Su sueño es volver al Atlético de Madrid, el equipo de su vida, pero no a cualquier precio. Torres regresará al Atlético si desde el club le ofrecen un puesto de responsabilidad real. El Niño se niega a ser un florero o una simple imagen de la entidad rojiblanca, pese al enorme tirón que tiene desde siempre entre la afición y su enorme proyección internacional. Él quiere trabajar de verdad por y para el club.

Fernando Torres junto a sus padres, su mujer, Olalla Domínguez, sus hijos y más familiares en mayo de 2018, en su despedida del Atlético de Madrid en el estadio Wanda Metropolitano. ampliar foto
Fernando Torres junto a sus padres, su mujer, Olalla Domínguez, sus hijos y más familiares en mayo de 2018, en su despedida del Atlético de Madrid en el estadio Wanda Metropolitano. Getty Images

Mientras tanto, no tiene por qué preocuparse. Además de su nuevo papel como embajador internacional del Sagan Tosu japonés, el delantero de Fuenlabrada seguirá gestionando sus negocios en España. Sus activos inmobiliarios gestionados a través de su empresa Fernando 9 Torres, y los centros deportivos en propiedad de su otra compañía, New Fitness Group. Tiene tres gimnasios en Madrid, uno en Pinto, otro en Aranjuez y uno en el barrio de Acacias en la capital, cerca del estadio Vicente Calderón. Está prevista la apertura de un cuarto centro en Torrejón, y además Fernando tiene una participación en la clínica del pie Podoactiva del barrio de Retiro y otras tantas en negocios de hostelería. Fernando es un hombre muy activo en el trabajo, pero lo más importante para él es su familia. Su vida gira en torno a su mujer y a sus tres hijos, Nora, Leo y Elsa. Los tres pequeños también disfrutarán ahora de una vida estable en España sin más mudanzas a la vista.

Aunque su vuelta al Atlético no se producirá a corto plazo, los contactos entre Torres y el club ya han comenzado. Hace un par de meses Miguel Ángel Gil Marín y Enrique Cerezo, máximo dirigente y presidente del Atlético respectivamente, viajaron a Japón por cuestiones de negocios. Ya en tierras niponas acudieron a ver un partido de Fernando con el Sagan Tosu, y después cenaron los tres. La relación de Torres con la directiva del club es excelente y en los despachos del Metropolitano sueñan con traerle de regreso.

Desde su marcha hace un año surgieron muchos rumores de que el Niño se fue porque la relación de él y su entorno con el Cholo Simeone eran malas, algo que no es cierto. En lo personal siempre se han llevado de forma cordial pese a la disparidad de criterios deportivos. Fernando quería jugar más y por eso decidió irse. Su máxima fue marcharse como un ejemplo antes de convertirse en un problema. Para su regreso, quiere exactamente lo mismo. Ser útil para el club de sus amores.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >