Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un respeto a ‘El novio de la muerte’

Me uno a la indignación que provoca que un partido político utilice el himno de El novio de la muerte de la Legión y de algunos otros en sus actos electorales. Fui legionario en los años setenta y siempre me he enorgullecido de la evolución que mi cuerpo ha sabido tener con los años. La Legión se ha convertido en uno de los cuerpos del Ejército de referencia en los conflictos internacionales, siendo ejemplo de pacificación e interposición en las guerras que han asolado y asolan nuestro mundo. Otros, a la vista está, siguen anclados en los años veinte del siglo pasado. Y por mí se pueden quedar allí.

Emiliano Emité

Santa Cruz de Tenerife

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >