Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Global BLOGS Coordinado por JORGE RODRÍGUEZ

Una familia sacrifica a una perra sana para enterrarla con su dueña

La difunta dejó como última voluntad que su mascota fuera inhumada con ella. Los trabajadores de un refugio estuvieron dos semanas intentando evitar el sacrificio

perro sacrificado
Un ejemplar de la misma raza que 'Emma'.

Cuando la dueña de Emma, un cruce de shih tzu, falleció en marzo pasado firmó también la sentencia de muerte de su mascota. La mujer había dictado en sus últimas voluntades que su perra fuera sacrificada, incinerada y enterrada junto a ella, a pesar de estar completamente sana. La familia de la finada logró después de una lucha de semanas cumplir su voluntad, pero el asunto ocurrido en el Estado de Virginia (EE UU) ha atizado una fuerte polémica sobre si es ético matar a un animal sin problemas de salud por el hecho de que su propietario haya dejado este mundo.

Durante dos semanas, los trabajadores del Refugio de Animales de Chesterfield, al que la mascota llegó el 8 de marzo, estuvieron luchando para que el albacea del testamento de la mujer dejase vivir a Emma y la entregara a una familia en adopción, en vez de ponerle la inyección letal. Pero todo fue en balde. Finalmente, el animal fue sacrificado por un veterinario local. Salvo raras excepciones, en Virginia el enterramiento de animales y personas en el mismo cementerio es ilegal. Sí se puede llevar a cabo en cementerios privados o familiares. En algunos Estados de EE UU está autorizado, y en otros, existen zonas de enterramiento de mascotas cercanas al área de las tumbas humanas. 

En declaraciones a NCB12, Harry Spiaggi, presidente de la Asociación de Directores Funerarios de Virginia y propietario de la funeraria Morrissett, señaló que encuentra esta práctica "abominable", pese a que a ojos de la ley de Virginia las mascotas son propiedad de sus dueños y practicar la eutanasia a un perro o un gato, subraya, no es ilegal "en absoluto", aunque debe llevar a cabo veterinarios con una licencia específica y no están obligados a practicarlas.

En España no es necesaria una razón de fuerza mayor para sacrificar una mascota, de hecho, el partido animalista Pacma ha denunciado en reiteradas ocasiones la muerte de miles de animales en perreras de todo el país. En su programa electoral recoge la necesidad de establecer un censo y una regulación para este tipo de dependencias.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información