Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
DOS SIGLOS DEL PRADO

Lorenzo Caprile desviste a la hija favorita del hombre más poderoso del mundo

¿Qué oculta un vestido? El diseñador Lorenzo Caprile, rendido admirador del ropaje de la Casa de Austria desde que era un niño y visitaba el Museo del Prado de la mano de su padre, desnuda a la infanta Isabel Clara Eugenia, en el retrato realizado por Sánchez Coello. Saberes, refinamiento y elegancia se cosen con saya, jubón, lechuguillas y chapines en la biografía de la mujer que gobernó con guante de seda los conflictivos Países Bajos. Este es parte del contenido que El País Semanal publica este domingo como tributo a los 200 años de vida del Prado.

LA HIJA MAYOR de Isabel de Valois y Felipe II, en ese momento el hombre más poderoso de la tierra, fue educada como una reina. Sabía coser y bordar, hablaba varios idiomas y dominaba la escritura. En el cuadro, en el que aparece retratada la infanta junto a Magdalena Ruiz, una de las bufonas de la corte, luce un vestido para las grandes ocasiones, en el que se ocultaba cualquier atisbo de femineidad. El efecto se lograba con dos piezas fundamentales: el cartón de pecho, una especie de coraza de aspecto trapezoidal, que aplastaba los senos, y el verdugado, una falda con aros que ahuecaba la falda. Realizado para glorificar y escenificar el poder real, la pieza seguramente, se remató con el vestido puesto sobre la propia infanta, especialmente los bordados en oro.

Isabel Clara Eugenia (Valsain, 1566- Bruselas, 1633) fue la hija favorita de Felipe II y, posiblemente, la persona a la que más quiso. Fue también una mujer dueña de su destino, dentro de los rigores de la época. De hecho eligió a su marido, el archiduque Alberto de Austria, con el que no tuvo hijos.

Algunos de los vestidos de corte que lució la infanta fueron donados a conventos de Toledo y usados posteriormente para vestir imágenes de vírgenes en las procesiones de Semana Santa.

Lorenzo Caprile, experto en historia de la indumentaria, tiene claro que, a lo largo de su trayectoria como modista, la influencia del vestuario de corte en sus diseños ha sido muy importante, especialmente en los vestidos de novia.