Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guillermo de Inglaterra habla del “dolor como ningún otro” que sintió al perder a su madre

El primogénito de Diana de Gales desvela sus sentimientos en un unas charlas sobre salud mental

El príncipe Guillermo, en un partido de fútbol en Londres el 18 de mayo.
El príncipe Guillermo, en un partido de fútbol en Londres el 18 de mayo. Getty Images

La muerte de Diana de Gales afectó profundamente a sus hijos Guillermo y Enrique de Inglaterra, que tenían entonces 15 y 13 años respectivamente. La imagen de los dos niños, enfundados en sus trajes con corbata, andando circunspectos detrás del féretro de su madre fallecida en un accidente de tráfico en París el 31 de agosto de 1997, es difícil de olvidar. Pero lo que sintieron durante aquellos días permaneció en el seno de la familia hasta que con motivo del 20º aniversario de la muerte de Lady Di, ambos fueron desvelando retazos de la pena que sintieron entonces y que les perseguirá el resto de su vida.

A finales de la semana pasada fue el príncipe Guillermo quién habló abiertamente sobre la trágica pérdida de su madre y sobre cómo cambio su vida para siempre. Lo hizo en una entrevista con la cadena BBC acerca de la salud mental, uno de los aspectos en los que está personalmente también junto a su esposa, Kate Middleton, que ha hablado sobre ello en charlas y asociaciones benéficas y que durante un día fue redactora jefa de la edición británica del HuffPost y se centró en la salud mental. En el caso de este documental, que tiene más capítulos que protagonizan el futbolista Thierry Henry o el entrenador Gareth Southgate, el objetivo es ayudar a otras personas, específicamente a los hombres, a hablar sobre sus emociones.

“Cuando estás desconsolado, especialmente a una edad temprana, sientes un dolor como ningún otro”, dice el príncipe Guillermo en este encuentro. “Sabes que en tu vida va a ser muy difícil encontrar algo que sea peor que ese dolor”, continúa explicando a quienes le escuchan. Sin embargo, el duque de Cambridge continúa explicando a su audiencia que aunque perder a un ser querido puede ser muy difícil de superar, él encontró la fuerza para poder compartir lo que sintió con otras personas que se han encontrado en la misma situación: “Te acerca tanto a todas esas personas que han sido víctimas del duelo que instantáneamente, cuando hablas con alguien… a veces casi puedes verlo en sus ojos”.

El conde Spencer y los príncipes Guillermo, Enrique y Carlos de Inglaterra, en el funeral de Lady Di, el 6 de septiembre de 1997 en Londres. ampliar foto
El conde Spencer y los príncipes Guillermo, Enrique y Carlos de Inglaterra, en el funeral de Lady Di, el 6 de septiembre de 1997 en Londres. CORDON PRESS

Guillermo de Inglaterra se muestra consciente de que expresar las emociones no es precisamente una de las mejores características de los británicos y por eso lucha por cambiarlo. “Tiene que haber un momento para poder hablar sobre nuestras emociones porque no somos robots”, afirma en referencia a la alabada flema británica. Ya el pasado mes de enero el príncipe Guillermo, segundo en la línea de sucesión al trono británico, centró su discurso sobre las enfermedades mentales en su participación en el Foro de Davos y de la campaña Heads Together, dirigida a desestigmatizar esta dolencia. Entonces no dudó en hablar sobre sus propias fases de ansiedad y desorden emocional relacionadas con la etapa en la que murió su madre y durante el tiempo en el que fue piloto de emergencias y le invadió la tristeza por tener que enfrentarse al dolor que él mismo había experimentado a través del duelo de otras familias.

La misma situación a la que se enfrentó recientemente su hermano Enrique, duque de Sussex, cuando solo unos días después de haber sido padre de su primer hijo, Archie, tuvo que viajar a Ámsterdam para participar en un evento relacionado con los Juegos Invictus que él mismo fundó en 2014. Allí conversó con un soldado que, como él, estaba esperando un hijo y que además compartía con el príncipe la pérdida de su madre. Dennis van der Stroon, de 31 años, desveló después que había sido una conversación “increíble y conmovedora” y que el príncipe le había dicho que perder a una madre te hace no volver a sentirse seguro y que todo se derrumba en ese momento.

Durante esa charla Enrique de Inglaterra confesó lo mismo que su hermano un par de semanas después: que gracias a su trabajo había hablado con muchas personas que han perdido a familiares y que escuchar sus historias le había hecho sentirse menos solo ante su propia pérdida. En esa línea de escucha y ayuda, el príncipe y su esposa, Meghan Markle, van a crear una serie de televisión en Apple junto a la presentadora y productora Oprah Winfrey para hablar sobre salud mental, que consideran "la llave para un liderazgo poderoso, para tener comunidades productivas y para un yo impulsado por un propósito".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >