Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Demasiada violencia

Un alumno apuñala a su profesor por haberle suspendido; mujeres, con una frecuencia desesperante, asesinadas o agredidas o violadas; acoso escolar; trabajadores estresados hasta límites que conducen al suicidio; personal sanitario agredido por pacientes; discusiones de tráfico o de vecinos que acaban en tragedia. Violencia por todas partes y por cualquier causa. Alguien debería preguntarse —todos deberíamos preguntarnos— cuáles son las causas que nos han llevado a esta falta de respeto y educación, por qué somos tan agresivos, qué nos impulsa a una reacción desmedida por el motivo más fútil. Sociólogos y psicólogos tienen la palabra. Por mi parte, opino que en la pequeña pantalla tenemos sobrados ejemplos de pésima educación y de desconsideración al otro. Tertulianos y políticos deberían empezar por dar ejemplo.

Ángel Villegas Bravo. Madrid

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >