Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El nuevo emperador de Japón saluda por primera vez al público

"Colaboraremos con el resto de países para buscar la paz mundial", ha prometido en su breve intervención

Naruhito de Japon
Naruhito y Masako saludan al público, este sábado. AP

Sonriente y con aspecto relajado, cuatro días después de su ascensión al trono, Naruhito de Japón, acompañado de su esposa Masako, ha saludado por primera vez como emperador al público nipón este sábado desde los balcones de palacio, en pleno centro de Tokio. “Estoy encantado y profundamente agradecido porque hayan venido para celebrar”, ha dicho el jefe de Estado, en una breve alocución a los miles de personas que le aclamaban agitando banderines japoneses.

“Les deseo salud y felicidad. Y espero sinceramente que nuestro país se desarrolle aún más, al tiempo que colaboramos con otros países para buscar la paz mundial”, ha dicho el emperador en la primera de las seis comparecencias que tenía previstas a lo largo del día sobre la balconada con el resto de miembros adultos de la familia imperial. Tanto Naruhito, vestido de traje oscuro, como Masako -que lucía un traje de color amarillo y sombrero a juego- devolvieron con grandes sonrisas y saludos con la mano los vítores del público.

Según la cadena de televisión NHK, cerca de 50.000 personas se concentraban ya en el exterior de palacio desde primeras horas de la mañana para esperar que abrieran las puertas y poder ver a sus majestades. Esa cifra fue aumentando hasta llegar a 140.000, según la agencia de noticias Kyodo, en la primera de las comparecencias imperiales. A la última intervención pública del emperador precedente, Akihito, para dar la bienvenida al año nuevo, habían acudido 154.800 ciudadanos.

El emperador Naruhito ascendió el miércoles al trono del Crisantemo, en una sencilla ceremonia en la que prometió seguir el ejemplo de su padre, Akihito, de 85 años. El ahora emperador emérito había abdicado en favor de su hijo un día antes, en una ceremonia similar en el prestigioso Salón del Pino (Matsu-no-Ma) de palacio.

La abdicación de Akihito, la primera en 200 años en Japón y que el emperador había solicitado hace tres años por su avanzada edad, supuso el fin de la era “Hesei” y el comienzo de la era “Reiwa” (“Bella Armonía”) en el país del Sol Naciente. En numerosas ciudades japonesas se han dispuesto libros de conmemoración especiales en los que el público podrá firmar y expresar sus buenos deseos al nuevo emperador.

Las celebraciones por la llegada de la nueva era y la entronización del nuevo emperador se han desarrollado en una atmósfera festiva y vacacional: el gobierno nipón declaró diez días de vacaciones, el periodo más largo jamás disfrutado en este archipiélago oriental.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información