Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Un generoso porche, cubierto con pérgolas de cañizo, corona esta vivienda que se funde con la colina para protegerse del viento. En un extremo, la piscina es de efecto infinito, creando una ilusión óptica que hace que el agua parezca perderse en el horizonte. Las hamacas y las lámparas fueron adquiridas en Art Group de Paros.
Un generoso porche, cubierto con pérgolas de cañizo, corona esta vivienda que se funde con la colina para protegerse del viento. En un extremo, la piscina es de efecto infinito, creando una ilusión óptica que hace que el agua parezca perderse en el horizonte. Las hamacas y las lámparas fueron adquiridas en Art Group de Paros.

Una casa de verano semienterrada y con vistas al mar Egeo

8 fotos

Esta vivienda en la isla griega de Antíparos fue diseñada por el estudio japonés Atelier Bow-Wow para resguardarse de los fuertes vientos sin renunciar a las espectaculares vistas. El resultado es esta casa abierta al horizonte y al mismo tiempo semienterrada entre muros de piedra.

  • La carpintería de la cocina es blanca para actuar como una pared más del comedor y el salón. La mesa es de Mavriki; las lámparas, de Ikea; las sillas son un modelo de la legendaria Plastic de Charles & Ray Eames que produce Vitra, y el dibujo enmarcado que hay sobre el aparador es una obra del artista Diederik van Rengen.
    1La carpintería de la cocina es blanca para actuar como una pared más del comedor y el salón. La mesa es de Mavriki; las lámparas, de Ikea; las sillas son un modelo de la legendaria Plastic de Charles & Ray Eames que produce Vitra, y el dibujo enmarcado que hay sobre el aparador es una obra del artista Diederik van Rengen.
  • Las claraboyas llevan luz a las estancias de la vivienda que quedan semienterradas para protegerse del viento y el sol. El dormitorio, comornel resto de la casa, es luminoso y fácil de mantener. Los muebles fueron adquiridos en la tienda de Paros Art Group.
    2Las claraboyas llevan luz a las estancias de la vivienda que quedan semienterradas para protegerse del viento y el sol. El dormitorio, como el resto de la casa, es luminoso y fácil de mantener. Los muebles fueron adquiridos en la tienda de Paros Art Group.
  • En el salón, la mesa sobre ruedas es de la empresa Linteloo; la lámpara de pie es el modelo Scantling que 105Mathias Hahn diseñó para la empresa barcelonesa Marset; la alfombra es de Ikea, y los cojines sobre el sofá tapizado con lona blanca, de la marca finlandesa Bonden Living.
    3En el salón, la mesa sobre ruedas es de la empresa Linteloo; la lámpara de pie es el modelo Scantling que 105Mathias Hahn diseñó para la empresa barcelonesa Marset; la alfombra es de Ikea, y los cojines sobre el sofá tapizado con lona blanca, de la marca finlandesa Bonden Living.
  • El baño es blanco y funcional. Una mampara de vidrio laminado separa la ducha del doble lavamanos, realizado a medida en Corian.rn
    4El baño es blanco y funcional. Una mampara de vidrio laminado separa la ducha del doble lavamanos, realizado a medida en Corian.
  • Esta es una casa de verano en la que el gran porche duplica el tamaño de la vivienda. Las mesas de hormigón son un diseño de Dionisis Zaharias y el sofá de exterior es de The Ivy House.
    5Esta es una casa de verano en la que el gran porche duplica el tamaño de la vivienda. Las mesas de hormigón son un diseño de Dionisis Zaharias y el sofá de exterior es de The Ivy House.
  • Los arquitectos plantaron olivos y eucaliptos para añadir sombra y vegetación a la vivienda. Los rincones exteriores aprovechan desniveles del muro para ubicar bancos. Los cojines son de Bonden Living.
    6Los arquitectos plantaron olivos y eucaliptos para añadir sombra y vegetación a la vivienda. Los rincones exteriores aprovechan desniveles del muro para ubicar bancos. Los cojines son de Bonden Living.
  • Para reducir el impacto de la casa en el paisaje rocoso de la isla, se semienterraron parte de las estancias y desgranaron la vivienda por zonas. Una rampa, protegida por muros de piedra local, desciende hasta ese patio.
    7Para reducir el impacto de la casa en el paisaje rocoso de la isla, se semienterraron parte de las estancias y desgranaron la vivienda por zonas. Una rampa, protegida por muros de piedra local, desciende hasta ese patio.
  •  Un generoso porche, cubierto con pérgolas de cañizo, corona esta vivienda que se funde con la colina para protegerse del viento. En un extremo, la piscina es de efecto infinito, creando una ilusión óptica que hace que el agua parezca perderse en el horizonte. Las hamacas y las lámparas fueron adquiridas en Art Group de Paros.     Los japoneses Yoshiharu Tsukamoto y Momoyo Kaijima crearon el taller Atelier Bow-Wow para buscar soluciones ingeniosas a los problemas de la arquitectura doméstica. En Tokio, sus viviendas aprovechan cada centímetro de medianeras imposibles o están construidas con materiales sorprendentemente económicos. En Antíparos, al suroeste de la isla griega de Paros, decidieron utilizar la naturaleza pétrea y seca del islote para levantar una gran casa de vacaciones. Su objetivo era aparentemente contradictorio: poder disfrutar de las vistas y a la vez protegerse del exceso de sol y del azote del viento. Dividieron las estancias por grupos —dormitorios y zonas comunes— para limitar el impacto de la arquitectura en el terreno y las semienterraron en la ladera de la colina para protegerlas. La casa describe así un recorrido descendiente a través de una rampa —coronada por un gran mirador— que conduce hasta un patio protegido por los muros. Las vistas quedan para las zonas comunes y el salón se extiende al porche la mitad del año.
    8

    Un generoso porche, cubierto con pérgolas de cañizo, corona esta vivienda que se funde con la colina para protegerse del viento. En un extremo, la piscina es de efecto infinito, creando una ilusión óptica que hace que el agua parezca perderse en el horizonte. Las hamacas y las lámparas fueron adquiridas en Art Group de Paros.


    Los japoneses Yoshiharu Tsukamoto y Momoyo Kaijima crearon el taller Atelier Bow-Wow para buscar soluciones ingeniosas a los problemas de la arquitectura doméstica. En Tokio, sus viviendas aprovechan cada centímetro de medianeras imposibles o están construidas con materiales sorprendentemente económicos. En Antíparos, al suroeste de la isla griega de Paros, decidieron utilizar la naturaleza pétrea y seca del islote para levantar una gran casa de vacaciones. Su objetivo era aparentemente contradictorio: poder disfrutar de las vistas y a la vez protegerse del exceso de sol y del azote del viento. Dividieron las estancias por grupos —dormitorios y zonas comunes— para limitar el impacto de la arquitectura en el terreno y las semienterraron en la ladera de la colina para protegerlas. La casa describe así un recorrido descendiente a través de una rampa —coronada por un gran mirador— que conduce hasta un patio protegido por los muros. Las vistas quedan para las zonas comunes y el salón se extiende al porche la mitad del año.